lunes, 23 de mayo de 2011

ANÁLISIS ELECTORAL MUNICIPALES 2011


Las elecciones del 22 de Mayo podrían titularse “Crónica de una muerte anunciada” puesto que, al igual que en la obra maestra de Gabriel García Márquez, se sabía qué iba a pasar, pero nadie ha sabido responder. Me refiero al debacle histórico del PSOE, que pasa de 7.760.865 votos en 2007 a 6.276.087 en 2011; una diferencia de 1.484.778, lo que supone una pérdida de prácticamente todas las comunidades autónomas y las grandes ciudades. El PP, sin embargo, ha pasado de 7.916.075 a 8.474.031, aumentando sus apoyos en 557.956 votos. IU, tercera fuerza política en España, sube de 1.217.030 a 1.424.119, unos 207.089 votos más. Hay que destacar también la irrupción de UPyD, el partido de Rosa Díez, que consigue 465.125 votos en sus primeras elecciones municipales. ¿Cuáles pueden ser los motivos para estos resultados?

1.- En primer lugar, la crisis económica ha creado un gran malestar en la población pero, a mi entender, ha sido la mala gestión de tal crisis lo que ha provocado una desmovilización del voto del PSOE. Aplicar medidas neoliberales, huelga general incluida, no ha sido bien recibido por un sector de la izquierda. La foto con las empresas del Ibex 35 mientras se abarataba el despido, se congelaban pensiones, se bajaba el sueldo de los empleados públicos, han provocado la sensación de que la crisis la pagan los que menos culpa tienen. Una situación difícil de entender. Que gobiernen los mercados ha supuesto la destrucción del debate ideológico, perdido por parte del gobierno y del PSOE hace tiempo, y necesario siempre para poder dilucidar sobre qué políticas hay que aplicar o cuáles no.

2.- No se sabe realmente la influencia del movimiento del 15 de Mayo. Sus postulados no han sido a favor de ningún partido, sino en contra de una situación político-económica preocupante. Este grito quizás haya sido más permeable en la ciudadanía que se considera de izquierdas, pero no se ha canalizado a ningún partido concreto. Su irrupción en la campaña ha obligado a hablar de política y el debate iniciado no va a darse por concluido o, por lo menos, no debería.

3.- El porcentaje de voto en blanco y nulo ha sido amplio. Con una participación de un 2,26% mayor que la de 2007, estos votos superan en más de un punto a los emitidos en los comicios anteriores, de 3,09% a 4,23%, según datos del Ministerio del Interior. La cuarta fuerza política no tiene organización ni congresos. Datos que incitan a reflexionar.

4.- IU sube 200.000 votos pero, ¿por qué no ha canalizado todo este descontento? Es temprano para pensarlo sin ver todos los resultados detalladamente, y sería injusto no ver este aumento como el fin de una tendencia a la baja en la coalición. Lo que está claro es que mucha gente considera que IU está dentro del sistema al que critican y no lo han visto como una alternativa fuerte. Cierto es también que, como toda fuerza modesta, ha carecido de cobertura por parte de los medios, cuyo bipartidismo hasta el inicio de las movilizaciones sociales, ha sido predominante. Además, todo el voto blanco y nulo no tiene por qué verse identificado con ninguna ideología concreta, por un lado; y, por otro, quizás la sangría del PSOE haya esparcido sus votos hacia otras posiciones, UPyD incluida.


A poco menos de un año para las elecciones generales, se esperan unos meses un tanto desconcertantes.

2 comentarios:

  1. Van a ser unos meses en el limbo, hasta que llegue la pesadilla, la extrema militancia de la derecha se ha vuelto a imponer. Mucho me temo que si ganan las generales, España va a pasar una muy mala temporada, MUY MUY mala.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, parece seguro que gobernarán, aunque veremos a ver que políticas pretenden aplicar. Saludos Isidro! y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar