viernes, 28 de noviembre de 2014

¿Cambio de rumbo con el artículo 135 de la Constitución?




Las últimas encuestas -que dan a Podemos el  28,3% de los votos- están desatando cambios y pasiones. Vemos cómo sigue la campaña del miedo incitada por el PP, buscando movilizar a su electorado más fiel. Esta campaña no sólo buscaría asegurarse de que el temor a la hipotética revolución desconocida liderada por Pablo Iglesias saque a votar a todo elector potencial, sino que, además, parece que entre su arsenal estratégico se encuentra la hipótesis de que Podemos divide el voto de la izquierda aún más.
 Lo que ocurre es que, leyendo las encuestas, todo indica que, poco a poco, Podemos está concentrando demasiado voto, de ahí que los resultados le sean cada vez más favorables y el bipartidismo, en teoría, esté cada vez más tocado.

Otro actor del bipartidismo, el PSOE, ha cambiado de hoja de ruta recientemente. Ahora resulta que se arrepiente de modificar el artículo135 de la Constitución española.  Pedro Sánchez, el secretario general de los socialistas, ha expresado que su cambio de opinión se debe a que el PP ha utilizado dicha modificación constitucional para hacer recortes en educación y sanidad. Qué se esperaba; cuando priorizas el pago de la deuda a cualquier otra cosa, y viendo la deuda que tenemos y que no se quiere reestructurar, la tijera se dirige hacia zonas sensibles sí o sí.

Es evidente que el PSOE tiene que cambiar su estrategia si quiere ganar las elecciones. Si la carrera de fondo hasta los comicios nacionales es encabezada por tres partidos, quien vaya tercero notará en la espalda el peso de la ley electoral. De forma implacable, quedará muy relegada en el reparto de escaños y eso es algo que no debe sufrir ningún partido que aspire a gobernar.  

IU se sorprende por el cambio del PSOE, pero el PP sigue con su camino de llamar populismo a todo lo que no comulgue con ellos. Pero, claro, si cambias la Constitución para plegarte a los intereses de Alemania, y luego  no quieres meterle mano para cambiar el Senado, reconfigurar el espacio que debe tener Cataluña -y otras comunidades- en España, etc., es normal que la polémica esté servida.  ¿Sirve de algo votar? ¿Tenemos soberanía como país o no?

La política está para solucionar problemas, y parece que el gobierno sigue creyendo que la realidad social y política está avanzando positivamente y que la corrupción, la pobreza y el desempleo no son tan malos como para que le haga perder unas elecciones.
En fin,  no podemos decir que el panorama político no está entretenido.

 Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario