miércoles, 29 de enero de 2014

Los gigantes de Internet y los impuestos



De nada sirven el I+d+i, los avances tecnológicos y las cuentas multimillonarias de las empresas ligadas a Internet si luego no contribuyen a Hacienda todo lo que deberían. Y digo que de nada sirve porque todo ese dinero repercute más bien poco en la sociedad en general, a pesar de que luego es la clase media la que consume sus productos.

Según una información publicada recientemente, las siete grandes empresas de Internet sólo pagan un millón de euros en impuestos en España. “Apple, Google, Amazon, Facebook, eBay, Microsoft y Yahoo trasladan el grueso de su facturación a otros países en los que la tributación es más baja.” La cuestión es que no se llevan el grueso de dicha facturación o el de los beneficios a la Islas Caimán o a Gibraltar, sino que cuentan con filiales en Irlanda y Luxemburgo, países con una laxa política tributaria. Si dentro de la Unión Europea se permite esto, es muy difícil avanzar hacia una verdadera Unión.

 Pero “complejas estructuras fiscales permiten que los beneficios tampoco tributen apenas en esos países. Google se lleva el grueso de sus beneficios fuera de Estados Unidos a las Islas Bermudas sin pasar casi por caja. Apple, por su parte, halló lo que un senador estadounidense denominó el Santo Grial de la evasión fiscal. Tiene filiales que, de acuerdo con la ley estadounidense, no tributan en Estados Unidos porque su sede social está en Irlanda y, de acuerdo con la ley irlandesa, no tributan en Irlanda porque se gestionan y controlan desde Estados Unidos. No tienen patria fiscal y, por tanto, no pagan impuestos en ninguna parte”.

Como decía Ulrich Beck, los estados tienen raíces y el capital tiene alas. 
Cuando uno funciona en la red, ¿cómo saber dónde realmente tiene su patria? Y digo aún más, ¿tiene patria cualquier transnacional? Mientras el capital se mueve a velocidades lumínicas, todavía en los países se pretende salir de las crisis económicas volviendo a la autarquía. ¿Es verdaderamente una solución?

Tanto Google como Apple declaran perder dinero en España. El primero presentó “pérdidas de 1,4 millones en 2012 (frente a los 75.000 euros de números rojos del año anterior) tras contabilizar 1,66 millones en impuestos, sobre todo por declaraciones complementarias de ejercicios anteriores”.  La empresa cofundada por Steve Jobs opera en España a través de grande filiales: “Apple Marketing Iberia actúa como comisionista por los servicios de marketing y soporte a las ventas de otras empresas de Apple, que facturan principalmente desde Irlanda sus ventas a terceros en el mercado español. La otra es Apple Retail Spain, que gestiona la red de tiendas del grupo en España, las Apple Store”.

Los ejemplos con Amazon, Facebook, Microsoft o Yahoo son similares. Operan con filiales y más filiales que facturan lo mínimo, incluso pierden, supuestamente, dinero. Empresas que ganan  millones no tiene ningún pudor en estar constantemente diciendo que el negocio no va bien en algunos países, donde se mantienen con un capital social mínimo y un muy reducido número de personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario