martes, 27 de mayo de 2014

El desánimo en la búsqueda de #empleo y la necesidad de seguir luchando








 

Fuente: El País
Según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, el número de desempleados que ha dejado de buscar trabajo activamente como consecuencia del desánimo provocado ante la falta de expectativas ha crecido un 21%.

Además, si hablamos de los datos generales de la población activa, podemos leer en el informe lo siguiente: “el último año, desde el primer trimestre de 2013 al primero de 2014, la población activa se reduce en 424.500 personas de las cuales 187.000 corresponden al último trimestre analizado”. Menos población activa, menos actividad y, por lo tanto, más emigración y desencanto con la situación social y económica.

Es difícil mantener un ritmo de búsqueda activa de empleo, muy riguroso y exigente, de forma diaria y continua sin quemarse al ver cómo pasan los meses y los resultados no llegan. Esto no tiene vuelta de hoja: medio millón de parados, muchos seguramente llevarán más de un año en desempleo, no pueden se seres apáticos que no quieren trabajar. Son el resultado de una de las grandes y graves consecuencias que tiene el desempleo de larga duración, además de la falta de recursos económicos: el incremento de la sensación, por parte del desempleado, de que todo esfuerzo es inútil. Como si habláramos del mito de Sísifo, buscar trabajo a veces es como subir la piedra a la cima de la montaña; cuando estás a punto de llegar -véase una entrevista de trabajo o un proyecto emprendedor ilusionante- de golpe, la roca se cae y vuelta a empezar.

El problema del desempleo plantea un doble panorama: individual y colectivo. Colectivo porque un país no puede permitir cifras de paro que superan el 20%. E individual porque, a pesar de todo, la situación de desempleo es vivida por cada persona como un drama individual o familiar muy íntimo. Esto último hace que las políticas de motivación, orientación profesional, etc., sean tan necesarias como una buena política económica que genere empleo. Eso sí, sin generación de empleo, las políticas activas no sirven de nada.
Otro dato: uno de cada cinco parados lleva más de tres años sin encontrar trabajo. Complicada situación.
¿Qué hacer para mantener la fuerza a la hora de buscar empleo y no decaer? Difícil pregunta. Podemos plantear una serie de escenarios a tener en cuenta:

  • Reciclarnos profesionalmente. Si vemos que nuestro perfil tiene carencias, es hora de formarnos en algo que nos pueda abrir puertas. Dicha formación cubrirá una buena parte de nuestro tiempo, pero, cuidado, debemos de seguir pendientes de buscar trabajo.
  • Replantearnos la estrategia. Si llevamos dos años en desempleo, es hora de intentar plantearnos en qué fallamos. Si es en nuestra formación, vayamos al paso primero; si es que en nuestro ámbito geográfico no hay trabajo, hay que plantearse la posibilidad de la movilidad geográfica la movilidad geográfica.
  • Busca un nuevo proyecto. Si realmente tienes tiempo y estás harto de que no te hagan caso desde las supuestas empresas que tienen que valorar tú currículum, es mejor volcarse con pasión en algo que realmente te motive: puede ser un blog (siempre lo digo) u otra actividad. Puede ser leer, integrarte en una asociación, el activismo social, etc. Busca una actividad que te mantenga alerta y que veas que es útil para los demás. Pero, como te he dicho antes, no pierdas el norte: buscas empleo, por lo que no abandones esta tarea.
  • Prográmate y organiza cuándo y cómo te vas a poner a buscar trabajo sin que te suponga deprimirte todos los días. Si ya lo ha hecho todo, inténtalo de nuevo. Ponte en contacto con empresas que te interesen. Pide colaborar con organismos, con prensa, da charlas, habla con la gente sobre tu situación, mantente activo.
  • No estás solo. Si estás desempleado y crees que eres un ser raro que nadie mira en las reuniones sociales, piensa que como tú hay cerca de seis millones de personas en España. Esto no es para consolarse, pero es la visión colectiva de la que te hablaba. Intenta cooperar con gente que está en tu misma situación, así podréis ayudaros los unos a los otros, informaros, reivindicar, organizar eventos de networking, etc. Para mí esto es muy importante y hoy en día, con Internet y las redes sociales, es muy fácil. No se puede vivir el drama del paro en silencio como si fuera la peste. Siempre pongo como ejemplo esta iniciativa: http://noquieroserpls.blogspot.com.es/. Si estás desempleado y quieres visibilidad, ponte en contacto con ellos porque su labor es de agradecer.
  • ¿Qué no tienes Internet en casa por la situación económica? Busca oficinas de empleo que te den esa posibilidad, bibliotecas públicas con ordenadores libres. No uses los ordenadores con Internet públicos para consumir chorradas y videoclips (estoy harto de verlo cada vez que voy a la biblioteca). Tu profesión mientras buscas empleo es ser buscador de empleo; no pierdas el tiempo con tonterías. Tómate en serio a ti mismo si quieres que los demás te tomen en serio.

Te dejo un artículo en el que hay información sobre subsidios y prestaciones a las que podrías tener acceso en caso de que fueras parado de larga duración y cumplieras una serie de requisitos. http://www.20minutos.es/noticia/2139643/0/parado/larga-duracion/salidas/
Recuerda, uno no cambia sus situaciones estando todo el día en plan plañidero, uno cambia su situación luchando. Eso es lo importante: mantenerse luchando siempre.
¡¡ÁNIMO!!
@Hecjer

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Demoledores datos que deben ser acicate para aquellos que creemos que en nuestra sociedad hay potencialidades para el cambio pero no termina de existir la voluntad política de llevarlo a cabo.

    PD. Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Manolo. Sí, los datos hablan por sí solos y no dicen nada bueno.
    Un saludo!

    ResponderEliminar