domingo, 13 de noviembre de 2011

FORMACIÓN: Pinceladas sobre el marco normativo de la Formación Profesional


Todos los expertos en el mundo laboral coinciden en una cosa: la importancia de la formación. Adquirir conocimientos que te faciliten la inserción en el mundo laboral, ya sea por cuenta propia o ajena, es -sin duda- una pieza clave en las Políticas Activas de Empleo. En este artículo expondré brevemente el marco teórico-legislativo en el que se mueve la Formación Profesional en España.

El sistema de Formación Profesional en nuestro país se regula básicamente por la Ley de las Cualificaciones y la Formación Profesional.
Con posterioridad, al amparo de dos Reales Decretos, se establece una Formación Profesional dividida en dos ámbitos:

1. Una Formación Profesional Inicial: regulada por el Ministerio de Educación y desarrollada por las comunidades autónomas. Consistiría en aquellos “Ciclos formativos de grado medio o de grado superior” ubicados dentro de la educación “reglada” o formal. Lo que tradicionalmente se ha conocido como Formación Profesional en contraposición a la educación universitaria. Al acabar esta enseñanza, si se hace con éxito, se obtiene un “Título profesional” (Real Decreto 1538/2006). Descargar la normativa en PDF aquí.

2. La Formación para el Empleo: agruparía la formación ocupacional, destinada a personas desempleadas que necesitan recualificarse para facilitar su acceso al mercado laboral, y la formación continua, orientada a trabajadores. Esta formación, supervisada por el ministerio de Trabajo, delega su gestión a las comunidades autónomas que tengan transferidas las políticas Activas de Empleo. La formación para el empleo aportará a su finalización un “Certificado de profesionalidad” (Real Decreto 395/2007). Descargar la normativa en PDF aquí.

Lo más importante no sólo es la cantidad de formación que se ofrece, sino la calidad. Ésta última dependerá tanto de los medios económicos y humanos que se dediquen, como de una óptima detección de las necesidades formativas de la población. ¿En que se debe formar? ¿Cuáles son los sectores que más empleo demandan? ¿Qué retos debemos asumir para una buena inserción laboral, así como una mejor promoción en nuestros trabajos?
Por lo general, para intentar contestar a estas preguntas, se han creado comisiones tripartitas que agrupaban a la administración, a los sindicatos y a los empresarios. Aún así, la lejanía entre formación y mercado laboral es un asunto espinoso todavía no resuelto.

Hasta aquí unas breves pinceladas teóricas, puesto que el tema de la formación es muy extenso e interesante. Tengo previsto realizar una serie de artículos dedicados en exclusiva a la formación, en la que intentaré seguir reflexionando sobre este ámbito y sus principales logros y problemas. Hasta la próxima.

2 comentarios:

  1. Buen artículo héctor. Breve, claro y meramente explicativo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Nando por el comentario!

    ResponderEliminar