viernes, 21 de febrero de 2014

Pymes y redes sociales



He podido leer recientemente que el 81% de las pymes, segúnun estudio de LinkedIn, usa las redes sociales. De  ellas, más del 90% lo hace con finalidades de marketing. Ya sea para publicitar productos, ya sea para venderlos directamente, Internet es un verdadero canal de ventas.
Es evidente el potencial que encuentran las pymes, empresas pequeñas cuyos presupuestos siempre andan ajustados, para implementar políticas de comercialización y difusión de sus productos a través de las redes sociales. Con un coste mínimo, pueden crear vías muy útiles para comunicarse con sus clientes, escuchar lo que dice su comunidad, aprender de ella o, si saben conectar bien, aumentar su facturación gracias a la red.

La cuestión principal es que la pyme entienda el hecho de que el mercado, como siempre repito que decía el manifiesto ClueTrain, son personas. Personas que conversan, que recomiendan o que critican en función de sus intereses o gustos. Esas personas, nuestra comunidad, es el mayor activo. Si tenemos a gente que está contenta con nuestro producto y decide reconocerlo en todos los foros posibles, aquel consumidor dubitativo tendrá más razones para elegirnos.

¿Qué pasa con las críticas? Pues si es un troll, ya se sabe cuál debe ser la actitud; pero lo principal es leer bien la crítica y reconocer posibles errores o cosas que no se hacen bien. Eliminada la opción del sabotaje gratuito, el cliente quizás tenga razón en echar pestes de algo que vende cierta empresa. Ante eso, nada mejor que actuar con rapidez  para resolver el problema, tanto en la red como en la vida  del producto.

Si algo exige el estar en el 2.0 es velocidad de acción. No podemos ver cómo se crean crisis en Internet y no reaccionar. La burocracia excesiva es incompatible con estar en la red, así como esas jerarquías absurdas en las que un jefe sabelotodo tiene que dar el visto bueno a cada paso que se dé en la organización. El 2.0 exige horizontalidad y, sobre todo, autonomía para la persona o personas que se encarguen de esto. Por eso, es importante diseñar un buen plan estratégico, detallar los objetivos y establecer las líneas de actuación, o sea, desarrollar lo que viene siendo un Social Media Plan. Así detallaremos cómo funcionar en las redes sociales sin necesidad de improvisar o estar pidiendo permiso cada vez que damos un paso.

Lo mejor de las redes sociales y de Internet, en general, es que conectan a gente con intereses comunes, establecen diálogo con personas a las que les motivan aspectos similares. Al fin y al cabo, la red es el proceso mediante el cual se ha acabado con la distancia. Quien no entienda esto último, no entenderá lo que realmente supone el 2.0 en la nueva cultura global.

No hay comentarios:

Publicar un comentario