viernes, 22 de mayo de 2015

Linkedin: ese gran ¿conocido?




Cuando entrevistamos a Montserrat R. Conesa para charlar sobre el mercado laboral británico, salió a colación la cuestión de Linkedin y la red de contactos. Ella nos comentó que en Reino Unido es costumbre ser “muy pesado” a la hora de interesarse por una empresa en la que se quiere trabajar, mientras en España nos lo tomamos de otra manera. Esta cultura laboral también se trasmite a la citada red social, ya que pretendemos crear un perfil muy bonito y luego sentarnos a esperar. Así no funciona.

En un interesante artículo publicado en Infoautónomos se da una serie de consejos para optimizar Linkedin desde el punto de vista de los negocios. Creo que es extensible a una persona que quiera utilizarlo para buscar empleo. Veamos algunos:



El perfil y las recomendaciones

Es evidente que tienes que tener un perfil lo más completo posible. Además, debes controlar aquellas palabras por las cuáles quieres que se te conozcan. A nivel personal, las capacidades son muy importantes, sobre todo para que nuestro perfil se vaya diferenciando. Por lo tanto, cuida bien de poner aquellas aptitudes y especializaciones que más se adecuen a tu proyecto profesional.


Muchos expertos consideran que lo que ponemos en el extracto es lo crucial. Ser capaz de describir nuestras funciones profesionales en pocos renglones puede ayudar a que cualquier persona se haga una idea general de lo que sabemos hacer.


El artículo recomienda que vayas consiguiendo que otras personas validen tus aptitudes. No sé si eso se ha convertido en un “te valido para que me valides” masivo que tampoco llega a ningún lugar. Lo que ocurre es que en la red nuestra visibilidad depende, en parte, de lo que otros -desconocidos, pero que también están interesados en nuestro sector- ven de nosotros. De ahí que sea importante moverse bien y estudiar qué profesionales y empresas se mueven por donde a mí me interesa. 


Publicar contenido

Fundamental. No sólo colgar en tu muro contenido a tontas y locas, sino preocuparte por buscar grupos en los que puedas compartir información, a la vez que comentas la que otros han dejado. De nuevo creo que tener un blog es crucial, pues no es lo mismo que en Linkedin se mueva información que tú has creado a que sea la de otra persona. No podemos olvidar que la idea es ganar visibilidad.


Lo mejor que podemos trasmitir es que estamos a la última en todo lo que respecta a nuestro mercado. En un mundo tan cambiante, el conocimiento se basa en estar siempre al día, en una constante formación. De hecho, las redes sociales nos permiten conectar con gente y aprender y eso es un potencial nada despreciable.


El artículo, cuyas recomendaciones se basan en el mundo de la empresa, plantea la cuestión de crear tu propio grupo en Linkedin. No es mala idea. Lo que ocurre es que debéis estar atentos a su dinamización y sumarlo a otras posibilidades: Comunidades y páginas Google+, grupos y páginas en Facebook, etc. En fin, que se puede acumular el trabajo socialmedia.



Conclusiones

Presentar un buen perfil, con información detallada de lo que sabemos hacer. Y lo demás es participar y llamar a puertas. Linkedin es para establecer contactos, no para sentarnos a esperar a que nos llamen. Cada vez estoy más de acuerdo con que si no te mueves -esa idea peregrina de que el trabajo viene a por ti-, no conseguirás gran cosa.




Lecturas recomendadas:
El 23% de empresarios españoles no contrataría a alguien que no tuviese un perfil en  #LinkedIn http://ow.ly/NqnWv #socialmedia


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada