viernes, 27 de marzo de 2015

Hablando de pluriempleados y parados en @eProform


 Os dejo mi nuevo artículo en eProform
Hoy me gustaría plantearos un debate. Pero antes introduzco unos datos y reflexiones propias.
Se ha publicado recientemente que el número de demandantes de empleo ocupados se ha incrementado por primera vez en los últimos seis años. Según podemos leer en la nota de prensa publicada por Randstad, elaboradora del estudio, 843.000 demandantes de empleo se encuentran trabajando. “Este dato representa al 14,3% del total de demandantes de empleo registrados. El año pasado el ratio era menor, del 13,9%, y había sufrido una caída prolongada desde 2010, cuando superaba el 17%.”
¿Qué mueve a toda esta gente a buscar otro empleo? Pues, desde mi punto de vista, podríamos encontrar varios alicientes:

  • Que su trabajo sea tremendamente temporal y empiecen a buscar antes de que se les termine el contrato.
  • Que no ganen lo suficiente y quieran buscar otro empleo para compaginarlo con el que tienen.
  • Que estén hartos de lo que hacen y deseen con ansia cambiar de empleo.
A este dato se le suma otro, y es el de que, en España, más de la mitad de los menores de 25 años está en paro. Todo indica que el mercado laboral, según los datos y tendencias, está cada vez más conformado por personas desempleadas, precarios o pluriempleados.
Parece que el empleo es un bien escaso o, por lo menos, el de calidad. El ajuste de las sociedades tecnológicamente avanzadas a las constantes crisis y las veleidades de una economía de mercado dinámica está pasando, como se ve, por una reducción constante del número de horas de trabajo necesarias para producir. Hace falta menos gente y menos jornada para que el sistema se mantenga, y eso deja en la exclusión a un número significativo de personas.

¿Seguirá sí esta tendencia? Pues es probable si no se cambian las cosas. El economista Niño Becerra ya ha alertado en innumerables ocasiones del grado creciente de exclusión social que conlleva este modelo económico. La cuestión, como siempre, es saber cómo tienen que actuar los poderes públicos y las empresas para que tan agoreros postulados no se terminen por consolidar.
Desde conceptos cercanos a la renta básica, ayudas para garantizar el empleo y los ingresos mínimos o, simplemente, liberalizar el mercado todo lo que se pueda, el debate ideológico está encima de la mesa desde hace tiempo. Sin embargo, parece que las vendas sectarias de muchos -o sus propios intereses particulares- no nos permiten buscar soluciones a los problemas lo antes posible, y todo indica que nos dirigimos a un precipicio sólo porque unas élites no terminan de ver la realidad como es: es imposible articular sociedades democráticas y pacíficas con bolsas de pobreza, desempleo y exclusión enormes. Una vez más, en el equilibrio está la virtud.
Ahora llega el debate. ¿Cómo podemos crear empleo?, ¿luchar contra la precariedad?, ¿mejorar la competitividad de las empresas sin que tengan que bajar sueldos hasta niveles de supervivencia? Espero vuestras respuestas.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Mi nuevo artículo de prensa: sobre expectativas políticas

Os dejo mi nuevo artículo en Almería 360º. Hoy ha tocado reflexionar sobre las expectativas políticas y los desencantos tras las elecciones andaluzas.





Expectativas, política y desencantos

Expectativas, política y desencantos

Artículo publicado en almeria360.com: Expectativas, política y desencantos http://almeria360.com/opinion/25032015_expectativas-politica-y-desencantos_126644.html


Parece que tras las elecciones andaluzas felicidad y desencanto se han repartido a quemarropa. La victoria del PSOE, con 47 escaños, eleva a Susana Díaz a dirigir la Junta de Andalucía sin que se haya notado mucho todo lo destapado por casos como los ERE.  Su estrategia de adelantar las elecciones le ha funcionado: le saca bastante ventaja al PP (que se ha metido un batacazo considerable), no ha permitido que Podemos coja tiempo para asentarse en esta comunidad autónoma y consigue que IU ni siquiera pueda maniobrar para intentar subvertir la precaria situación que atraviesa desde hace un tiempo. A la coalición de izquierdas le ha pasado factura no solo gobernar con el PSOE, sino una estrategia fallida que desde el 15M da la sensación de que, desgraciadamente, llega a todos los sitios tarde y sin aliento, adelantada por los nuevos fenómenos políticos que van surgiendo y que han terminado por desencadenar el origen de Podemos. Digo desgraciadamente porque veo que Izquierda Unida es la gran perjudicada del panorama político español, ya sea por el voto útil a PSOE, ya sea por el auge de Podemos. Si escuchamos los discursos y el programa político de IU, por ejemplo, en contra del tratado de Maastrich, nos damos cuenta de que avisaron de mucho de lo que estamos viendo ahora con esto de la crisis. Pero, claro, también está enredada en sus propias contradicciones internas, problemas como las tarjetas black y más aspectos estratégicos que no han sabido o querido gestionar. 

Por lo tanto, el PSOE consigue elevarse pletórico y eufórico ante una situación que, a priori, parecía arriesgada: que adelantar los comicios no tuviera el resultado cercano a lo deseado, que no es otra cosa que gobernar en solitario.

Parece que Podemos, con 15 escaños, consigue una histórica entrada en el parlamento andaluz que le sabe a poco. Aunque es entendible que, siendo una formación nueva y primeriza, estos resultados sean más que aceptables; las aspiraciones grandiosas de canalizar una mayoría social a través de sus siglas queda lejos. ¿Veremos en las elecciones nacionales un panorama parecido? O sea, ¿se situará Podemos como tercera fuerza política algo lejos de las dos primeras? Porque otra cosa es evidente: el bipartidismo está tocado, pero no hundido. Sumando como suman PSOE y PP más del 60% del voto en Andalucía, quizás hayamos comprado la piel del oso antes de cazarlo.
En política es mejor no tener grandes expectativas. Lo siento si sueno cínico. Entiendo la importancia de los sentimientos en política, pero la realidad puede ser de una dureza exacerbada. Además, en cuanto a la indignación, todavía no está claro que todo el descontento se vaya a canalizar por la formación dirigida por Pablo Iglesias. ¿Puede ser Ciudadanos otro partido beneficiado por el voto de la indignación? No digo que Podemos no termine por convertirse en una alternativa de gobierno, tan sólo planteo que  la estrategia de intentar ser una fuerza trasversal quizás no cumpla el propósito nuclear de acumular una mayoría absoluta para gobernar España. Por lo menos, a corto o medio plazo.

 La situación es compleja. Por un lado, si eres una fuerza política nueva y que quiere drásticos cambios tienes que ilusionar a la gente convenciendo de que, si ganas, puede trasformar la sociedad a mejor. O sea, que vas a cambiar la vida de todos y cada uno de los individuos que te apoyan. Si los resultados electorales no son muy buenos, es posible que el desánimo se extienda y pierdas la fuerza que impulsa la espontaneidad y la novedad. Por otro lado, si llegas a gobernar y la mayoría social no ve que su vida cambie tanto como le habías prometido, entonces puede surgir una crisis de expectativas, lo que, a la postre, puede llevarnos a una situación llena de incertidumbre, fragmentación  y más desencanto. Este es el riesgo que cualquier fuerza política que pretenda transformar el país debe asumir.
¿Qué futuro nos depara?
@Hecjer



Parece que tras las elecciones andaluzas felicidad y desencanto se han repartido a quemarropa. La victoria del PSOE, con 47 escaños, eleva a Susana Díaz a dirigir la Junta de Andalucía sin que se haya notado mucho todo lo destapado por casos como los ERE. Su estrategia de adelantar las elecciones le ha funcionado: le saca bastante ventaja al PP (que se ha metido un batacazo considerable), no ha permitido que Podemos coja tiempo para asentarse en esta comunidad autónoma y consigue que IU ni siquiera pueda maniobrar para intentar subvertir la precaria situación que atraviesa desde hace un tiempo. A la coalición de izquierdas le ha pasado factura no solo gobernar con el PSOE, sino una estrategia fallida que desde el 15M da la sensación de que, desgraciadamente, llega a todos los sitios tarde y sin aliento, adelantada por los nuevos fenómenos políticos que van surgiendo y que han terminado por desencadenar el origen de Podemos. Digo desgraciadamente porque veo que Izquierda Unida es la gran perjudicada del panorama político español, ya sea por el voto útil a PSOE, ya sea por el auge de Podemos. Si escuchamos los discursos y el programa político de IU, por ejemplo, en contra del tratado de Maastrich, nos damos cuenta de que avisaron de mucho de lo que estamos viendo ahora con esto de la crisis. Pero, claro, también está enredada en sus propias contradicciones internas, problemas como las tarjetas black y más aspectos estratégicos que no han sabido o querido gestionar. Por lo tanto, el PSOE consigue elevarse pletórico y eufórico ante una situación que, a priori, parecía arriesgada: que adelantar los comicios no tuviera el resultado cercano a lo deseado, que no es otra cosa que gobernar en solitario. Parece que Podemos, con 15 escaños, consigue una histórica entrada en el parlamento andaluz que le sabe a poco. Aunque es entendible que, siendo una formación nueva y primeriza, estos resultados sean más que aceptables; las aspiraciones grandiosas de canalizar una mayoría social a través de sus siglas queda lejos. ¿Veremos en las elecciones nacionales un panorama parecido? O sea, ¿se situará Podemos como tercera fuerza política algo lejos de las dos primeras? Porque otra cosa es evidente: el bipartidismo está tocado, pero no hundido. Sumando como suman PSOE y PP más del 60% del voto en Andalucía, quizás hayamos comprado la piel del oso antes de cazarlo. En política es mejor no tener grandes expectativas. Lo siento si sueno cínico. Entiendo la importancia de los sentimientos en política, pero la realidad puede ser de una dureza exacerbada. Además, en cuanto a la indignación, todavía no está claro que todo el descontento se vaya a canalizar por la formación dirigida por Pablo Iglesias. ¿Puede ser Ciudadanos otro partido beneficiado por el voto de la indignación? No digo que Podemos no termine por convertirse en una alternativa de gobierno, tan sólo planteo que la estrategia de intentar ser una fuerza trasversal quizás no cumpla el propósito nuclear de acumular una mayoría absoluta para gobernar España. Por lo menos, a corto o medio plazo. La situación es compleja. Por un lado, si eres una fuerza política nueva y que quiere drásticos cambios tienes que ilusionar a la gente convenciendo de que, si ganas, puede trasformar la sociedad a mejor. O sea, que vas a cambiar la vida de todos y cada uno de los individuos que te apoyan. Si los resultados electorales no son muy buenos, es posible que el desánimo se extienda y pierdas la fuerza que impulsa la espontaneidad y la novedad. Por otro lado, si llegas a gobernar y la mayoría social no ve que su vida cambie tanto como le habías prometido, entonces puede surgir una crisis de expectativas, lo que, a la postre, puede llevarnos a una situación llena de incertidumbre, fragmentación y más desencanto. Este es el riesgo que cualquier fuerza política que pretenda transformar el país debe asumir. ¿Qué futuro nos depara? (¿Qué nos depara el futuro? ) Héctor Jerez es politólogo y consultor laboral. @Hectjer

Artículo publicado en almeria360.com: Expectativas, política y desencantos http://almeria360.com/opinion/25032015_expectativas-politica-y-desencantos_126644.html
Parece que tras las elecciones andaluzas felicidad y desencanto se han repartido a quemarropa. La victoria del PSOE, con 47 escaños, eleva a Susana Díaz a dirigir la Junta de Andalucía sin que se haya notado mucho todo lo destapado por casos como los ERE. Su estrategia de adelantar las elecciones le ha funcionado: le saca bastante ventaja al PP (que se ha metido un batacazo considerable), no ha permitido que Podemos coja tiempo para asentarse en esta comunidad autónoma y consigue que IU ni siquiera pueda maniobrar para intentar subvertir la precaria situación que atraviesa desde hace un tiempo. A la coalición de izquierdas le ha pasado factura no solo gobernar con el PSOE, sino una estrategia fallida que desde el 15M da la sensación de que, desgraciadamente, llega a todos los sitios tarde y sin aliento, adelantada por los nuevos fenómenos políticos que van surgiendo y que han terminado por desencadenar el origen de Podemos. Digo desgraciadamente porque veo que Izquierda Unida es la gran perjudicada del panorama político español, ya sea por el voto útil a PSOE, ya sea por el auge de Podemos. Si escuchamos los discursos y el programa político de IU, por ejemplo, en contra del tratado de Maastrich, nos damos cuenta de que avisaron de mucho de lo que estamos viendo ahora con esto de la crisis. Pero, claro, también está enredada en sus propias contradicciones internas, problemas como las tarjetas black y más aspectos estratégicos que no han sabido o querido gestionar. Por lo tanto, el PSOE consigue elevarse pletórico y eufórico ante una situación que, a priori, parecía arriesgada: que adelantar los comicios no tuviera el resultado cercano a lo deseado, que no es otra cosa que gobernar en solitario. Parece que Podemos, con 15 escaños, consigue una histórica entrada en el parlamento andaluz que le sabe a poco. Aunque es entendible que, siendo una formación nueva y primeriza, estos resultados sean más que aceptables; las aspiraciones grandiosas de canalizar una mayoría social a través de sus siglas queda lejos. ¿Veremos en las elecciones nacionales un panorama parecido? O sea, ¿se situará Podemos como tercera fuerza política algo lejos de las dos primeras? Porque otra cosa es evidente: el bipartidismo está tocado, pero no hundido. Sumando como suman PSOE y PP más del 60% del voto en Andalucía, quizás hayamos comprado la piel del oso antes de cazarlo. En política es mejor no tener grandes expectativas. Lo siento si sueno cínico. Entiendo la importancia de los sentimientos en política, pero la realidad puede ser de una dureza exacerbada. Además, en cuanto a la indignación, todavía no está claro que todo el descontento se vaya a canalizar por la formación dirigida por Pablo Iglesias. ¿Puede ser Ciudadanos otro partido beneficiado por el voto de la indignación? No digo que Podemos no termine por convertirse en una alternativa de gobierno, tan sólo planteo que la estrategia de intentar ser una fuerza trasversal quizás no cumpla el propósito nuclear de acumular una mayoría absoluta para gobernar España. Por lo menos, a corto o medio plazo. La situación es compleja. Por un lado, si eres una fuerza política nueva y que quiere drásticos cambios tienes que ilusionar a la gente convenciendo de que, si ganas, puede trasformar la sociedad a mejor. O sea, que vas a cambiar la vida de todos y cada uno de los individuos que te apoyan. Si los resultados electorales no son muy buenos, es posible que el desánimo se extienda y pierdas la fuerza que impulsa la espontaneidad y la novedad. Por otro lado, si llegas a gobernar y la mayoría social no ve que su vida cambie tanto como le habías prometido, entonces puede surgir una crisis de expectativas, lo que, a la postre, puede llevarnos a una situación llena de incertidumbre, fragmentación y más desencanto. Este es el riesgo que cualquier fuerza política que pretenda transformar el país debe asumir. ¿Qué futuro nos depara? (¿Qué nos depara el futuro? ) Héctor Jerez es politólogo y consultor laboral. @Hectjer

Artículo publicado en almeria360.com: Expectativas, política y desencantos http://almeria360.com/opinion/25032015_expectativas-politica-y-desencantos_126644.html

domingo, 22 de marzo de 2015

Resultados elecciones andaluzas 2015: datos y reflexiones



Parece ser que las elecciones andaluzas, con prácticamente el 100% del escrutinio,  nos muestran un panorama, por lo menos, curioso.

El PSOE vuelve a ganar las elecciones con 47 escaños y   el 35,46% de los votos, mientras que el PP se estrella obteniendo 33 escaños y    un 26,71% de los  votos. La irrupción de Podemos no ha sido tan fuerte como se esperaba pero, aun así, cosecha el   14,85% de los votos y 15 escaños, un resultado digno para ser un partido tan nuevo, pero no suficiente para el tan anhelado cambio que prometen. Ciudadanos también da cierta sorpresa, aupándose a ser la cuarta fuerza política de Andalucía con 9 escaños. Mientras tanto, IU sufre un severo varapalo quedándose la última del Parlamento con 5 escaños y el 6,89% de los votos, sufriendo, de forma un tanto injusta, el intento de dar gobernabilidad a Andalucía. Pero era algo que se sabía: Maíllo tenía que subvertir la idea de que IU sólo ha pactado para repartirse sillones, y no para un cambio profundo de Andalucía. Una situación muy difícil para la coalición de izquierdas. 



Susana Díaz cosecha prácticamente el mismo resultado que en las últimas elecciones, pero la pérdida masiva de apoyo del PP le permitirá ser la líder del partido más votado. La cuestión será entonces con quién pacta, porque, con 47, necesita 8 diputados para la mayoría absoluta. Lo más probable es que gobierne en minoría, pues ni se puede  reeditar el pacto con IU -dudo que estos últimos quisieran tras ver lo que ha pasado- y Ciudadanos, por ahora, ya ha dicho que no entraría en el gobierno. 


La jugada de Díaz le ha salido relativamente bien (pero tampoco para tirar cohetes, puesto que no obtiene la mayoría para gobernar holgadamente): ha pillado a todo el mundo con el pie cambiado y el PSOE sigue siendo el líder. Las cuestiones que se plantean ahora, desde mi punto de vista, serán las siguientes:


  • -          ¿Podemos conseguirá arrastrar más votos en las generales o se circunscribirá a ser la tercera fuerza política, fagocitando el espacio tradicionalmente dedicado a IU?
  • -          ¿El PP corre peligro de verse fuertemente mermado en los siguientes comicios? ¿El castigo a Rajoy sólo se aplicará a las elecciones autonómicas y locales o a las generales también?
  • -          ¿Tiene la indignación todo el apoyo electoral posible?

Por otro lado, el bipartidismo sufre desgaste, pero también me pregunto si el desgaste empieza a tocar suelo o todavía queda camino. No nos olvidemos de que la crisis económica lleva muchos años y el 15M ya pasó hace tiempo. Cómo evolucionaremos es un dilema, pero puede haber ruptura institucional y ningún cambio político. Lo que importa es construir mayorías y, por ahora, como vemos en Andalucía, esta mayoría la siguen teniendo PSOE-PP. La ley electoral les ayuda mucho, es cierto. 


Es evidente que a Podemos le falta pasar por la oposición para ganar más confianza ciudadana y convertirse en la Syriza española.

Resultados detallados:



Seguimiento Elecciones Andaluzas 2015

A través de mi cuenta de Twitter, @Hecjer ( cuyo movimiento podéis observar en la columna izquierda de este blog y al final de esta entrada) , iré informando sobre los datos más importantes de estas elecciones. Luego, tras el escrutinio, haré un pequeño análisis sobre los resultados.






 Mis twetts sobre las elecciones:

21:56:  Con el 83,36% escrutado: PSOE: 47 , PP: 33, Podemos: 15, Ciudadanos: 9,   IU: 5 , #EleccionesAndaluzas http://ow.ly/KEvYD  

 21: 51: Con el 77,39% escrutado: PSOE: 49 , PP: 33, Podemos: 15, Ciudadanos: 8,   IU: 4 , #EleccionesAndaluzas http://ow.ly/KEvYD


 21:45: Con el 69,99% escrutado: PSOE: 50 , PP: 32, Podemos: 15, Ciudadanos: 8,   IU: 4 , #EleccionesAndaluzas http://www.resultadoseleccionesparlamentoandalucia2015.es/01AU/DAU01999CM_L1.htm


 21:33: Con el 53,10% escrutado: PSOE: 50 , PP: 32, Podemos: 15, Ciudadanos: 8,   IU: 4 , #EleccionesAndaluzas
http://ow.ly/KEv7U


21:20: Con el 33,46% escrutado: PSOE: 51 , PP: 32, Podemos: 15, IU: 5 , Cudadanos: 6    #EleccionesAndaluzas http://ow.ly/KEu8Y


 21:15: Con el 23,52% escrutado: PSOE: 51 , PP: 32, Podemos: 15, IU: 5 , Cudadanos: 6  http://ow.ly/KEtJ8 

 20:45: Con el 5,37% escrutado: PSOE: 59 , PP: 28, Podemos: 14, IU: 5 , Cudadanos: 3 http://t.co/ny1InsJcAO

20:50:  Con el 2,30% escrutado: PSOE 62 , PP 26,  Podemos 14,  IU 4 , Cudadanos  3 http://ow.ly/KErPc


20:25: SONDEO ABC: PSOE 39-44 / PP 33-38 / PODEMOS 16-20 / Cs 7-10 / IU 5-6 /
http://www.abc.es/


20:08: Encuesta  Canal Sur. PSOE: 41-44, . PP: 32-35,  PODEMOS: 19-22,  Ciudadanos: 6-7, IU 6-7 #EleccionesAndaluzas http://ow.ly/KEoyd

18:14: Datos de las 18:00- provisional-. Subida de la participación. 51% frente al 47,21% de 2012. http://ow.ly/KEeIk  #EleccionesAndaluzas


17:50: La Participación a las 14 subió un 5% respecto a las elecciones de 2012. A espera d más datos http://ow.ly/KEcJg

viernes, 20 de marzo de 2015

Grecia, Euro y geopolítica





Si Grecia dejara Euro, ¿cómo nos afectaría? Aparte del coste para los griegos, que deberían afrontar una situación de devaluación extrema de su nueva moneda y driblar sus problemas como puedan, hay cuestiones geopolíticas que no debemos soslayar.

En un interesante artículo publicado en el Blog Salmón, se comenta la reacción contraria por parte de EEUU a que Grecia salga del euro. Abandonar la moneda única conllevaría alejarse de la Unión Europea y, quizás, de la OTAN. En  este último sentido, el artículo se pregunta si es posible permitir, por parte de Washington, una situación en la que Grecia cambiara la esfera occidental y se aliará con, por ejemplo, Rusia o China. 
Esto no es nuevo, no es de extrañar que cada país intente aliarse con las potencias emergentes buscando nuevos socios. Como bien se comenta, “esta semana, Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido firmaron sus acuerdos de protocolo para participar en el China Development Bank AIIb”. Este banco es rival directo del banco Mundial, considerado el brazo financiero del FMI, y es que Rusia y China juegan a ser potencias mundiales y sus movimientos así lo demuestran. En política internacional, los países tienen que moverse en función de sus intereses; esa siempre ha sido la norma. 

Las cuestiones geoestratégicas no son un tema baladí y, seguramente, en la negociación de Grecia con el resto de la Unión este tema es crucial. Veo más probable que se llegue a acuerdos entre el gobierno de Syriza y la Unión Europea -encaminados a reformas en el interior del país heleno, pero con flexibilidad en recortes y otras medidas que se han demostrado muy perjudiciales para los griegos-, que un desastre mayor. No olvidemos que Grecia, con quien tiene una deuda mayoritariamente es con las instituciones europeas, el FMI y otras organizaciones. Parte de ese dinero se dirige a financiar un enorme presupuesto militar, cuya demanda de armamento se dirige a empresas alemanas y estadounidenses. Tampoco podemos olvidar el conflicto que tiene Grecia con Turquía a consecuencia de Chipre, lo que puede suponer, fuera del paraguas de la OTAN, otro elemento desestabilizador no poco preocupante. 

Si Grecia es un importante aliado de la OTAN en el sur europeo, las cuestiones económicas y de la deuda griega -que, vistas con perspectiva europea, no son para morirse- pueden pasar a un segundo plano, sobre todo observando la aquiescencia que siempre se ha tenido por parte de los países europeos con el país norteamericano. ¿Primarán la ortodoxia económica alemana o las cuestiones geoestratégicas? Por otro lado, una relajación en las medidas impuestas a Grecia puede suponer abrir el melón para España, Portugal e Irlanda. Es curioso como España se ha vuelto más papista que el papa y se ha dedicado a dar lecciones a Grecia. Pero, claro, en este sentido ha primado más la visión de política interna, o sea, el convencimiento por parte del gobierno español de que el fracaso de Syriza frenaría las expectativas de Podemos u otras fuerzas  por el estilo, que aplicar la racionalidad dentro de la Unión.
Cuando hablo de racionalidad no es otra cosa que analizar si las políticas de austeridad han servido o no en Grecia, porque, dada su situación de emergencia social, parece que no.
 Economía, geopolítica, geoestrategia, poder… Conceptos indisolubles cuando hablamos de política.
Lectura recomendada: