viernes, 29 de julio de 2016

¿El fracaso del Sistema de Garantía Juvenil?


Fuente: 20 minutos
El desempleo es un problema generalizado en España. No digo nada nuevo. No obstante, que tengamos una población joven desaprovechada y condenada al desempleo hipoteca el futuro de un país más de la cuenta. Para luchar contra esta lacra, el paro de los más jóvenes, surgió el Sistema de Garantía Juvenil. Dicho programa facilita bonificaciones a las empresas que contraten chavales inscritos, además de facilitar formación para su inserción laboral. Sin embargo, según las noticias, tan sólo el 20% de los potenciales beneficiarios se han inscrito en él. ¿A qué se debe? ¿Son realmente “ninis” o la etiqueta no refleja la realidad?

En primer lugar, el artículo que cito refleja que existe una amplia falta de información sobre la GJ. En mi opinión, tendrían que estar anunciando estos programas a bombo y platillo hasta en la televisión.  No podemos permitirnos el lujo de que ningún programa orientado a mejorar la empleabilidad de nuestros jóvenes quede en la marginalidad o haya personas que puedan estar interesadas que no se enteren.
En segundo lugar, según leo, hay quejas sobre la complejidad para inscribirse.  Ya sabéis que para formar parte de la Garantía Juvenil hay que reunir una serie de requisitos, como son: 
  • Tener nacionalidad española o ser ciudadanos de la Unión o de los estados parte del Acuerdo Económico Europeo o Suiza que se encuentren en España en ejercicio de la libre circulación y residencia. También podrán inscribirse los extranjeros titulares de una autorización para residir en territorio español que habilite para trabajar.
  • Estar empadronado en cualquier localidad del territorio nacional español.
  • Tener más de 16 años y menos de 30 en el momento de solicitar la inscripción en el Fichero del Sistema Nacional de Garantía Juvenil.
  • No haber trabajado en los 30 días naturales anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.
  • No haber recibido acciones educativas que conlleven más de 40 horas mensuales en los 90 días naturales anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.
  • No haber recibido acciones formativas que conlleven más de 40 horas mensuales en los 30 días naturales anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.
  • Presentar una declaración expresa de tener interés en participar en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, adquiriendo un compromiso de participación activa en las actuaciones que se desarrollen en el marco de la Garantía Juvenil.

Además de todo lo anterior, deben contar con la firma digital y conocimientos básicos de cómo funciona todo este tinglado informático,  aunque siempre hay entidades que pueden ayudar a los interesados.
Parece ser que, según la Unión Europea, no deberían pasar más de cuatro meses para que el joven, una vez inscrito, recibiera ofertas formativas o de empleo, pero en la práctica resulta no ser así.
Me gustaría conocer vuestra opinión: ¿por qué se dice que ha fracasado este proyecto? ¿Cómo se podía mejorar? ¿Puedes compartir tu experiencia en este programa? Gracias. Generando debate es como se aprende y se mejora.




6 comentarios:

  1. Es muy interesante el tema Héctor. El programa de Garantía Juvenil se lanzó como solución al desempleo juvenil pero no está resultando tan eficaz. Las dificultades con la que se encuentran los/as usuarios/as que yo tutorizo de garantía juvenil son variadas: la primera, la expectativa de que por estar apuntado/a, van a trabajar sí o sí. O en otro extremo, las personas que se apuntan y no saben para qué sirve, pero se han apuntado. No se ha sabido transmitir qué es y esto es un problema en sí mismo.
    En segundo lugar, como bien señalas, la dificultad del proceso de inscripción. Casi da hasta miedo de meter la pata... no facilita nada el proceso y aunque la mayoría de los jóvenes tengan muchísimas competencias tecnológicas, no todos/as las tienen a un nivel tan "formal" y oficial.
    Y en tercer lugar creo que no se ha sabido implementar itinerarios coherentes. Sí que hay programas muy interesantes de formación y trabajo, que te capacitan y te dan la opción de un contrato, pero hay todavía mucha carencia de opciones.

    Un saludo y feliz viernes!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu aportación, Elena. desde luego es un programa interesante que se debería de mejorar. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Sorprende la falta de difusión y datos acerca de los resultados que va obteniendo el programa. Hay mucho desconocimiento acerca de cómo funciona el sistema y qué se puede obtener al estar inscrito en él ya que en ocasiones no reciben oportunidad ninguna. Se echa en falta más apoyo o claridad a la hora presentar el programa. Los/as profesionales que desde nuestros despachos animamos y ayudamos a los jóvenes a inscribirse en el programa nos encontramos con la complejidad y dificultad que bien relata el artículo. Sería ideal que ofreciera una mayor "garantía" de conseguir un objetivo ya sea formativo, una oportunidad práctica o un contrato laboral para los jóvenes y que estuviera tutorizado y más personalizado para poder motivar y dotar de competencias y toma de decisiones en la búsqueda de oportunidades a los jóvenes.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Marta por tu aportación al debate. Un saludo!

    ResponderEliminar