lunes, 6 de abril de 2015

Tu perfil es observado constantemente en la red, si destacas






Víctor Candel escribió hace poco una entrada en su blog sobre la búsqueda de empleados a través de la red que me pareció bastante interesante. En ella, nos comenta las formas que puede tener un reclutador para rastrear nuestros pasos en Internet sin que nos demos cuenta.

No es necesario que nos sigan en Twitter ni que sean nuestros amigos de Facebook ni que veamos su cara en nuestro blog. Tampoco que nos pidan contacto en Linkedin. Un reclutador puede rastrear y leer nuestro contenido, observar detenidamente nuestra reputación digital sin que lo veamos. Si es un cazatalentos, es muy probable que nuestro perfil pueda estar en su punto de mira. Pero, si existen miles de perfiles y personas compartiendo contenido, ¿cómo destacar? Esta es la eterna pregunta.

No basta con tener redes sociales abiertas: hay que hacerse con un blog. No basta con el blog: hay que actualizarlo con relativa frecuencia; si es todas las semanas, mejor. No basta con actualizar: tienes que buscar calidad, difundir, entrevistarte con gente y establecer una buena red de contactos.  En fin, ya lo hemos comentado muchas veces, todo esto de la búsqueda de clientes exige una buena planificación.
Cuando hablamos de visibilidad, lo hacemos fundamentalmente para que ese reclutador que anda por la red se tope contigo en diversas ocasiones. Que puedas llamar su atención favorablemente es crucial. Pero no sólo tiene que ser un reclutador, imagínate que tienes una empresa y buscas a alguien. Dentro de tu red de contactos corriente no encuentras el perfil que deseas. Resulta que eres una persona  activa en las redes y decides darles un repaso a ver quién hay. Al toparte con un profesional con bastante actividad, y de calidad, el siguiente paso será entrevistarse con él. Pero el contacto ya está  iniciado. 

Que seas alguien visible, con contactos y dinámico, es crucial en la sociedad laboral en la que vivimos. Sin menospreciar la importancia de la formación y los idiomas, la constancia y el saber hacer, considero que cada vez es más importante ser conocido por la gente adecuada que pasar desapercibido incluso siendo un crack.
Las redes sociales, las que están dentro y fuera de la red, se basan en la confianza. Tus amigos y familiares son gente que confía en ti y tú en ellos. Las relaciones profesionales y laborales, también se basan en la confianza. Si nadie confía en nosotros, difícil será que nos contraten. Y para confiar en nosotros nos tienes que conocer, lo cual, en este universo 2.0 todo parece más fácil de lo que realmente es.  ¿Por qué digo esto? Porque desvirtualizarse es más importante de lo que parece. Que esto de moverte por la red está muy bien, pero conocer en persona a alguien multiplica tus posibilidades. Este es uno de los motivos por los que considero que la planificación de la búsqueda de empleo tiene que abarcar por igual el mundo online y el offline. Si te curras mucho el segundo, es hora de dar el paso y empezar a evolucionar en el primero y viceversa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada