jueves, 18 de julio de 2013

La OCDE habla del desempleo en España



La OCDE estima que el desempleo en España se acercará, en no mucho tiempo,  al 28%. Además, advierte del grave problema del desempleo juvenil y el de larga duración, dos lacras que se enquistan en nuestro mercado laboral.
El desempleado de larga duración es aquél que lleva más de 12 meses en paro. En 2007, este colectivo suponía un  19,1% del total, mientras que en 2011 crecía hasta situarse en el  47%. Es increíble pensar que cerca de la mitad de nuestro desempleo es de larga duración. El futuro no es nada agradable.

Debido a este panorama, la OCDE propone que no se retiren los subsidios ni las ayudas a los colectivos en riesgo de exclusión o vulnerables. Es de lógica; en contra de lo que algunos sectores consideran, quitar las ayudas a personas que están viviendo una auténtica situación de emergencia sería condenarlas aún más a la pobreza. Sin embargo, es de recibo que, además de las políticas pasivas -lo que se conoce como prestaciones y subsidios-, se articularan políticas activas y de creación de empleo con el objetivo de sacar cuanto antes a los desempleados de su situación.

La OCDE, como hemos comentado, también se centra en el colectivo juvenil. Este grupo presenta unas tasas de desempleo muy alarmantes. El problema del desempleo de los jóvenes es que, si se alarga demasiado, puede generar frustración, estigmatización  y exclusión en dosis lo suficientemente elevadas para que empiecen a surgir problemas graves de tipo social. Cuando un joven ve que no tiene futuro, o emigra o se rebela. Que su rebelión sea pacífica y esté encauzada hacia posturas democráticas y de transformación positiva  o, por el contrario,  caiga en la violencia nihilista, son dos panoramas que están separados por una línea muy fina.

La organización internacional muestra asimismo una opinión favorable hacia la reforma laboral española, cosa que no entiendo, porque se contradice con su pronóstico aciago sobre la imposibilidad de frenar la subida del desempleo. 

Si la situación es de urgencia, como todos los indicadores muestran, no podemos permitirnos reformas cuyo resultado se verá a largo plazo..., si es que llega.  Es cierto que no se cambia un modelo productivo en 6 meses, pero  estos mismos meses pueden ser una eternidad para personas en situación de desempleo. La austeridad y los recortes, elementos clave de las políticas que nos imponen, están demostrando  que no sirven. Llevamos varios años de crisis y, como decía Einstein,  si haces lo mismo, no esperes resultados diferentes.

A continuación,  voy a dejar un gráfico para ayudarnos  a visualizar las proyecciones que se hacen sobre la evolución  del desempleo en todos los países  de la OCDE. Siempre es sorprendente comparar las cifras de paro de España con las del resto de los países industrializados. Las conclusiones, las dejaremos para otra entrada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario