jueves, 24 de julio de 2014

El caso Gowex y los falsos emprendedores


http://blogs.20minutos.es/un-cuento-corriente/files/2014/07/img_7016.jpg
Fuente imagen: 20 minutos


La empresa de wifi Gowex, ejemplo no hace mucho de negocio de éxito, y su líder Jenaro García, ejemplo no hace mucho de emprendedor solvente, han recibido un palo tremendo. O, mejor dicho, la noticia nos ha dado un golpe a los demás. Y es que dicho ejecutivo había camuflado las cuentas, colocando resultados positivos y beneficios donde no los había. En fin, un desastre.

El Mercado Alternativo Bursátil (MAB), en el que cotiza Gowex, supuestamente era un foro con condiciones más laxas para determinadas corporaciones que querían acceder e intentar hacerse un hueco en el mundo de las grandes empresas. En esto que llegó Gotham City Research, una firma de análisis famosa por sus informes negativos sobre determinadas compañías. Usando información no muy profunda, lo que demuestra cómo el negocio de Gowex ha crecido dejándonos a todos por tontos, ésta desmonta el aparato económico de Jenaro hasta dejarlo en los huesos. Veamos algunos puntos que desvela el informe:



  • Los gastos de auditoría eran de unos 50.000 euros de media en los tres últimos años, muy por debajo de otras empresas con el nivel de facturación de Gowex, que pagan entre 10 y 20 veces más. Esto demuestra que no era muy importante gestionar bien las cuentas. Por cierto, su auditor está siendobuscado por las autoridades.
  • ¿Cómo es posible que las cifras de negocios tuvieran un crecimiento tan meteórico? El wifi gratis tiene poco margen e, incluso, muchas compañías del sector tienen pérdidas. Claro, si no es la administración la que paga, ¿dónde está el negocio?
  • Ninguna de las grandes operadoras (como las españolas Telefónica, Colt, Jazztel u Orange) tienen ninguna relación comercial con Gowex. Jenaro García había creado algunas sociedades turbias para justificar las cifras.
  • Gowex estableció que la contratación por parte del ayuntamiento de Nueva York ascendía a 7,5 millones de dólares cuando, en realidad, no llegaba a los 200.000 dólares.


También hay otro aspecto importante, sobre todo cuando no hay dinero público para casi nada: “Las subvenciones, préstamos vinculados a Economía o Industria, y el Banco Europeo de Inversiones concedidos a Gowex llegan a casi 30 millones de euros hasta 2013”. Un disparate.

Los que piden mercado sin controles se llevan la mano a la cabeza y dicen que algo ha fallado en los controles, pero, además, la ligereza con la que se conceden préstamos subvencionados por parte del ICO da que pensar. Jenaro García ha reconocido el trapicheo, incluso se le ha encontrado una cuenta en Luxemburgo con varios millones, y seguimos preguntándonos cómo nadie lo había visto.

La sensación que dan estos casos y otros tantos que hay en España es que sólo la opacidad, la cercanía con el poder y las malas prácticas hacen que un negocio florezca y crezca como la espuma. ¿Cómo pudo ser todo el mundo engañado por García y creerse lo de Gowex? Pues porque, en la economía de la burbuja, todo lo que suena bien y se mueve por las altas esferas al final cuela. Tanto que explota y entonces, como os comentaba, pedimos que nos resuelvan los problemas y que haya más control. Lo importante es prevenir, como en la salud.

La falta de supervisión  efectiva nos debe hacer reflexionar también sobre Gotham, una empresa que ha tejido su análisis usando la información que muchos podían encontrar en Intern(como establece Dans en este artículo).  Sin la red hubiera tardado más en ver la luz este fraude. La trasparencia, en todas las facetas de la vida en la que el poder intercede, es necesaria. Internet debe estar al servicio del control constante de dicho poder, tanto económico como político -que funciona en red, como bien plantea Manuel  Castells (http://politologoenred.blogspot.com.es/2013/01/analisis-del-libro-redes-de-indignacion.html )- para facilitar al ciudadano una discusión libre y una elección lo más racional posible.

Para concluir, qué malos ejemplos damos para la cultura emprendedora con estos casos como el de Jenaro.  ¿Es que la honradez y la honestidad no son valores?

No hay comentarios:

Publicar un comentario