miércoles, 29 de abril de 2015

Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2015: principales datos y conclusiones




Vamos a analizar hoy los principales datos publicados por la Encuesta de Población Activa correspondiente al primer trimestre de 2015. 

Por un lado, “la ocupación desciende en 114.300 personas en el primer trimestre de 2015 respecto al cuarto del año anterior (variación del -0,65%), situándose el total de ocupados en 17.454.800. En términos desestacionalizados la variación trimestral es del 0,43%. El empleo ha crecido en 504.200 personas en los 12 últimos meses. La  variación anual es del 2,97”. 

Que baje la ocupación es mala noticia, puesto que demuestra que se está creando menos empleo, pero es algo que venimos viendo desde hace tiempo. Al bajar la población activa, es posible que el espejismo de que se reduce drásticamente el paro se acentúe. Hay que recordar a qué se debe que los activos disminuyan en España: emigración, vuelta de los inmigrantes a sus países o  abandono la búsqueda de empleo por cansancio al no encontrar nada.  También que se incrementen las jubilaciones, evidentemente. De hecho, “el número de activos disminuye este trimestre en 127.400 hasta 22.899.400. La tasa  de actividad baja 0,32 puntos hasta el 59,45%”. Eso sí, según la EPA,  “en el último año la población activa ha aumentado en 15.500 personas”. Datos muy débiles, como todo el mundo entiende. 

Más información: “el total de asalariados con contrato indefinido aumenta en 25.300 este trimestre,  mientras que el de asalariados con contrato temporal baja en 114.500. En el último  año el empleo indefinido se ha incrementado en 289.700 personas y el temporal en  174.800”. Si bien es cierto que el incremento de la contratación indefinida es una buena noticia, todavía sigue siendo insuficiente.

En cuanto a los sectores  económicos, “la ocupación aumenta este trimestre en la  Construcción (30.300 más) y la Industria (2.300), y baja en los  Servicios (135.400 menos) y la  Agricultura (11.500). En el  último año ha subido en los  Servicios (334.900 ocupados más), la  Industria (142.500) y la Construcción (118.500) y ha descendido en la  Agricultura (91.700 menos)”. Esto refleja una cuestión que no me interesa soslayar. De nuevo, parece que estamos reproduciendo el modelo económico que nos ha traído hasta esta crisis, siendo la construcción el sector que mejor se ha comportado en este trimestre y de los principales en los últimos doce meses. ¿No hemos aprendido nada sobre nuestro deficiente modelo productivo? ¿Terminaremos con otra burbuja?

En cuanto al  número de parados, “baja este trimestre en 13.100 personas respecto al cuarto  (variación del -0,24%) y se sitúa en 5.444.600. En términos desestacionalizados la  variación trimestral es del -2,51%. En los 12 últimos meses el paro ha disminuido en  488.700 personas”. Si hablamos de  la tasa de paro, ésta “sube siete centésimas y se sitúa en el 23,78%. En los 12 últimos meses ha descendido 2,15 puntos”.  Con esta tasa de paro, parece un insulto hablar de recuperación.

Más elementos interesantes para el análisis: “en los 12 últimos meses el número de asalariados ha subido en 464.400 y el de trabajadores por cuenta propia en 40.700, fundamentalmente debido al aumento de 44.500  empresarios sin asalariados o trabajadores independientes”. Esta tendencia puede llevarnos a pensar que el espíritu emprendedor se infla por instantes, pero creo que es más correcto decir que están proliferando los falsos autónomos y los económicamente dependientes, lo que es una forma encubierta -en un porcentaje importante de los casos- de eludir la contratación laboral tradicional que conllevaría respetar unos  derechos adquiridos.

En cuanto a los hogares con todos  sus miembros activos en paro, estos  aumentan este trimestre en 27.300, hasta un total de 1.793.600. Por otro lado, el número de hogares en los que todos  sus miembros activos están ocupados disminuye en 18.700, hasta 9.091.400. Este dato es estremecedor, a pesar de que “en los últimos 12 meses, el número de hogares con  al menos un miembro activo en los que todos están en paro se ha reducido en 185.400, mientras que los que tienen a todos sus  activos ocupados ha crecido en 431.800”. De nuevo, una bajada claramente insuficiente que refleja un enquistamiento de la situación desesperada de muchas familias.

Conclusiones
En primer lugar, podemos leer en la prensa con datos de la EPA que, al menos, el  57% de los empleados a tiempo parcial en España lo hace a su pesar, o sea, que querría trabajar más horas. Como es lógico, un contrato a tiempo parcial significa un empleo peor remunerado que a jornada completa. Que un porcentaje tan elevado eche en falta más horas de trabajo demuestra que el modelo flexible de contratos parciales no está contentando al grueso de los trabajadores que se ven abocados a escoger esta vía. Este subempleo, como se denomina, afecta en España a 2,2 millones de personas y también abarcaría a los que trabajan en empleos inferiores a su cualificación. De hecho, “uno de cada tres trabajadores con un empleo precario es licenciado”. En fin, lamentable. Si nuestros mejores cerebros se ven obligados a elegir entre paro, precariedad o marcharse, se terminarán yendo. Así no levantaremos cabeza.




No hay comentarios:

Publicar un comentario