sábado, 26 de octubre de 2013

Breve análisis de la EPA del Tercer Trimestre de 2013



La Encuesta de Población Activa del Tercer Trimestre arroja una serie de datos que me gustaría comentar. Vamos por partes:

El paro desciende en 72.800 personas este trimestre y se sitúa en 5.904.700. En un año la  cifra total de desempleados se ha incrementado en 126.700. Esta leve bajada se debe, evidentemente, al tirón del turismo, sector que suele crear empleo todos los veranos. Aun así, tenemos una tasa de paro del 25,98%, que no es para bromear mucho.


Otro dato interesante es el siguiente: el número de trabajadores por cuenta propia crece en 15.200 y el de asalariados en  23.200. Los empleadores aumentan en 20.300. El total de asalariados con contrato  indefinido baja en 146.300 y el de asalariados con contrato temporal se incrementa en  169.500.  Esto merece unas apreciaciones. La subida de los trabajadores por cuenta ajena puede deberse, en cierta medida, al aumento de los autónomos económicamente dependientes, tal y como desarrollamos aquí hace unos días. De ser así, no estaríamos viviendo un aumento de la creación de empresas con suficiente dinamismo para generar empleo, sino un incremento de figuras jurídicas o situaciones que tienen que ver más con la supervivencia profesional del trabajador que con la mejora de la economía. Por otro lado, el aumento de asalariados con contrato temporal indica una tendencia creciente a la precarización del empleo. El trabajo estable disminuye y aumenta un tipo de empleo de duración determinada y seguramente no muy bien pagado. También es cierto que no deja de ser reflejo de las contrataciones en el  turismo, que es de por sí  un sector muy estacional. 

La ocupación aumenta en los  Servicios (123.900 más) y desciende en la Agricultura  (55.000 menos), en la Industria (19.700) y en la Construcción  (9.700).  Nada nuevo en un país en el que dependemos excesivamente del sector servicios. Es el que más empleo suele crear, pero también es el que más trabajo destruye.


El número de activos desciende en 33.300 hasta un total de 22.728.000. La tasa de  actividad se sitúa en el 59,59%. En términos anuales, la población activa se reduce en 370.400 personas. Pésimo dato. La tasa de actividad es increíblemente baja, lo que debería de preocuparnos bastante. Que disminuya la población activa supone que proporcionalmente trabajará menos gente, aumentando, por tanto, la población dependiente. En resumidas cuentas,  tendremos muchos problemas -como ya vemos- para afrontar gastos como las pensiones o los típicos del estado del bienestar. En conclusión, podemos deducir que el paro baja levemente más por el hecho de que la población activa disminuya que por otro tipo de razones.




El número de hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro se reduce en 13.400 y se sitúa en 1.807.700. Este dato es, desde luego, una barbaridad.
A continuación os dejo una tabla con los datos provinciales y autonómicos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario