lunes, 22 de octubre de 2012

Elecciones en Galicia y País Vasco. Octubre 2012



Empecemos con el voto en Galicia ( para ver mejor las tablas pinchad en ellas):
2012:






2009
 



Aunque es verdad que las elecciones llevadas a cabo en las distintas comunidades autónomas se basan más en lo que pasa en ellas que en la política del gobierno central, no podemos obviar las influencias entre unas y otras, tanto para aumentar el voto de la  filial del partido que reside en Moncloa  en la comunidad autónoma, como para disminuirlo.  Me explico,  que el Gallego que ha votado al PP esté legitimando la política de Rajoy no es tan significativo como que prefiera que gobierne la Xunta Feijóo, cierto,  pero también es verdad, desde mi punto de vista, que el PSOE de Galicia está pagando todavía la gestión de Zapatero y la incapacidad de Rubalcaba de cambiar el rumbo de su partido y que algún votante del PP se vea ciertamente defraudado ante las expectativas creadas.  
Otro detalle a tener en cuenta en estas elecciones gallegas  es la fuerte irrupción de AGE, Alternativa Galega de Izquierdas, la Syriza gallega, como se le ha conocido, y que está conformada por: Partido Nacionalista Gallego ANOVA-Irmandade Nacionalista, Esquerda Unida (federación gallega de IU), EQUO Galicia (federación gallega de EQUO) y Espazo Ecosocialista Galego. Se ve que el histórico líder nacionalista Xosé Manuel Beiras  tiene una amplia capacidad todavía para movilizar un sector importante de voto y ha conseguido un total de 200.101 votos, que se materializan en 9 escaños.  Esto es un salto cualitativo y cuantitativo importante, puesto que el “cleavage” nacionalismo periférico contra centralismo parece que pasa a segundo lugar,  volviendo al clásico duelo izquierda-derecha. Sin eliminar la raíz nacionalista de AGE, evidentemente, creo que esta vez ha calado más el discurso de izquierdas frente al nacionalista.
Sus 41 escaños y 653.934 votos  han dado la victoria al PP, no lo discuto. ¿Oxígeno a Rajoy? Seguramente lo interpretarán así desde Moncloa y es posible que implemente sus políticas de recortes usando la legitimidad de los votos como arma. Sin embargo, no podemos eliminar del debate el desgaste constante del bipartidismo, algo que empieza a ser común denominador en todas las elecciones europeas desde que surgió la crisis. El PP ha perdido en estas elecciones  135.493 votos en relación a las del 2009. Esto es mucho voto. Ha sido la fragmentación del voto opositor en tres fuerzas políticas distintas la que ha permitido la amplia mayoría absoluta al PP; una ley electoral que favorece al más votado es  lo que explica  que teniendo menos votos saques más escaños.  El PSOE de Galicia ha perdido 230.817 votos  -un auténtico hundimiento-, mientras que el BNG ha pasado de 270.712 en 2009 a 145.389 en 2012 -también un buen varapalo. Antes estos datos, creo que mis conclusiones para las elecciones gallegas, intentando extrapolar la lección al resto de España, son las siguientes:
·         Pérdida de votos del bipartidismo. Aunque el Partido Popular no se vea afectado en exceso de este desgaste -de hecho, gobernará con una amplia mayoría absoluta-, los datos son los que son. El PSOE va camino, como no hagan algo extraordinario y casi milagroso, de convertirse en el PASOK español, puesto que  parece que no llega a tocar suelo. Sus desvíos ideológicos teñidos de pragmatismo no convencen.
·         Alternativa Gallega de Izquierdas, indica un camino que tiene que seguir urgentemente la izquierda si quiere decir algo en la política institucional: es necesario sumar fuerzas y concentrar el voto. Mientras se pretenda desde los partidos de izquierda  construir por separado su propia utopía, seguirán perdiendo las elecciones. Es posible, y resalto lo de posible, no sólo que IU junto con otras fuerzas políticas  progresistas superen al PSOE en votos, sino que también puedan competir con el PP por el poder. Pero para ello las fuerzas deben de concentrase, no dispersarse.
·         La abstención sigue siendo importante, pero no ha crecido tanto desde el 2009. Lo que sí se ha visto elevados son el voto en blanco y el nulo.
 
 
Páís Vasco

 2012

 
2009
 



 

 
 
El éxito indudable en las elecciones vascas ha sido el meteórico ascenso de la coalición abertzale EH-Bildu, que ha pasado de 5 escaños a 21. El  PNV es el ganador, con 27 escaños, y el gran perdedor, de nuevo, es el PSOE, que pasa de 25 escaños a 16. El PP también sale tocado perdiendo un total de 3 escaños e Izquierda Unida, EB-B, desaparece del arco parlamentario. De nuevo, es difícil analizar unas elecciones regionales sin tener en cuenta las características de ésta, y yo, al no vivir allí, me baso en la información que voy sintetizando de distintas fuentes. Espero no equivocarme  mucho. Conclusiones:
·         Triunfo del nacionalismo y, más concretamente, del nacionalismo radical abertzale.  El no estar presente ETA en estas elecciones seguramente ha significado una normalidad a la hora de canalizar el voto, no sólo por cuestiones ideológicas, sino también por cuestiones estratégicas. Quizás apostar por Bildu ha significado para mucha gente volcarse por una  vía política como reivindicación de determinadas consignas independentistas en contra de la línea del terror, si no, no tendría mucha explicación ese contundente aumento de votos. Hay que observar que el mundo abertzale ha sufrido descensos significativos de sus votos cuando ETA ha decidido romper sus treguas,  un dato que a menudo se decide soslayar.
·         Patxi López, lehendakari del PSOE derrotado, gobernaba con el apoyo del PP. Este dúo político no ha canalizado los posibles logros, si los ha habido,  del gobierno vasco; al revés, sale bastante perjudicado. ¿Posible lectura? Deben hacerla ellos, pero lo que está claro es que la tendencia, como se ve en las gallegas, es que PSOE y PP están disminuyendo sus apoyos sociales de forma constante.
·      Nos esperan unas relaciones tensas entre Moncloa y el gobierno vasco como consecuencia de las elecciones. Ya se vivió en la época de Ibarretxe y su plan, y es posible que  se busque de nuevo tensar la cuerda.
  • Aumento significativo de la abstención y, sobre todo,  del voto nulo.
Estas son algunas de mis conclusiones, de forma breve, de ambas elecciones. Me gustaría conocer vuestros análisis y opiniones.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario