jueves, 30 de octubre de 2014

El empleo juvenil en España




Fuente: 20 minutos
Se ha publicado por parte del INJUVE un interesante informe sobre el empleo juvenil realizado por Equipo de Investigación FundaciónNovia Salcedo.   El panorama que nos encontramos en las nuevas sociedades avanzadas es que: 

“Los empleos seguros, que fueron habituales para generaciones anteriores en las economías avanzadas, resultan casi impensables para la juventud actual. El empleo informal sigue estando muy extendido entre los jóvenes, y la transición al trabajo decente y digno es muy lenta y complicada. Las cifras que maneja la OIT reflejan que actualmente hay  73 millones de jóvenes desempleados en edades comprendidas entre  los 15 y 24 años.” (pág.10)


Si la flexibilidad se torna en precariedad, los jóvenes lo tienen muy crudo para construir su propio proyecto de vida y familia con sueldos temporales y escasos.  Se estima que “En 2011, el empleo juvenil a tiempo parcial como proporción del total del empleo juvenil en Europa era del 25 por ciento. Otro 40,5 por ciento de los jóvenes empleados en la región trabajaban con contratos tem­porales”. (pág. 20)


Seguimos leyendo “la tasa de desempleo juvenil alcanzó en 2012 un nivel sin precedentes  en los últimos decenios del 18,1 por ciento, aumentando hasta un 24,9  por ciento en las economías desarrolladas y la Unión Europea entre  2008 y 2012”. En España supera el 50% y en Andalucía, por ejemplo, el 60%. Si no existiera la red familiar esta situación provocaría graves disturbios y tensiones sociales.


¿Qué motivos podemos destacar que expliquen esta situación? El informe enumera algunas:

·          La sobreeducación y el exce­so de competencias coexisten con la subeducación y la escasez de competencias” (Pág. 13). Es importante, puesto que por ejemplo en España pasamos de gente muy cualificada a otra que sólo tiene la ESO. Los jóvenes con escasa cualificación son los que engrosan las cifras  del paro.


·         “Todos los jóvenes, dondequiera que vivan y cualquiera que sea su procedencia, necesitan adquirir competencias que los pre­paren para ocupar empleos dignos a fin de poder prosperar y participar plenamente en la sociedad”. (Pág. 15). En este sentido, es importante también recalcar la responsabilidad del poder político en dinamizar políticas educativas y laborales que se enfoquen a la inserción profesional de los jóvenes.


El estudio continúa analizando la situación de España a través de los datos de la Encuesta de Población Activa, además de hacer un repaso a las distintas medidas existentes tanto en la UE como en nuestro país para fomentar la empleabilidad y la inserción de los jóvenes.







Lecturas recomendadas.

No os perdáis esta noticia: “Casi la mitad de los titulados universitarios que trabaja no tiene un empleo acorde a su nivel de estudios”. Esto relativiza un poco  los datos a los que me hice eco aquí sobre la inserción laboral de los estudiantes.  Que el porcentaje de paro de las personas con formación sea menor no quiere decir que trabajen en lo que han estudiado, ni siquiera que sus trabajos no sean precarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario