jueves, 11 de febrero de 2016

Las grandes transformaciones en el mercado laboral.




La revolución tecnológica que estamos viviendo en la actualidad -que arranca desde hace tiempo con las innovaciones en el mundo de la informática, la robótica e Internet,- se ha convertido en un desafío brutal para nuestro mercado de trabajo. La tecnología destruye empleo de por sí, por cuestiones evidentes: inventamos herramientas para ahorrarnos trabajo humano, para reducir el esfuerzo y las horas que dedicamos a producir un bien o un servicio o, simplemente, para realizar cualquier tarea cotidiana.

Si tenemos en cuenta este axioma filosófico, si se me permite la expresión, más nos vale buscar formas no ya de crear nuevos puestos de trabajo, sino incluso de repartir las horas que ya existen o podrán existir. 

Según un artículo publicado por el periódico El Confidencial -que se hace eco de un informe publicado en el Foro De Davos-, viviremos una serie de trasformaciones profundas muy significativas en los próximos años. A saber:

Cambios demográficos y socioeconómicos. Aquí destacaremos, según directivos consultados por el estudio y por orden de importancia, una serie de factores o motores de transformación:  cambios en la naturaleza del trabajo (trabajo flexible); auge de la clase media en los mercados emergentes; cambio climático, problemas con los recursos naturales; volatilidad geopolítica; cambios en la ética del consumidor, problemas de privacidad; sociedades cada vez más envejecidas; demografía joven en los mercados emergentes; mayor poder económico de las mujeres; rápida urbanización.

Cambios tecnológicos: Internet móvil, tecnología de nube; aumento del poder de los procesadores, 'big data'; nuevos suministros y tecnologías; energéticas, etc.

También podemos seguir leyendo que, a pesar de las oportunidades que estos cambios pudieran presentar, se creará menos empleo del necesario.



Fuente del gráfico: Diario El Confidencial
Como se puede observar en el gráfico anterior, la cantidad de empleo destruido será mayor  que la que podamos crear. La informática y las finanzas no podrán sustituir todo lo que se perderá en puestos de oficina y administrativos o en las plantas manufactureras.

“Según el informe de Davos, los cambios tecnológicos y demográficos destruirán más de siete millones de puestos de trabajo antes de 2020, dos tercios de los cuales serán rutinarios trabajos de oficina, como la mayoría de roles administrativos. También se espera que sufran mucho los empleados en procesos de fabricación y producción, pero estos tienen un poco más de margen para mejorar su cualificación, por lo que podrán optar a una reconversión si reaccionan a tiempo”.

Hay una variable explícita en el informe que quiero comentar. Se trata de la importancia de la formación, no sólo de inicio para entrar en un puesto de trabajo, sino la necesidad de reciclarnos constantemente. La demanda de las empresas de puestos cada vez más cualificados nos obliga a estudiar. Todo indica que los puestos de menor cualificación serán los primeros en ser sustituidos por tecnología, por lo que hay que ponerse las pilas. Además, las habilidades más demandadas por las empresas también se verán afectadas en los próximos años.



La creatividad se cuela en los primeros puestos, junto con la inteligencia emocional y el pensamiento crítico. Si algo nos diferencia de las máquinas, por ahora, es la imaginación.

Artículos que te pueden interesar:


Informe, correspondiente a 2015, sobre la evolución del empleo y de la situación social: invertir en las personas es un factor clave para el crecimiento económico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada