domingo, 12 de junio de 2011

ANALIZANDO EL BARÓMETRO DEL CIS DE MAYO 2011


Radiografiando el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas de mayo de 2011, he encontrado una serie de datos interesantes sobre la opinión de los españoles en torno a cuestiones de gran interés sociopolítico. Comenzamos:

1.- El 43 % considera que la situación económica es mala y el 35%, muy mala. Además, no se percibe que vaya a mejorar, puesto que el 45.8% considera que seguirá igual y el 29%, que irá a peor de aquí a un año. La situación política no se salva: el 38.8% considera que es mala y el 28% que es muy mala. Un 66,8%, si sumamos ambas, establece la situación política como un problema grave. Asimismo, como ocurre con la anterior cuestión sobre el ámbito económico, una mayoría piensa que no va a mejorar este escenario político. Un 52,7% piensa que seguirá igual de mal y un 20,8% que empeorará también en el ámbito temporal de aquí a un año.

2.-Los principales problemas que se considera que existen en España nos dejan la siguiente escala: para un 84.1 %, el principal es el paro; un 46.6% estima que son los problemas de índole económica; y un 22.1%, que es la clase política. De nuevo, nos encontramos con la economía y la política.

3.- Otro elemento destacable, en mi opinión, es el tema de la seguridad. En la pregunta 10, el 66.6% de los encuestados considera que la situación actual es menos segura que la de hace 5 años. Posteriormente, en la cuestión siguiente, un 66.2% considera que la sociedad española, en general, es menos segura.

4.- Si preguntamos por la confianza en las distintas instituciones del Estado, la respuesta es, por lo menos, intrigante. Los cuerpos y fuerzas de seguridad (Guardia civil, Policía Nacional…) tienen un porcentaje altísimo de confianza, rozando el 50% de los que consideran que les produce bastante confianza y con datos alrededor del 20% de los que consideran que mucha confianza. Sin embargo, el 42% tiene poca confianza en los tribunales de justicia y un 19.6%, ninguna.

5.- Por último, me gustaría resaltar que el 63,5% de los encuestados considera que es más importante tener el máximo de seguridad, aunque eso conlleve perder libertad.

Mis conclusiones ante estos datos son los siguientes: la mayoría de los españoles, atendiendo a este barómetro del CIS, no se fía de los que toman las decisiones - políticos y jueces-, es pesimista en cuanto a la situación económica y siente que su país es inseguro. La situación, por lo menos, es grave, puesto que todo este desencanto y, por qué no, miedo a lo que hay o se puede avecinar, podría desencadenar fracturas sociales importantes. Mientras la indignación se canalice por ámbitos pacíficos y prodemocráticos, puede que no vaya a peor. Pero, ¿qué pasa si no se les hace caso desde el poder? ¿Y si surgen otras corrientes, menos democráticas y más agresivas (partidos xenófobos, racistas…), que intenten canalizar la frustración de esta sociedad? Son preguntas inquietantes que me hago tras leer los datos anteriormente expuestos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario