martes, 29 de abril de 2014

Nuevo artículo: "Visibilidad para buscar empleo: no son redes sociales todo lo que reluce"




La visibilidad es fundamental para buscar trabajo, pero es esencial saber qué se proyecta, dónde se proyecta y cuál es nuestro público objetivo para saber si nuestra estrategia de encontrar empleo está bien dirigida.
En mi caso particular, mi estrategia ha estado dando tumbos de un lado para otro, ora con mejor resultado, ora con otros bastante nefastos. Hace poco leí un interesante artículo sobre la cada vez más cuestionada relación entre redes sociales y encontrar un empleo. Digo encontrar, no buscar, porque buscando se puede tirar uno tres años y no encontrar nada. El artículo analizaba una serie de errores a la hora de implementar una buena búsqueda sólo en redes y leerlo me ha hecho reflexionar largo y tendido sobre esto. Os comento una serie de puntos:

1. Lanzarnos a las redes a buscar trabajo sin consolidar una buena imagen profesional es un error. Es posible que me falte formación, experiencia, red de contactos o todo a la vez, pero tengo Twitter y Linkedin que echan humo compartiendo contenidos que creo que son de interés para mi perfil profesional -todavía poco definido- o, simplemente, no comparto nada pero ejerzo muy bien de voyeur en ellas. Le doy al Me gusta como un poseso y retuiteo hasta hundir el botón del móvil, pero, ¿sirve de algo esto?
2.- Si las redes sociales están masificadas, es muy difícil destacar. Si hago lo que todo el mundo, soy un anónimo más. El problema de las redes es que, al final, es difícil separar el grano de la paja, el spam de la calidad, el profesional de valía con capacidad suficiente del que no lo es.
3. Ser una máquina en herramientas tecnológicas quizá no sirva para todos los empleos. Si eres de profesión administrativo y haces un vídeocurrículum excepcional, es posible que tu destreza con la cámara a lo Spielberg no le diga nada a un reclutador sobre tus habilidades contables.
Hay una especie de burbuja 2.0 que ha llenado todo este escenario de coaches, motivadores personales, etc. Quizá sea cierto y hay más gente en la red -yo me incluyo entre ellos- diciendo cómo buscar empleo, cómo mejorar tu perfil o cómo afrontar una entrevista de lo que ha habido nunca. Esto puede crear una percepción de que las redes sociales son el canal de reclutamiento por antonomasia, pero las cifras dicen que no es así.
4.- Lo importante es posicionarte adecuadamente. ¿Tener muchos seguidores es bueno? Es posible, pero es más importante tener los adecuados y que estos sigan tu trabajo.
5.- El blog es crucial, pero también que te muevas para que lo lea quien lo tiene que leer. Ver gente que mueve entradas de su blog como si fueran churros te hace pensar. ¿Escribe realmente esta persona sus entradas? Hay que buscar un estilo y una voz propia.

Bueno, hasta aquí mis reflexiones. Espero vuestra participación. ¿Qué elementos negativos estáis viendo en la relación redes sociales VS búsqueda de trabajo?
Sígueme en Twitter: @Hecjer

No hay comentarios:

Publicar un comentario