lunes, 1 de abril de 2013

Redes sociales: ¿Nos sobrepasan?

Os dejo el artículo de la semana en "Noticias de Almería". Esta vez reflexiono sobre las redes sociales y el poder de lo efímero. Dadas las cifras que manejamos sobre el uso de las redes, la pregunta es la siguiente: ¿Nos está sobrepasando esta realidad?

El sociólogo Zygmunt Bauman establece, en su concepto de “modernidad y vida líquida”, que el mundo que vivimos es una sucesión de finales. Todo va demasiado rápido; inmersos como estamos en una realidad de consumo basada en la inmediatez y en la temprana caducidad de lo que compramos, la vida se desvanece. Ya lo dijo el filósofo de la antigua Grecia Heráclito: “todo fluye, nada permanece”.

Les hablo de este concepto de “modernidad líquida” porque mucha gente lo aplica a esta realidad cultural que estamos viviendo en relación a las redes sociales. Y es que al día, y resalto esto, se producen más de 250 millones de tuits y 800 millones de actualizaciones de Facebook. Un mundo de información que, una vez lanzada al ciberespacio, no tarda mucho en olvidarse y enterrarse en un mar de bits. ¿De qué sirve pensar mucho lo que uno escribe si, en cuestión de minutos, nadie se acordará?
Pertenecer a Twitter o Facebook, por comentar las dos redes más conocidas y usadas, es pertenecer a otro país. Y es que Twitter tiene más de 500 millones de usuarios, mientras que Facebook superó los 1.000 millones de usuarios hace tiempo. A nivel mundial no me olvido de Google+, la red de Google, que ya tiene 500 millones de usuarios, aunque todavía en España está despegando. “Tuit”, “me gusta”, “seguir”, “hashtag”, son palabras que ya pertenecen a la jerga de millones de internautas. Los “trending topic” de Twitter marcan cada vez más los temas de interés pero, como decía antes, cualquier discurso basado en 140 caracteres imprime una velocidad tal que se pierde muy fácilmente. No digo que sea buena ni mala, quizás esta fluidez -o “vida líquida”, como dice Bauman-, tenga ventajas, a pesar de la visión negativa del sociólogo polaco.

Las redes sociales, además de servir para comentar la actualidad, nuestro estado de ánimo o compartir alguna foto, también están generando innumerable literatura sobre sobre su uso en la búsqueda de empleo. Hay muchas redes sociales dedicadas a la búsqueda de trabajo, pero quizás la más conocida es Linkedin, con 200 millones de usuarios y unas 50 millones de visitas diarias. Linkedin es una red social que permite alojar el currículum en la red e incorporarse a distintos grupos especializados. En estos grupos puede demostrar lo que sabe y cuáles son sus especialidades y esto, en teoría, servirá en el hipotético caso de que un “headhunter” o cazatalentos se pase por ahí y lea los contenidos que usted genera. En este ámbito del empleo, las redes sociales y los blogs han permitido que se desarrolle un término muy comentado últimamente conocido como la “marca personal”. Pero, como todo lo que se supedite al nuevo mercado, cambiará en no mucho tiempo.

Aunque se escriba bastante en las redes sociales, el contenido audiovisual es el rey. Se ha estimado que cada año se consumen unas 4 millones de horas de vídeo en Youtube. Una barbaridad. De hecho, es cada vez más usual que cuando se tiene alguna duda, en vez de consultar la Wikipedia, se pregunte a Youtube a ver si alguien nos lo explica.

Lo que al principio empezó como una forma de conectar amigos en la distancia está generando una multitud de posibilidades (muchas interesantes; otras, no tanto). Pero sí está clara una cosa: hay que saber consumir la información, filtrarla, “curar” contenidos, porque si no, podemos volvernos locos. Y yo pregunto: ¿nos están sobrepasando las redes sociales?
Sígueme en Twitter: @Hecjer

No hay comentarios:

Publicar un comentario