lunes, 7 de abril de 2014

Internet: ¿El nuevo Oráculo?


File:DelphicSibylByMichelangelo.jpg
Sibila délfica, fresco de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina.

Las ciencias sociales siempre han jugado un poco a Nostradamus. Tener tantas estadísticas, números, posibles predicciones y dar explicaciones a los sucesos humanos ha engañado a muchos científicos sociales que se han abalanzado a intentar “predecir los acontecimientos”, como si hubiera grandes leyes universales que rigen nuestro comportamiento.

Las predicciones en el ámbito de las humanidades y las ciencias sociales fallan (véase la economía). Incluso la meteorología, que es física, puede fallar. Y, desde luego, la idea de que se conocen unas leyes inmutables de la historia por la que todo sigue un mismo curso fácil de prever, es rebatida una y otra vez por la realidad. Sin embargo, gracias a Internet y al control de la mayor fuente de información a tiempo real que nunca ha tenido la humanidad, de nuevo, algún politólogo o sociólogo cree el moderno oráculo de Delfos.

Leo en la prensa que “un grupo de investigadores australianos asegura haber desarrollado un modelo matemático para predecir el genocidio.” También un sociólogo suizo ha utilizado una criba de artículos periodísticos para estimar cuándo puede estallar una guerra. Y, ya  en Carolina del Norte, un laboratorio de la Universidad de Duke está creando programas informáticos con al ánimo de adelantarse a las insurrecciones.
Twiter, Facebook… las redes sociales en general, son objeto de minucioso análisis. Si la gente dice lo que piensa, será posible determinar cómo va actuar. Pero, ¿es esto así de sencillo? ¿El odio vertido en los medios sociales es una antesala para un estadillo de violencia en el mundo offline tal y como quieren plantear estos estudiosos?
Como en Minoriry Report, estamos ante el intento de construir esos personajes que arrestan a los  delincuentes antes de actuar. Aunque suena a ciencia ficción, ¿de qué sirve si no el espionaje masivo desvelado por Snowden? Una vez más la ciencia intenta despejar el camino al poder: la arrogancia de creer que se pueden planificar, prever, predecir nuestros actos.

Estudiando una serie de variables como la mortalidad infantil o la violencia en los últimos años, y mezclándolos con otros muchos más, como la rivalidad con países vecinos o la existencia de recientes golpes de estado, se está configurando una lista de los 15 posibles países en los que es muy probable que ocurra un genocidio. Es cierto que cuando las condiciones económicas y la pobreza de la población son muy extremas, el estadillo social está casi garantizado. Pero, ¿hacia dónde estalla? En la Europa de entreguerras el marxismo decía que hacia la Revolución proletaria, sin embargo, llegó el fascismo y la masacre de la II Guerra Mundial. 

Las matemáticas y los algoritmos pueden determinar una relación causa-efecto entre condiciones sociales y violencia bajo unos preceptos de racionalidad. Pero, ¿y si no se actúa como se espera? ¿Y si el ser humano a veces se mueva por criterios “poco razonables”?
Qué pensáis, ¿Internet puede servir para predecir el caos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario