lunes, 14 de marzo de 2016

¿Dónde están las ofertas de empleo?


Fuente: T-OrientaMijas
Siempre se ha dicho que la red de contactos cubre el 70% de los puestos de trabajo vacantes. La red de contactos  se traduce en hacer uso de los siguientes escenarios, a modo de ejemplo: imagínate que busco trabajo de camarero y resulta que un primo mío tiene un bar y decide contratarme porque me conoce y sabe que cumplo; o bien, un amigo conoce al dueño de un bar que busca personal y me recomienda. En ambas situaciones, es la red de contactos la que funciona.

En un interesante artículo, a ese 70% también se le suma la autocandidatura. O sea, hacerle llegar a la empresa nuestro currículum, a través de Internet, en mano o de la forma que sea conveniente.

Por lo tanto, estadísticamente, hacer uso de la red de contactos y llamar a muchas puertas es lo que mejor funciona. La red de contactos se construye; habrá gente que nazca con ella y que siempre tenga alguien al lado dispuesto a ayudarle aunque no sepa trabajar (lo que tradicionalmente se llama un enchufe, que, para mí, es el término que se usa cuando se mete gente que no es válida para un trabajo, pero se hace por tener lazos de amistad o consanguineidad. Recalco lo de no es válido para el trabajo). Pero, en la mayoría de los casos, sólo disponemos de nuestra capacidad de trabajo para crear la red. Cuánto mejor sea nuestra fama como profesionales, mejor funcionará el boca a boca y, por consiguiente, más fácil tendremos movernos por el mercado de empleo.

El uso de la red de contactos también exige que la gente sepa cuál es tu situación. Si estás buscando activamente trabajo, debes decirle a tu círculo cercano que lo estás haciendo. Puede ser un familiar, un amigo, un antiguo compañero de trabajo o de la universidad o lo que sea.
Si la red de contactos y enviar currículums no sirve, hay  otras opciones estadísticamente menos exitosas, pero no por ello las debemos dejar fuera de una estrategia de búsqueda de empleo. Porque una cosa hay que tener clara: cuando se busca trabajo hay que mirar hasta debajo de las piedras, de ahí que haya que dedicar varias horas al día a la fastuosa tarea de encontrar un empleo. Pero voy al grano. Algunos ejemplos de lugares en los que buscar son:

  • ·         Servicios públicos de empleo:  en Andalucía  sería el SAE.  Apuntarse al paro y renovar la demanda es necesario. Que te llamen para trabajar es otra cosa. No obstante, nunca se puede saber. Asegúrate de estar inscrito en todas las ocupaciones posibles y relacionadas con su sector.
  • ·         ETTS y Agencias de Colocación.  Aquí te paso un enlace con el listado de empresas de trabajo temporal autorizadas en España.  Ya sabes que tendrá que darte de alta en el portal web de la ETT, pues es la mejor forma de controlar toda la información del currículum.  Si te interesan las agencias de colocación, que tienen ciertas diferencias con las ETT pero que siguen siendo intermediarios, te paso otro enlace.
  • ·          Portales webs de empleo. Páginas como Infojobs o Infoempleo son ejemplos de portales web que están muy a la orden del día. El problema que te puedes encontrar aquí está relacionado con los dos puntos anteriores: pocas ofertas y mucha competencia. Los portales te permitirán crear alertas de empleo para así estar al día en tu correo electrónico, pero lo más interesante es chequearlas todos los días (trabajo tedioso, pero necesario). Ya sabes que, siguiendo con Infojobs e Infoempleo, en tus búsquedas puedes seleccionar el periodo de tiempo en el que se han publicado las ofertas (hace 24 horas, siete días, etc.) y también pedir un certificado que demuestra que estás buscando activamente empleo en dicho portal. En este certificado constará la fecha de alta en la que te registraste, así como las distintas ofertas en las que te has inscrito.
  • ·          Bolsas de trabajo. Es importante localizar estos espacios en función de tu perfil profesional. Si, por ejemplo,eres docente, te interesa estar al día cuando abran bolsas, no sólo cuando sea el examen de oposiciones () .


Para concluir, creo que toda estrategia debe fusionar red de contactos y autocandidatura y , de camino, usar las redes sociales de internet. Me explico: utilizar Linkedin para contactar con el personal de Recursos Humanos de las empresas que me interesan puede ser un buen paso. Así, puedo informarme de si tienen alguna vacante o, simplemente, conseguir que lean mi currículum y que me conozcan. También puedo colgar mi currículum en Facebook y avisar a mis contactos de que me encuentro buscando trabajo.
Si lo que queremos es ganar visibilidad para que los reclutadores me localicen mejor, el blog es una buena herramienta (como siempre digo). Pero de eso ya he hablado mucho. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada