martes, 19 de julio de 2016

Estar siempre alerta en la búsqueda de empleo


Andrés Pérez Ortega reflexiona en un interesante artículo sobre si la Marca Personal se va o no de vacaciones. Es evidente que ahora, con el verano, las relaciones sociales se incrementan, pero no precisamente en el ámbito estrictamente laboral. Que esta sociabilidad no tenga aparentemente nada que ver con el trabajo no quiere decir que no nos interese profesionalmente. Siempre se puede conocer a alguien que esté en disposición de ayudarnos en nuestra búsqueda: amigos de amigos, familiares de familiares, conocidos... Además, la época estival, ya estés de vacaciones o seas desempleado, puede ser un buen paréntesis para adelantar tareas: ponerte al día en idiomas, formarte, iniciar ese proyecto de blog que llevas tantos años queriendo hacer pero que nunca te atreviste y un largo etcétera. Debemos desconectar de unas cosas, pero apretar en otras. No podemos olvidar que el tiempo es oro y que las oportunidades no tienen fecha a la hora de surgir.

En mi caso, mi blog sigue funcionando a tope. Quitando algunos días que me vaya de viaje, sigo trabajando la información, publicando, creando mi propio espacio sin descanso. Ahora que mucha gente se toma vacaciones, quizá sea el momento de poder visualizar mejor mis contenidos. Claro que se baja el ritmo, pero con el blog me pasa como con el deporte: un parón demasiado largo dificulta demasiado mi vuelta a la rutina, rompe mi ritmo de trabajo y luego tardo semanas en alcanzar otra vez la velocidad que me gusta.
Es importante que lleves siempre encima tarjetas de visita. Si no tienes, ya es momento de hacerlas. Lo mejor de crear un blog es que puedes conseguir que la gente te conozca mejor una vez le dejes la tarjeta. Nos interesa, estemos en la playa, en el teatro o tomando una copa, que siempre, si surge la oportunidad de vendernos profesionalmente, podamos o bien dejar esa tarjeta o bien conseguir ese contacto a través de las redes sociales. El móvil debe estar para más cosas que para hacer selfies levantando un tinto de verano.

También aprovecho para leer mucho más. Aquí tenemos la playa al lado y llevarme un buen libro para disfrutarlo al lado del mar es un placer. No entiendo que en el verano todo sea descanso. No digo que la gente no se lo merezca, pero luego en septiembre se quieren hacer muchas cosas y el grado de estrés es mayúsculo. Yo prefiero ponerme a profundizar en mis proyectos un poco cada día del año a meterme un atracón.





No hay comentarios:

Publicar un comentario