martes, 9 de julio de 2013

España, ineficiencia fiscal


Que España está bajo una fuerte crisis económica no es algo nuevo. Pero a este contexto hay que sumarle un sistema fiscal muy ineficiente desde el punto de vista de la recaudación. El diario CincoDías ha publicado una noticia que tiene innumerables datos de interés. Voy a ir enumerando:

  • Si nos fijamos en los ingresos públicos, en  España la presión fiscal  representa un “36,4% del PIB, diez puntos por debajo de la zona euro. Incluso Grecia recauda más (44,7%)”. Según el periódico, estamos a un  nivel de ingresos similar al de los países de Europa del Este.
  • El impuesto de Renta de las Personas Físicas, o IRPF,  tiene un tramo máximo del 52%, que se ve aumentado en algunas comunidades autónomas hasta el 56%. En este sentido, nos igualamos a Suecia, que incluso supera estos tramos.
  • El impuesto de sociedades en España está en torno al 30%, de los más altos de la UE. Sin embargo, se recauda muy poco por este impuesto, sólo un 2% del PIB, estando muy por debajo de la media europea. Como dice la noticia, nos supera hasta Chipre que “catalogado por muchas jurisdicciones como paraíso fiscal, mantiene un tipo del 10% e ingresa el triple que España”. Encima, este impuesto es tremendamente injusto. Establece que las PYMES paguen un 25% y las grandes empresas un 30%, pero, con las deducciones que tanto gustan por aquí, es posible que una multinacional termine pagando menos que una pequeña empresa. Eso, si esa multinacional no utiliza paraísos fiscales, claro.


La economía sumergida -tal y como muchas veces se ha comentado- es un auténtico lastre en España. Existe una manía por parte del poder político en aprobar leyes de forma compulsiva en vez de preocuparse de que se cumplan. ¿Hay que subir impuestos o hacer que se paguen? Evidentemente, lo segundo. No sirve de nada subir el IVA si luego no se refleja en la factura.  Esta economía sumergida también implica empleo sumergido; de hecho, Bruselas está preparando un plan para luchar contra el empleo oculto
Para que podamos hacernos una idea mejor, os dejo un mapa en el que se muestra qué porcentaje de economía sumergida tiene cada país europeo.



Fuente: diario El País.
Si saliera a la luz esta economía sumergida, no harían falta recortes y, desde luego, no habría que subir impuestos. Algunos sectores establecen que, al ser muy altos los impuestos, se motiva a la gente a defraudar. Yo creo que no; es precisamente una pésima lucha contra el fraude la que ha creado una cultura de vivir al margen de Hacienda. También, como vemos en el mapa, son los países más desarrollados de la UE y los que cuentan con tasas de desempleo más bajas los que tienen menos economía sumergida. Habrá que tomar nota.
Artículo de interés sobre la materia:
“Muchos impuestos, poca recaudación”, por Joaquín Estefanía. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario