jueves, 15 de mayo de 2014

Tecnología, evaluación y exámenes




A ninguno, o casi ninguno, nos ha gustado nunca que nos examinen. Resulta una experiencia que provoca nervios y que, en muchas ocasiones, puede no determinar bien lo que has aprendido o no en un área de conocimiento concreta.

Leo que, recientemente, se ha desarrollado un software que puede permitir un seguimiento del trabajo del alumno de forma asidua, lo que podría poner punto y final a los tan odiados  exámenes. Atendiendo a criterios como el esfuerzo o, por otro lado, centrando la formación en la adquisición de competencias concretas, la tecnología puede facilitar que nos olvidemos de jugárnoslas cada  trimestre al todo o nada y podamos plantear nuestro aprendizaje como un camino constante y permanente en el que lo importante es ir alcanzando metas, no que te califiquen.

El problema de todo esto, en mi opinión, es que primero hace falta que todos los alumnos tengan acceso a una educación de calidad que pudiera abordar y abarcar este nuevo modelo. Pero, en segundo lugar, como puede pasar con unas oposiciones u otras pruebas selectivas, la cuestión es que hay determinadas facetas en la vida que requieren de una prueba objetiva, y hasta ahora, no se ha intentado implementar algún innovador proceso evaluativo que elimine las atosigadoras pruebas en determinados casos.

El dilema no es sólo exámenes sí, exámenes no. La educación “formal”, en la era digital, está siendo cada vez más cuestionada. ¿Podemos seguir reproduciendo de por vida un modelo educativo propio de la Revolución Industrial decimonónica? No soy pedagogo, pero es evidente que vivimos un progreso del conocimiento sin límites, y que hoy en día, gracias a Internet, es más importante saber administrar ese conocimiento que acumular datos ilimitados en un cerebro infantil-adolescente. Manejar herramientas, espíritu crítico, capacidad de análisis… son capacidades hoy en día igual o más importantes que conocer fechas y datos precisos.

Es como cuando se envía un trabajo en el colegio y luego el niño trae unas páginas copiadas de la Wikipedia. El profesor no puede quejarse, el niño ha elegido la opción que optimiza más sus recursos de tiempo y esfuerzo. Pero, ¿y si nos planteamos los trabajos como algo distinto a la búsqueda de información?, me explico: en vez de exigir buscar conocimientos, se puede exigir el análisis de dicha información. ¿Cuál es tu opinión sobre esto? Vale, busca fechas en la Wikipedia, pero me interesa que interpretes lo que lees. ¿No sería eso más racional dada las circunstancias?
Para un Estado es más sencillo organizar la educación de forma industrial, al fin y al cabo la creatividad y el espíritu crítico exigen un esfuerzo que a veces desde la administración no se quiere o no se puede abordar. Pero, además, ¿qué harían los gobiernos si la gente tuviera capacidad de crítica?

No hay comentarios:

Publicar un comentario