miércoles, 22 de junio de 2016

¿Y si se anima más gente con el Brexit?


fuente:BBC
Parece que el hecho de que el Reino Unido salga de la UE no parece asustar mucho en España, pero también es posible que el efecto dominó caliente los argumento de cada vez un mayor número de euroescépticos en el viejo continente.

EL Brexit no es cuestión solo de los nacionalistas del UKIP. Un sector importante del partido conservador también se decanta por dejar la Unión. Los argumentos pueden suavizarse lo que se quiera, pero la realidad es que no quieren más emigrantes. Les de igual del país que vengan,  ya hay muchos, según ellos. Pero, claro, ¿y si les va bien a los británicos fuera? Total, ya tienen un pie alejado, sin monedaúnica y con margen de maniobra que les da su propio banco central. Repito, ¿y si les va bien? ¿Qué limita a otros países del centro de Europa a no hacer lo mismo, dada las circunstancias? Los inversionistas pueden tener miedo, ya que, según leemos en BBC, les gusta utilizar una moneda fuerte. Una libra devaluada, ¿ puede atraer inversión también? En fin, no soy economista, pero soy escéptico cuando hablamos del miedo de que el dinero vaya a huir despavoridamente de los países. Sobre todo mientras existan los paraísos fiscales. Haga lo que se haga, siempre se pueden ir a Suiza.

A pesar de los argumentos a favor de permanecer dentro, sobre todo económicos,  la crisis económica y social que sigue viviendo Europa desata ánimos de todo tipo. Hay que buscar enemigos a los que culpar de la situación y parece que el Euro, la Unión, los países del Sur, los bancos, la élite financiera o los inmigrantes van circulando por el argumentario de partidos de todo tipo de color político. Más nos vale hablar menos de populismo y de sus peligros y de solucionar problemas sociales de envergadura como el paro y la precariedad laboral, así como el futuro del Estado del Bienestar. Volver la vista a las identidades locales en mitad de un mundo globalizado es una reacción estudiada hasta la saciedad y no podemos mirar hacia otro lado cuando resurge un nacionalismo de lo más variopinto y, en muchos sentidos, tremendamente excluyente.

En algunos debates entre amigos les digo que si realmente los españoles que trabajan en Reino Unido se tuvieran que venir tras un hipotético Brexit, más le vale al que gobierne aquí ir creando empleo a todo trapo. Bromas aparte, sin la libre circulación de personas Europa deja de ser ni siquiera un proyecto. Mantener una moneda única diseñada para Alemania sin frontera comunes, volver al proteccionismo localista y otras medidas por el estilo enterrarían Europa para siempre.




No hay comentarios:

Publicar un comentario