miércoles, 20 de abril de 2016

Actualizando el diccionario del blog: La ley de Moore


¿Seguirán evolucionando las TIC hacia el infinito? ¿Existe un techo para el desarrollo tecnológico? Son preguntas que me surgen de vez en cuando. Como hacía tiempo que no actualizaba el diccionario en Ciencias Sociales  de este blog, me ha parecido interesante ir recogiendo términos tecnológicos que pueden servirnos de interés. Hoy toca la ley de Moore.


Según la ley de Moore, un término informático acuñado en los años 60, “aproximadamente cada dos años se duplica el número de transistores en un microprocesador.” Además, el precio se ve  reducido en la misma proporción,  por lo que un ordenador prácticamente cuesta lo mismo, incluso menos, que hace años pero es mucho más potente. Para ser más exactos, y tal como expresa el profesor Manuel Alfonseca en su ponencia sobre la tecnología en el Encuentro sobre Tendencias Científico Tecnológicas realizado en la UNED los pasados días 8 y 9 de abril,  “es fácil comprobar que esto significa que el precio de cada chip y su consumo de energía se mantienen aproximadamente constantes a lo largo del tiempo. Como ejemplo de esta evolución, podemos constatar que en 1965 un transistor costaba un dólar. En el 2003, por un dólar te daban un chip que contenía 15 millones de transistores. En este caso, la tasa de crecimiento equivale a una duplicación cada 1,59 años, cerca del límite mínimo de la ley.”


La ley de Moore comparada con los datos históricos (gráfico en idioma portugués). Fuente: Wikipedia.

Durante los últimos 50 años, parece que esta ley acuñada por el cofundador de Intel se ha venido cumpliendo. Sin embargo, leo en la revista Computer Hoy que, según Nature, la ley puede darse por acabada este año. Incluso Moore afirmó en su tiempo que todo tiene un techo.

Según leemos en la revista, “los procesadores actuales se fabrican utilizando una tecnología de 14 nanómetros, un valor que indica la distancia entre transistores. Un nanómetro (nm) es la mil millonésima parte de un metro. O, en otras palabras, en un milímetro caben un millón de namómetros.

Cuántos más transistores introduzcas es un espacio menor, más calor generan. Los expertos afirman que, a partir de los 14 nm, ya resulta muy complicado seguir el ritmo de duplicación de transistores, porque no se puede disipar el calor correctamente.”
En fin, que demasiado ha durado esta ley y que, seguramente, es posible que el desarrollo de la informática se atenga a lo que se conoce como la función logística, una teoría aplicada al crecimiento de las poblaciones u otras cuestiones económicas que indica que todo tiene un arranque, un crecimiento potente y una fase de meseta.
¿Cuál será el futuro de la informática? No soy experto, pero si alguien lee esto y sabe del tema, se agradece su aportación al debate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario