miércoles, 19 de diciembre de 2012

Mi experiencia con las redes sociales: Twitter


Si la semana pasada hablé de mi experienciacon Linkedin, esta vez he decidido escribir sobre la red social de microbbloging a la que estoy enganchado, o sea, Twitter. Lo que al principio me parecía una manera telegráfica y complicada de acceder a información y compartir ésta sin sobrepasar  140 caracteres, se ha convertido es un espacio muy interesante para mi trabajo. Twitter ya es una fuente primordial de contenidos que visito periódicamente a lo largo del día en busca de noticias de interés y en la que me comunico con muchos profesionales.

 Voy a exponer en una serie de puntos cómo trabajo con Twitter y cuáles son sus ventajas e inconvenientes:

1.- Información a tiempo real. Aunque no soy amigo de la inmediatez en las noticias, es cierto que en ocasiones necesitas estar informado sobre cualquier acontecimiento de forma continua. Ya sea sobre unas movilizaciones sociales o sobre cualquier otro aspecto de actualidad, Twitter es un canal en el que la gente informa constantemente de lo que ocurre. El problema derivado de esto, a mi entender, es que en determinadas informaciones vale más el análisis pausado que el enterarte antes que nadie. Eso también hay que tenerlo en cuenta.

2.- Organizar la información: las listas. Para mí es fundamental seguir a twitteros que compartan información interesante. Pero, para poder trabajar mejor con esta información, he tenido que crear cerca de una decena de listas. Las listas te permiten agrupar temáticamente  las cuentas que sigues. Así, la organización es mucho  mejor y al final termino accediendo a las listas como si de un foro especializado por temas se tratara. Si no haces  listas, es muy difícil la organización. También es cierto que suelo leer la prensa y los blogs que me gustan a través del lector Google Reader. Si veo algo interesante, lo comparto.

3.- Seguir a gente interesante. Yo no sólo utilizo Twitter para comunicarme; además, como he comentado antes, me interesa saber qué comunican otros. Suelo retuitear, pinchar en favoritos y mencionar a los que comparten información que me interesa.  Para mí, todo esto es una herramienta de trabajo más, aunque a veces veo a muchos profesionales que la utilizan en plan monólogo o chat con los colegas, elementos que no critico, pero, en mi caso, lo importante es generar, mover y charlar sobre contenido  de tipo profesional o, lo que es lo mismo, sobre las ciencias sociales, el empleo y el mundo del social media. Esto no quita que de vez en cuando comparta música u otros comentarios que no son estrictamente profesionales, se trata también de humanizar el medio.

4.- Creo marca personal. Como podéis ver en este blog, en el lado izquierdo tengo información relacionada con Twitter. La pantalla que me ofrece Twitter count y mi Timeline (lo que muevo y escribo en Twitter) están bien señalizados en este espacio. Lo que os quiero decir es que Twitter también es un canal que utilizo para difundir mi trabajo. Cada vez que escribo en el blog o en la prensa, lo cuelgo aquí. Pero, si sólo compartiera lo que escribo en mi blog, apenas tendría vida en las redes sociales. Por eso es importante tener una presencia activa en ellas. Así, te van conociendo y creas, poco a poco, tu propio espacio.

5.- La importancia de los followers.  No nos engañemos, nos gusta a casi todos tener muchos followers. Aunque el aspecto cualitativo debe primar ante los que te siguen, tener un número cada vez mayor de seguidores suele satisfacer levemente tu ego y hace que tu capital social se incremente. Cuantos más seguidores, más posibilidades de que tu contenido genere valor y de que el número de visitas a tu blog aumente. Aun así, no hay que obsesionarse, lo importante es que tu actividad sea tenida en cuenta y te siga gente de tu sector profesional que pueda  ayudarte a crecer como profesional.

6.- Sobresaturación. En Twitter hay demasiada información. De hecho, a veces es una saturación constante de caracteres que te termina por cansar. En este sentido, suelo dividir mis lecturas por horas. A primera hora de la mañana dedico alrededor de 10 minutos, sobre el medio día, otros 10  y por la tarde, otro rato.  Esto no es óbice para que cuando me  encuentre con un artículo, entrada de un blog o vídeo que me interese, le dedique un tiempo considerable. Trabajo la información.  Hay otras herramientas que os pueden ayudar a la hora de organizar vuestro Twitter como Hootsuite o Socialbro, pero yo no las suelo trabajar todavía.

7. El Hashtag.  El 99% de mis tweets tienen  algunos de los famosos hashtag. Es mi forma de colocar el contenido en las áreas temáticas que quiero. Los que más utilizo son #empleo y #socialmedia.  

8.- Twitter me ha dado una nueva firma. Si escribes en otros medios que no sean tu blog, ¿cómo puedes conseguir nuevos seguidores y visitantes para su “site”? Pues nada, pones al final del artículo tu nombre twitero y ya está. El mío es @hecjer y cada vez es más  común en la prensa ver cómo los autores ponen el suyo en sus creaciones. Es una  forma rápida y efectiva de acercar a los lectores de otros medios tu blog  o proyecto profesional, ya que, y esto es muy importante, en la  presentación en Twitter  puedes poner tus enlaces web.

9.- Termómetro de la realidad social. Como investigador social me interesa- y mucho- ese fenómeno conocido como el Trending Topic ¿Qué tema es más candente en ese momento? ¿Qué es lo más comentado en esta red? Un modo realmente interesante para tomarle el pulso a los medios es, por ejemplo, leer los comentarios de la gente cuando están viendo algún programa de televisión. De hecho,  Nielsen ya está planteando usar Twitter para estudiar las audiencias en televisión.  

10.- Todo esto es mi experiencia personal que va creciendo cada día. ¿Cuál es la tuya?

No hay comentarios:

Publicar un comentario