lunes, 18 de junio de 2012

ELECCIONES EN GRECIA: UN PASO MÁS HACIA LA FRACTURA SOCIAL EN EUROPA

La victoria de Nueva Democracia con el 29,7% de los votos y 129 escaños (a menos de  3 puntos porcentuales del segundo grupo político, SYRIZA, que obtuvo el 26,9%, y 71 escaños), no es tan buena noticia como intentan exponer desde el establishment  político, económico y mediático de Europa. Aún diría más, es otro paso hacia la destrucción paulatina de un  modelo social del estado que se creó para evitar conflictos sociales. Cuatro años de crisis demuestran que el sistema se diluye dando trompicones de un lado a otro. Esto no puede terminar bien, a  pesar de que todos dijeran que si ganaba la izquierda de SYRIZA en Grecia vendría el Apocalipsis. Esto último tiene gracia, cuando fue la derecha griega la que falseó las cuentas y las cifras de déficit para poder entrar en la moneda única. Vivir para ver.
 
 
Que gane la derecha en Grecia y termine pactando con el Partido Socialista Griego (PASOK), ambos defensores de los recortes impuestos desde Bruselas, demuestra a los mercados que, bajo un clima de miedo, los ciudadanos son capaces de tragar con cualquier cosa. Por eso, considero que no van a terminar los recortes, ni la crisis de deuda, ni las tensiones de nuestra prima de riesgo; simplemente, cuando alguien se levante en contra de la austeridad y a favor del crecimiento, todos los medios lo acusarán de querer un sistema peor. El miedo sólo sirve al que tiene algo que perder, a los que no tienen nada. La solución es bien distinta. ¿Hasta cuando se podrá aguantar?
 
 
Las fuerzas contrarias al memorándum en Grecia han obtenido buenos resultados, siendo SYRIZA un refrescante impulso al ideario de izquierda que, con todo el aparato del poder en contra, ha conseguido multiplicar su número de votos hasta situarse en segundo lugar en la carrera electoral. La bipolaridad en la sociedad griega, reflejo de lo que podría pasar aquí en España dentro de muy poco entre partidarios de los recortes y no partidarios, entre excluidos y no tan excluidos, no sólo provoca una fractura social, sino que puede tener un desenlace violento y dramático. No quiero centrarme mucho en los resultados de la extrema derecha -“Amanecer dorado”- que obtiene el 6,92% de los votos y 18 escaños, puesto que creo que está siendo un experimento reaccionario que cuenta todavía con poco apoyo social; eso sí, es muy violento y empieza a ser demasiado mediático. Hay que estar muy atentos a su desarrollo.
 
 
Si los ciudadanos,  a través de los canales de participación democrática, no damos un golpe en la mesa, la crisis y sus medidas antisociales irán carcomiendo la convivencia social poco a poco hasta que todo se derrumbe como el castillo de naipes que es. Duda siempre de los que te dicen que sólo existe una única salida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario