lunes, 11 de mayo de 2015

Carreras con salida




Los que estudiamos carreras de letras (en mi caso, mixtas, porque me licencié en Ciencias Políticas), ya partíamos del hecho de que no íbamos a tener tantas opciones de encontrar trabajo como con otros estudios. Todavía sigue la misma tendencia.

Según los últimos datos, “quienes han cursado estudios de Veterinaria y de Matemática y Estadística tienen menores tasas de paro en España que las personas que han optado por otras especialidades o se han quedado en la formación básica, según datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA)”. Vayamos viendo el porcentaje detallado de inserción laboral de dichas carreras:

  • Veterinaria: tasa de empleo del 80,48%.
  • Matemáticos y estadísticos: tasa de empleo del 78,64%.
  • Informáticos: tasa del 76,95%.
  • Periodismo e información: 74,21%.
  • Derecho: 73,5%.

Las personas que sólo tienen formación básica cuentan con tasas de empleo del 34,1%, muy lejos de cualquier dato que refleje la formación superior. Esto demuestra que estudiar amplía la probabilidad de encontrar trabajo.

Otro dato que me interesa resaltar es que el “62,12% de la población española de 16 o más años cuenta con programas de formación básica”, o sea, que sólo tienen la educación obligatoria.  Evidentemente, por una cuestión estadística, siempre habrá más parados sin estudios superiores que con estos. Pero es impactante ver cómo un porcentaje tan alto ni siquiera ha optado por una formación profesional, un detalle a tener en cuenta si queremos mejorar la sociedad de cara a la generación de empleo. Además, nos encontramos con un añadido, que no es otro que la profunda división, en este sector de la población, entre los ocupados hombres o mujeres; mientras los primeros cuentan con una tasa de empleo del 40,82%, las segundas sólo ostentan el  27,6%.  Por lo tanto, si en algunas carreras universitarias la tasa de empleo femenino era superior a la masculina, en la población que cuenta con formación básica esta tendencia se invierte y se hace bastante desigual.
Sinceramente me ha sorprendido no ver ninguna ingeniería en este ranking y que el periodismo esté entre las primeras también es un detalle que me ha dejado un poco perplejo. La fama de que el periodismo era una fábrica de parados siempre ha estado encima de la mesa. Es cierto que hay que señalar una cosa y es que el estudio desarrollado por el Instituto Nacional de Estadística no detalla si estos licenciados trabajan en lo que han estudiado o, por ejemplo,  sirven copas. De hecho, sabemos a ciencia cierta que “uno de cada tres trabajadores con un empleo precario es licenciado”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario