martes, 21 de mayo de 2013

Google Glass: ¿la ciencia ficción se hace realidad?


Ya se han hecho famosas -por distintos motivos- las gafas especiales que ha inventado  Google y que tienen por nombre Google Glass. En un vídeo interesantísimo,  se muestran algunas de sus particularidades. Imagínate que vas en bicicleta y quieres saber el camino más corto, o estás en un supermercado y quieres chequear el código de barras de un producto o, en un bar, alguien te hace una pregunta y, rápidamente, tus gafas te permiten acceder a la red de redes para informarle, o estás pasando el día en un parque de atracciones y quieres grabar tu descenso en una montaña rusa. También, si tienes alguna emergencia, Google Glass puede ayudarte; de hecho, en el vídeo aparece un hombre al que le ha dado un infarto y una persona contacta con urgencias a través de las gafas. Parece que todo son ventajas, ¿o no?

Ya he leído varios artículos, empezando por la BBC  y terminando por El País, sobre las funcionalidades de este invento.

Sin embargo,  han surgido críticas relacionadas con la política de la privacidad y el derecho a la imagen. En el congreso de EEUU se  ha preguntado sobre sus posibles peligros, cuestión  que, evidentemente, Google deberá  resolver. No está bien que alguien con unas gafas se dedique a grabar todo lo que pille, pero también es cierto que ya se puede hacer con cualquier Smartphone que se precie. Considero, sin ser un experto en tecnología, que se abre una nueva era en la que Internet y los dispositivos que nos permiten acceder a él se adaptan más al ser humano, facilitando su acceso.  Servicio de GPS, vídeo, diccionario, traductor, teléfono, videoconferencia…, toda una serie de acciones a las que se podrá acceder a través de unas gafas.

Internet y las tecnologías están alcanzando, en los últimos años, un nivel de desarrollo increíble. Aun así, debemos de ir con cautela, analizando pros y contras de todo invento que aparezca en el mercado. La formación y la información son claves no sólo para consumir de forma racional lo que nos ofrece dicha tecnología, sino para protegernos de posibles abusos.  Siempre recordaré la película de ciencia ficción Días extraños, dirigida por Katherin Bigelow. En este film, la nueva droga es una tecnología ilegal que permite grabar las propias vivencias para que luego las consuman otras personas. Da un poco de vértigo ver cómo la realidad se acerca a la ciencia ficción.
Dicho esto, estoy deseando  probar estas gafas para opinar con más propiedad. ¿Y vosotros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario