miércoles, 15 de enero de 2014

¿Está maduro el reclutamiento 2.0? Una visión crítica.



Hace unas semanas escribí sobre redes sociales, cotilleo y empleo, centrándome en un artículo de Enrique Dans que analizaba la importancia o no de la imagen personal que se proyectaba en las redes sociales de cara a la búsqueda de empleo. Es curioso porque el tema ha generado debate, llegándome comentarios interesantes que me hacen pensar una cosa: el reclutamiento 2.0 no está tan maduro como creemos.

Una persona me comentaba que en una selección el psicólogo encargado hizo de ella un perfil demoledor tras analizar su perfil de Facebook. Tan demoledor que la acusaba de ciertas cosas que a mí me parecen un tanto vergonzantes y que, evidentemente, ella negaba. ¿En qué momento se debe de abandonar el criterio de empleo y debemos empezar a psicoanalizar a la gente? ¿Una entrevista de trabajo tiene como objetivo buscar candidatos o explayar los conocimientos psicológicos del reclutador? Una vez más vemos cómo el cotilleo vestido de ciencia campa de nuevo a sus anchas. No quiero con esto decir que si alguien se dedica a  colgar contenido indecente e insultante no deba ser tenido en cuenta a la hora de contratarlo.

Hace años, en un curso que hice de intermediación laboral, una de las monitoras nos hablaba -tenía experiencia seleccionando personal- de la importancia de controlar la información que se exponía en el currículum, y más cuidado con lo que se decía en la entrevista. Si nos preguntaban por nuestro libro preferido, debíamos ser prudentes en lo que decíamos, no fuera a ser que pasásemos por ser unos “frikis” con gustos raros. En serio, ¿esto es normal? ¿Una empresa puede prescindir de mí porque leo el “Señor de los Anillos”? Algo falla y es importante.

Con la presencia en las redes sociales no solo mostramos nuestra marca personal, también nuestros gustos e ideas. Caerle bien o mal a alguien no tiene que ver nada con nuestras posibilidades como profesional, pero parece que no es así en el mundo real.

Estoy un poco cansado de teorías sobre cómo afeitarse, cómo comportarse, cómo hablar y cómo escribir, cómo pensar o cómo comer para que un reclutador no te elimine a la primera de cambio. ¿No había que ser sinceros? ¿No había que buscar el lado humano e innovador de las organizaciones? El problema es que con las cifras de paro que tenemos y la cantidad enorme de candidatos, todos altamente cualificados y formados, los criterios de selección van evolucionando cada vez más hacia niveles un poco extraños. Si yo necesito un informático me fijo en su trabajo, su experiencia y su formación. Me da igual si le gusta una serie de televisión o en su tiempo libre mira las gaviotas en la playa y lo cuelga en Instagram. 

Pero no olvidéis una cosa, sólo el 30% de las ofertas de empleo se publican o llegan a un intermediador. Lo demás es red de contactos. Si sois buenos profesionales, proyectáis un buen perfil y dinamizáis bien vuestra marca personal, además de ser buenos en lo vuestro, tendréis lo más importante ganado.

5 comentarios:

  1. Llegará un momento en el que aprendamos a redactar un curriculum (a gusto del entrevistador), nos aprendamos las respuestas a las preguntas de la entrevista (para agradar al entrevistador) y tengamos abiertas seis o siete cuentas de Facebook para las entrevistas de trabajo (a gusto también del empresario: la de friki profundo, para la entrevista en la tienda de videojuegos, la de beato y boyscout para ayudante en la parroquia, la de excursiones y viajes para guía turístico....) ¡Viva la sinceridad y la honradez!! ¡¡Ese es mi lema!! ja, ja!!
    Un saludo, y enhorabuena por el blog. Me lo paso bomba!!

    ResponderEliminar
  2. Toda la razón, Pepe. Nos estamos volviendo un poco robóticos. Gracias por el comentario!

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    Yo de verdad que me quedo alucinado. En el día a día una gran parte de mi trabajo es la selección de profesionales cualificados y de verdad, me da igual el libro que lean o lo que publiquen en Fb. Me interesa como desarrollan su trabajo, que buscan en su futuro laboral y como trabajan en grupo. Su vida personal me da igual (Yo no soy de los que miro ni Fb ni similares para elegir a un candidato). Creo que en la valía profesional, la personal cada uno tiene la suya y no voy a preguntársela.

    ResponderEliminar
  4. Hola! Me ha gustado mucho tu web, creo que es de gran utilidad!! Soy una alumna de último curso de ADE en la Universidad de Barcelona y estoy realizado una encuesta sobre el Reclutamiento 2.0 para mi proyecto final de grado. Si pudieras responderla me sería de gran ayuda, gracias!!
    Te dejo el link: http://goo.gl/forms/QwMgFwepYM

    ResponderEliminar