viernes, 31 de octubre de 2014

Nuevo artículo: "Empleo, ofertas y networking"

Artículo publicado también en eproform

Dado que el mercado laboral se está trasformando radicalmente -predominando cada vez más los trabajos temporales, de media jornada o, directamente, los ofrecidos a autónomos-, debemos conocer también por dónde se mueven las ofertas de empleo en este universo cambiante.
Según un estudio realizado por Lee Hecht Harrison, “sólo el 20% de las ofertas de empleo que se generan en España es visible. Esto significa que el otro 80% permanece en lo que se denomina mercado oculto o no visible de las ofertas de empleo”.

Las empresas, mayoritariamente, prefieren no hacer públicas sus vacantes; optan por acudir a sus propias fuentes de reclutamiento cuando no piden referencias a personas de confianza. Pongo un ejemplo práctico: supongamos que tenemos un bar y necesito un camarero. Antes de acudir al servicio público de empleo, a las ETT, a las agencias de colocación, etc., prefiero buscar en mi círculo cercano. Si no hay nadie, pregunto o bien a la gente que trabaja conmigo o a los amigos. En último caso, si dentro de mi red no encuentro a nadie, entonces me decantaré por otras redes más bien formales.

Si nos situamos en el otro lado, desde la perspectiva de la persona que busca trabajo, es evidente que nos interesa estar en aquellos círculos en los que pueda predominar la contratación de personas con nuestro perfil. Sé que somos pesados con lo de la red de contactos, pero es que las cifras hablan por sí solas.
¿Cómo puedo integrarme en esta red? Además de presentar tu autocandidatura, o sea, el envío del currículum de toda la vida, podemos articular otro tipo de estrategias.

En un interesante artículo de Expansión se establecía como meta tomarnos la búsqueda de empleo como un trabajo. Bajo el título de “Ocho horas para encontrar tu próximo puesto de trabajo”, nos aconsejaban ordenar nuestro tiempo para acometer varias actividades que creo que son interesantes:
  • Dividir la acción en zonas geográficas y acudir personalmente a ofrecer la candidatura personal.
  • Quedar a comer con algún contacto
  • Buscar contactos a través de las redes sociales o acudir a ferias, foros y eventos en los que encontrar y conocer profesionales que puedan ayudar a encontrar un nuevo puesto.
  • Si conseguimos hacer algún contacto en estos eventos anteriormente citados, no sería mala idea quedar a tomar un café.
Es evidente que esta puesta en marcha es exigente, pero todos sabemos que buscar trabajo es un tremendamente duro. Las probabilidades de encontrar un empleo en ese mar inmenso de ofertas efímeras que vemos todos los días -que, a la postre, me parece de una saturación permanente- es baja. Incrementaremos nuestras posibilidades dándonos cuenta de que, como ese bar imaginario al que aludía, es estar en el círculo adecuado lo que nos abre más puertas.
Si, como yo, sois personas activas en redes sociales, es el momento de diseñar un buen plan – en caso de que no lo tengáis-. No hay que olvidarse de participar en los Grupos de Linkedin de especial interés, seguir las cuentas de Twitter de profesionales de nuestro sector o disociar el Facebook profesional del personal. Además, un blog profesional que os sirva como herramienta de administración y gestión de toda la información de vuestro sector llamará la atención de aquellas personas y/o empresas que os puedan contratar.
@hecjer

No hay comentarios:

Publicar un comentario