jueves, 28 de abril de 2011

Sumergida economía, cuándo aparecerá…


Los datos de la economía sumergida son para quedarse de piedra, por mucho que todos sepamos que existe esta lacra. Según he podido leer en la prensa, “el empleo sumergido mueve 82.500 millones de euros, casi el 8% del PIB”, lo que a grandes rasgos es un “23,3% del PIB en España, lo que supone cerca de 245.000 millones anuales, de los que 161.647 millones de euros, el 65,9%, proceden del fraude fiscal". Es para quedarse congelado, sobre todo viendo el panorama de rebaja de salarios de los empleados públicos y los recortes sociales. Resulta que se declara que se gana no ya menos, sino mucho menos, y creo que con la excusa del derroche de los políticos y el “parasitismo social” como escudo defensor. La verdad es que la cultura de la evasión fiscal y la picaresca están muy arraigadas en nuestro país. Recordemos a Lázaro de Tormes.
Creo que se percibe que lo que recibimos del sector público -sanidad, educación, carreteras, seguridad…- viene caído del cielo sin coste ninguno. Mañana se publicará la encuesta de población activa de este trimestre y nos acordaremos de ese 8% de empleo sumergido. Las medidas para atacarlo son múltiples, aunque el ingenio del que quiere hacer las cosas de otra manera siempre se impone. De hecho, también he podido leer en prensa que el gobierno prepara una batería de medidas para sacar a flote ese empleo sumergido. Qué efectos tendrá lo veremos con el tiempo. ¡Ay, sumergida economía, cuándo aparecerá…!

4 comentarios:

  1. Opino que uno de los principales razones de que haya tanta economía sumergida es la dificultad para emprender o iniciase en una actividad económica.
    Pongamos que un asalariado quiere iniciarse en una actividad económica en los ratos libres que le deja su trabajo a tiempo parcial. La opción que tiene es hacerse autónomo, es decir empezar a pagar cuotas a la seguridad social, por una actividad que aún no sabe que ingresos le va reportar. Parece lo justo pero lo cierto es que no está al alcance de cualquiera con lo cual si esa persona decide iniciarse en esa actividad es probable que lo haga de manera sumergida. Dinero fresco para su bolsillo a un coste que puede asumir, y el Estado palmando dinero por un modus operandi anclado en el pasado.
    ¿No sería mejor rebajar o suprimir estas cuotas hasta un número determinado de ingresos para que esta persona pudiera iniciar su actividad legalmente y el Estado recaudar al menos el IVA que la actividad genere?

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que los principios son complicados y deberían flexibilizarse. El pago de las cuotas puede obstaculizar el inicio de la actividad. Eso es de lógica, al igual que los autónomos deben cobrar el desempleo, elemento que ya se ha instaurado más o menos. Pero en la economía sumergida, y creo que aquí me darás la razón, se habla también de sociedades, cuentas en suiza y gibraltar, trabajadores trabajando sin estar dados de alta aprovechando la situación de crisis con el perjuicio de todos. España es un país donde algunos empresarios declaran que ganan menos que sus trabajadores ¿ Es real esta situación? ¿Y la cantidad de billetes de 500 euros que circulan? Debemos pagar en función de lo que ingresamos, aunque algún día terminaremos diciendo que si no hubiera impuestos no habría fraude. ¿Habría que reformar el régimen fiscal? Ese sería otro debate. Soy el primero que piensa que hay que facilitar la actividad emprendedora al máximo, de hecho las pymes son las que crean trabajo. Hay que facilitar el crédito, rebajar las cuotas al principio, fomentar los viveros de empresas con locales de fácil acceso para que se instalen... Bueno, que te voy a contar. Es un tema interesante y complicado. Le dedicaré un artículo otro día, jjee. Muchas gracias por el comentario David!! Un placer que te pases por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Eso no es cierto, algunos empresarios están sumidos en la pobreza, si mal no recuerdo, Jesus Gil murio con un patrimonio de 600€... XD

    ResponderEliminar