viernes, 20 de diciembre de 2013

Abaratar el despido, entre las recomendaciones de la OCDE


La Organización para la Cooperación y el DesarrolloEconómico (OCDE) insta a España a profundizar aún más en su reforma laboral. Entre sus recomendaciones encontramos las siguientes:
  • Abaratamiento del despido. Según la OCDE, “España aún es uno de los países de la organización con las indemnizaciones obligatorias por extinción de contrato más generosas”.
  • Reducción adicional de la incertidumbre judicial en relación con los despidos colectivos, por ejemplo, tratando los despidos colectivos no ajustados a derecho de la misma manera que los despidos individuales improcedentes.
  • Incrementar la duración de los periodos de prueba de los contratos indefinidos.

El País acompaña la noticia con el siguiente gráfico:



El núcleo de las propuestas de dicho organismo se centra fundamentalmente en la cuestión del despido, como podéis ver. A pesar de que la indemnización por despido improcedente ha pasado de 45 días por año a 33 y el procedente se encuentra en 20 días, parece que no es suficiente.

Está muy arraigado en cierto sector del pensamiento económico español considerar que los trabajadores fijos están muy protegidos y blindados, lo que obliga a las empresas a hacer uso de la contratación temporal en exceso. Pero, claro, si eliminamos totalmente la indemnización por despido, no habrá diferencia entre temporales y fijos: todos serán temporales. ¿Por qué? Pues porque si algo hacía fija a una persona era que despedirla salía caro. Lo “caro” es despedir a una persona de forma improcedente; las causas económicas, encuadradas en lo que se conoce como procedente, tienen una indemnización claramente inferior.

La situación económica por las que atraviesan las empresas las obliga a sufrir  tremendas oscilaciones. Esto, indefectiblemente, las obliga  a ser muy flexibles y,  por extensión, el trabajador debe serlo también. No le queda más remedio. Ya comenté ayer cómo se han visto reducidos los salarios, sobre todo en los tramos más bajos de renta

La segunda cuestión versa sobre los despidos colectivos. Se pretende evitar que un ERE tenga que ser autorizado por un juez o, por lo menos, que sea anulado por éste. Ya en las distintas reformas laborales se ha introducido un supuesto para poder ejecutar el despido colectivo de forma autorizada: tener menos ingresos por parte de la empresa, lo que no conlleva tener pérdidas. Hablando en plata, una empresa puede despedir sin tener pérdidas simplemente objetando que gana menos.

La tercera cuestión también tiene miga. Aumentar el periodo de prueba significa dilatar el  plazo por el cual se puede despedir a un trabajador sin indemnización. El contrato de apoyo a emprendedores, aprobado por este gobierno, incluye un periodo de prueba de un año. Mucho tiempo como para no darse cuenta de si el trabajador rinde o no rinde bastante. De hecho, una jueza de Barcelona ha declarado ilegal dicho periodo de prueba por no ajustarse a la normativa internacional. La sentencia del Juzgado de lo Social 2 de Barcelona “reprocha al Gobierno que bajo el paraguas de la crisis creara una reforma que ‘desprotege a los trabajadores’”. Increíble, ¿no? Pues lo que se pretende es aumentar esta “ilegalidad”, según la interpretación de dicha jueza. Vivir para ver. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario