lunes, 23 de mayo de 2016

Videocurrículum, formas de conectar con la empresa y reflexiones.

En unas jornadas sobre empleo que tuvieron lugar el 12 de mayo en Adra y en las que participé como voluntario de Andalucía Compromiso Digital, se abrió un interesante debate en una mesa redonda con empresarios.

Una de las conclusiones que más interés despertó en mí fue la que se derivó de una pregunta que una asistente realizó alrededor del vídeocurrículum. Había cuatro empresarios y ninguno había recibido un videocurrículum. Es curioso, porque se confirma una vez más que la creatividad y la innovación utilizando nuevas herramientas en la búsqueda de empleo no abunda.
No confundamos lo que vemos a nivel nacional con lo que pasa a nivel local, nuestro ámbito más cercano de trabajo. Es posible que en nuestro círculo los buscadores de empleo ni tengan blog, ni videocurrículum, ni tan siquiera optimicen las redes sociales. ¡Qué fácil destacar si nos ponemos a ello!

Una de las empresarias afirmó que, si le llegara un videocurrículum, seguramente concertaría una entrevista con la persona. Evidentemente no puede ser una cutredad, pero la información está clara: aunque sea por curiosidad, si haces algo distinto captas la atención.
Nos pasamos la vida repartiendo currículums en papel y resulta que no nos llaman. Sin embargo, podemos hacer cosas distintas para intentar fortalecer nuestro networking y situarnos en el top of mind de las empresas.

Como sabéis, soy científico social y mi tarea es estudiar tendencias, estadísticas, ideologías, probabilidades, mercados… En fin, un sinfín de escenarios de tipo macro. Y cada vez me doy más cuenta de que necesitamos pensar como si tuviéramos una empresa que ofrece servicios profesionales y no como un alma en pena que tiene miedo de ir a una entrevista a ver lo que le preguntan. Si somos capaces de cambiar el chip, yo lo estoy haciendo, veremos que necesitamos contactar con las empresas en un terreno distinto al de la entrevista formal, en un escenario que nos permita hablar de lo que ofrecemos. El videocurrículum puede ser una carta de presentación fantástica, una forma de romper el hielo creativa. Luego viene todo lo demás. Pero podemos mostrar que sabemos de tecnología, cómo nos expresamos, que nos trabajamos nuestra marca personal y que dedicamos tiempo a hacer más cosas que simplemente rellenar páginas de portales de empleo.

Por cierto, si la empresa ya te conoce y sabe cómo trabajas, no harás entrevista si quieren tus servicios. Esto es crucial y, cuando hablamos de que el 70-80% de las ofertas de empleo se mueven en la red de contactos, nos referimos a esto: conocer gente.
A continuación os paso algunos de los videocurrículum que suelo utilizar en mis charlas:

Periodista canta su currículo




Pasa mi currículum




Currículum Luis Castro



Lecturas de interés

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada