miércoles, 12 de febrero de 2014

Algunos datos publicados por el CIS en febrero y el panorama político



El barómetro del CIS publicado en febrero, con datos basados  en enero de 2014, arroja que existen dos crisis evidentes para la ciudadanía: una económica y social y otra política.
Para el 78,5% de la población, el principal problema es el paro. En segundo lugar, para cerca del 40%, el principal problema es la corrupción. El sistema bipartidista emergido de la Constitución de 1978 hace aguas hace tiempo y vemos cómo los actores políticos no están reaccionando como se espera.

En la pregunta número 17, cuando se le pregunta a la gente qué votaría si mañana hubiera elecciones, vemos el siguiente resultado:



Si el partido de la abstención se presentara a las elecciones, ganaría. El bipartidismo PSOE-PP ha reducido su apoyo popular considerablemente, pero todavía no es sobrepasado por el tercer y cuarto partidos en competición, IU y UPyD, respectivamente.

¿Qué nos espera ante las elecciones europeas? Pues más crisis económica y social, y no sabemos cómo reaccionarán otros partidos. Si hablamos de la izquierda, ante el abrazo del PSOE a muchas políticas neoliberales y plegadas a la Troika, IU parece que sube poco a poco, pero el sorpasso aún está lejos.  Al PP también le han salido algunas escisiones, como el partido liderado por Vidal Cuadras y Ortega Lara, VOX, pero todavía es pronto para saber si canalizará votos o no.

UPyD sigue manteniéndose en auge en las encuestas, aunque no sabemos si los votantes considerarán la fuerza política de Rosa Díez como una alternativa de gobierno.

Quiero detenerme en PODEMOS, una iniciativa encabezada por el politólogo Pablo Iglesias que ha irrumpido con frescura en el panorama político. No está claramente explicitada en las encuestas, pero creo que existe necesidad de que nazca algo distinto, es evidente. Claramente de izquierdas, su estrategia está muy bien pensada. 


Hay que buscar agregadores colectivos  que sumen, no que resten. Aprovechando las redes sociales y cierta simbología más cercana al 15M que a viejos discursos revolucionarios, este movimiento impulsado, entre otros, por los creadores de la tertulia política “La Tuerka”, está consiguiendo generar un debate dentro del seno de la izquierda más transformadora. No olvidemos que tras el 15M hay que buscar nuevos lenguajes, nueva realidades y nuevos contextos, aunque sigamos con problemas sociales como el paro, que siempre han existido. ¿Llegará a algo PODEMOS? Pues no sé; en política no se puede aspirar a sacar la bola de cristal. Además, ¿hay vida más allá del euro? ¿Y más allá del capitalismo neoliberal? Mientras no respondamos a esta pregunta con argumentos sólidos, parece muy difícil pedir salirnos de la Unión o transformar la sociedad en profundidad. O que lo hagan otros países como Grecia o Portugal. Cuesta trabajo ponerse de acuerdo dentro de una misma organización en un ámbito municipal, así que cómo para coordinar respuestas internacionales. Pero todo es posible… o no.

La estrategia es lo más importante y, a veces, se olvida. ¿Se puede hacer política sin competir por las instituciones? ¿Y si nos alejamos de la calle, es posible la política? Si planteamos ésta como la resolución de conflictos de forma pacífica, si no hay dicho conflicto, parece que no hay política. Pero, no veo cómo es posible que todos los partidos que dicen hablar en nombre del pueblo y ser críticos con la Europa de Maastricht vayan por su cuenta, creyendo que están en posesión de la verdad absoluta y que, como poseedores de la esencia de la lucha, se niegan a ponerse de acuerdo entre ellos.  “La vida de Brian” se repite todos los días.


Por otro lado, los casos de corrupción y la crisis han dejado muy tocados al PSOE y al PP, confundiendo a la población con que los problemas de dichos partidos son una extensión de los problemas de las instituciones públicas. Es tremendamente peligroso confundir democracia con partitocracia o sector público con clientelismo. Pero es que la corrupción le pone los pelos a uno de punta. Es muy difícil reivindicar la política con la que está cayendo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario