viernes, 3 de octubre de 2014

Mi nuevo artículo de prensa: "Vicio, Vicio…. Y Producto Interior Bruto"



 Os dejo mi nuevo artículo en Almería 360

Una de mis canciones favoritas del grupo de rock Reincidentes se llama “Vicio”. Cuando la escuchas te das cuenta de que, si nos ponemos estrictos, estamos rodeados de señales y productos estimulantes que llevan a más de uno a perder la cabeza. La canción arranca de esta forma: “Videojuegos, tragaperras, en el bingo, café y copa… Todo vicio. Teleadicción, revistas del corazón, peluquería… Todo vicio…”, y así un largo etcétera que abarcaría la prostitución y otras drogas ilegales, tradicionalmente señaladas como las peores tentaciones en las que puede caer un humano de bien. Vicio y más vicio, y luego a echarle la culpa a la sociedad de nuestros males. 

Les comento esto porque ha saltado a la palestra el hecho, que ya llevaba tiempo debatiéndose, de que a partir de ahora se incorporarán en el cálculo del PIB las drogas y la prostitución (además de otros cambios metodológicos). Los técnicos del Instituto Nacional de Estadística se han devanado los sesos para poder calcular cuánto dinero mueven los pecados inconfesables e ilegales de los españoles. Les doy una cifra: 26.193 millones de euros es lo que se verá aumentado el PIB con dichas modificaciones, de los cuales, 9.000 millones de euros  serían computables actividades ilícitas. Nada más y nada menos que un 0,87% del PIB. 

Si nos comparamos con los países de nuestro entorno europeo, España ostenta récord en actividades inconfesables. Ya lo saben ustedes, nos gusta más una fiesta que a un tonto un lápiz. Luego nos quejamos de que nos visiten los turistas con ganas de desfasar;  si es que se lo ponemos en bandeja. Para que se hagan una idea, les facilito a continuación  el porcentaje de dichas actividades ilegales en algunos de esos países europeos:

-Reino Unido: 0,7%
-Eslovenia: 0,1%
-Alemania: 0,1%
-Italia (estimación): 1%
-Portugal: 0,4%
-Luxemburgo: 0,2%
-Suecia: 0,17%
Sólo nos gana Italia. Qué tendrá el Mediterráneo que nos impide ver la línea que separa el bien y el mal. 

Que nadie se equivoque, este nuevo cálculo del PIB no supone que el Estado recaude más ni que seamos más ricos. Nos va la marcha, pero la hipocresía es algo bien anclado en nuestra sociedad: sectores cada vez más amplios de personas consumen o bien drogas, o bien servicios de prostitución, pero luego no se atreven a afrontar con valentía estas situaciones encaminando las políticas hacia una legalización controlada -véanse Holanda o Uruguay-, por ejemplo, del cannabis, o una regulación de la prostitución, dándole cobertura sanitaria y laboral a las personas que la ejerzan. La tradición nos inculca que el pecado no es problema si luego te arrepientes y confiesas en privado, pero, eso sí, pecado es y mejor que nadie lo vea públicamente.

Algún día en Europa, y  particularmente en España, más allá del impacto económico de la actividad en sí, deberemos plantearnos seriamente la inutilidad de las políticas actuales relacionadas con las drogas. Muchos años y dinero perdido cuando vemos que la industria del crimen organizado derivado del narcotráfico se engrasa muy bien año tras año gracias a una demanda siempre constante y rígida. Que el Estado controle el consumo de una sustancia está encaminado precisamente a controlar calidad y cantidad, que es indispensable cuando alguien toma por ejemplo un fármaco. Mayor control no significa que todo sea legal y que tengamos que volvernos todos unos drogadictos por razones burocráticas; al revés: la clandestinidad impide a las autoridades supervisar mejor qué se mueve por el mercado y, por extensión,  poder limitar el acceso a sustancias peligrosas sin información y un mínimo de control sanitario.
Veo bastante improbable que los gobiernos europeos cambien sus políticas en torno a este ámbito tan polémico, por lo que el maquillaje en el PIB tiene unos componentes más bien artificiales que no logro entender del todo.
Quizás Reincidentes debería de terminar su canción cantando: “vicio, vicio… y Producto Interior Bruto”.
@Hecjer

No hay comentarios:

Publicar un comentario