miércoles, 6 de julio de 2016

Sobre enchufes y networking


Fuente: wikipedia
¿Diferencia entre el networking y el enchufe? Los expertos lo tendrán claro, pero la gente de a pie quizás no tanto. Pocas personas en España, cuando se habla de trabajo, no describen el siguiente panorama: que la cosa está muy mal (por el empleo en general) y que hay mucha gente trabajando por enchufe. Es cierto que en nuestro país la envidia es un mal muy extendido y, en ocasiones, para menospreciar a los profesionales, acusarlos de estar enchufados puede ser buena estrategia de demolición. Echar pestes del prójimo siempre está de moda. Pero con frecuencia las críticas no son sádicas, pueden tener algo de razón.

Según leo en el blog de Infoempleo, que se hace eco del barómetro del CIS, la mayoría de la población afirma que encuentra trabajo gracias a un familiar directo o amigo. Ya lo sabemos todos: la confianza es básica a la hora de que te contraten. Y yo me pregunto: ¿se emplea al mejor o al que tiene buenos contactos? Pues, como os decía, la respuesta está en la mente de todos: quién mejor está relacionado tiene más probabilidad de tener empleo.

Cuando se habla de mejorar el networking poco se habla de hacer amigos. Pueden conocerte como profesional, pueden decir que eres una persona maravillosa, pero, por lo que dice el estudio y lo que la gente piensa mayoritariamente, más vale que vayas haciendo coleguitas. Los golpecitos en la espalda están muy bien; no obstante, a la hora de la verdad, ¿a quién se contrata? Esta debe ser la pregunta. Si no tienes ni amigos ni familiares que te ayuden, estás obligado a tirarte a la calle y a demostrar más que nadie tus capacidades. Esto no quiere decir que a una persona que sea un desastre pero que tenga buenos contactos le vaya a ir bien en el mercado laboral. Eso sí, repito, quien no tiene contactos se lo tiene que currar. Y mucho.

Por otro lado, he de destacar que, a veces, la cuestión de enchufe se convierte en la excusa perfecta  para no esforzarse. Para qué formarse, preocuparse, si, total, todo está ya vendido. Esta mentalidad me parece irresponsable, a la vez que totalmente nociva. Crear una buena red de contactos es indispensable y esta debe estar fundamentada en la buena profesionalidad. Estar todo el tiempo pendiente de si fulanito o menganito está enchufado, a pesar de ser un inútil, nos desvía de nuestra principal responsabilidad: trabajar duro y adquirir la mayor y mejor formación posible. Soy consciente de que es difícil, pero los caminos fáciles me generan incertidumbre. ¿A cambio de qué se dan facilidades?
Y tú, qué piensas, ¿cuáles son las diferencias entre el enchufe y el networking?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada