miércoles, 13 de julio de 2016

El empleo del futuro o la falta de él

El lunes comenté un artículo interesante sobre impuestos y déficit que recogía la revista Emprendedores. También pude leer otra información sobre el futuro del empleo que creo no dejará indiferente a nadie (pág. 14 y ss.). Según muchos estudios, el 47% de los empleos actuales serán automatizados y más de 700 actividades laborales tienen altos niveles de riesgo de ser efectuadas por máquinas en vez de personas. Esto significa que o bien nos da el temblor o bien podemos intentar adaptarnos. Mi opinión es equilibrada: no debemos caer en el luddismo, pero tampoco en el optimismo infundado. Por ahora, la tecnología está destruyendo más empleo del que crea. Es posible que, en décadas posteriores, esto se revierta, pero la gente necesita comer todos los días y no podemos obviar las posibilidades de desórdenes sociales que pueden venir debido al desempleo y la precariedad laboral.


Cada vez que se pretende solucionar los problemas sociales esperando a que todo se resuelva por arte de magia me acuerdo de Homer Simpson. Cuando le preguntaron qué haría si tuviera un desastre nuclear en su central, la respuesta fue contundente: esconderse hasta que todo pasase. No podemos hacer eso. 
Como podemos ver en el gráfico anterior, entre 2015 y 2020 se destruirán más de 7,16 millones de puestos de trabajo; por el contrario, se crearán tan sólo 2,02 millones. Es curioso que una de las labores que más sufrirá con la tecnología es la que desempeñan los administrativos, seguida muy de cerca por la producción y la manufactura. La automatización puede con todo lo que se le ponga por delante, ya no es sólo cuestión de fábricas dominadas por robots. Hoy en día, gracias a Internet y a las distintas aplicaciones, vemos cómo muchísimas tareas reservadas para humanos ahora son perfectamente asumibles por máquinas. Además, Internet ha supuesto una desintermediación, o sea, que no necesitamos a muchos intermediarios para adquirir bienes y servicios, lo que conlleva el cierre de muchos negocios. Ya podemos prescindir del periódico en papel, de la tienda de la esquina y de muchos lugares físicos para consumir. Internet es un enorme canal de ventas y de compras.

Los optimistas piensan que la robotización todavía está muy lejos de terminar con puestos de trabajo en los que se requieran creatividad y ciertas capacidades emocionales humanas. Pero me pregunto: ¿la creatividad da para tanto? Me explico, ¿se crearán millones y millones de empleos relacionado con estas habilidades? No sé qué pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario