miércoles, 7 de mayo de 2014

La importancia de la neutralidad en la red




Enrique Dans escribió hace unos días un post en su blog sobre la importancia de la neutralidad en la red. Me parece muy interesante plantear este debate, porque Internet es un canal en el que todo el mundo quiere meter mano para doblegar la red hacia un interés comercial u otro.
Ahora mismo, los bits son bits, independientemente de que pertenezcan a una gran empresa o a este humilde blog. La neutralidad en la red permite que nuestros contenidos viajen a la misma velocidad por el ciberespacio. ¿Qué pasaría si una empresa que pagase más a una operadora tuviera privilegios a la hora de mover sus contenidos? Pues que el que tenga dinero irá en autopista y los que nopor un camino de cabras. Se creará así una dualidad en la red fruto de la desigualdad y del poder de presión de las grandes corporaciones

Las operadoras, si se termina con la neutralidad en la red y tal como expresa Dans, se convertirán en “aduaneros”; filtrarán y entorpecerán aquellos contenidos que no les interesan o que, previamente y como es de esperar, no hayan pasado por caja. Como veis, las posibilidades de censura se multiplican por mil.

El principio fundamental de Internet es que la información es libre. Sin este axioma, se romperían las reglas del juego y volveríamos a la época en la que grandes empresas  decidían qué contenidos se publicaban o no dependiendo de su interés particular; o a esos tiempos en los que el gobierno reparte repartía licencias y, a base de publicidad institucional, determinaba qué grupos mediáticos podían existir en un país. Internet es la suma de cada uno de los internautas que generamos y  consumimos contenidos. Entre todos hacemos que la red sea la base de información más grande de la historia de la humanidad pero, como siempre pasa, cuando algo tiene posibilidades de negocio, todo el mundo pretende arrimar el ascua a su sardina.

Recientemente, Brasil  ha creado un Marco Civil que pretende garantizar la neutralidad en la red. Me parece que ese es el camino que deben seguir el resto de países. En España es hora de desarrollar un marco normativo que busque no  garantizar los derechos de los lobbies y de las corporaciones, sino los de los ciudadanos en general. Hay que saber armonizar la libertad de expresión, la privacidad y la neutralidad en la red, como se dice en la noticia anteriormente enlazada. Para esto, es hora de combatir tanto las presiones lobistas como los casos de espionaje de los que hemos sido testigos en tiempos anteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario