lunes, 11 de julio de 2016

Sobre impuestos, déficit y negociación política


Ayer domingo me acerqué a la playa con mi libro de Juego de Tronos y un ejemplar de la revista Emprendedores. Aprovechar las mañanas a la orilla del mar para ponerte la día tanto en cuestiones económicas y empresariales como sumergirte en la fantástica ficción de George R. Martín no tiene precio. Para lo demás, ya tenemos Internet.

Yendo al grano: este mes de julio aparece un interesante artículo en esta revista sobre los impuestos y el  déficit (pág. 6). En él se establece una serie de variables importantes para conocer cuál es la situación de nuestra deuda y el margen que tiene el futuro gobierno para bajar o no bajar impuestos. Es importante conocer esto, así tendremos información realista para hacer caso omiso de los cantos de sirenas de algún político de turno. Vemos lo más importante:

  1. La Deuda pública española asciende al 100% de nuestro PIB. Esto quiere decir que debemos la friolera de un billón de euros. El año pasado, “pese al aumento del empleo, los ingresos crecieron un 1% del PIB y los gastos un 3%”. Lo anterior significa que tenemos un evidente problema de recaudación a pesar del crecimiento económico, porque, sumado a la deuda, seguimos teniendo un déficit -el 5%- por encima de lo acordado con Bruselas. ¿Habrá multa?
  2. El gobierno, a pesar del déficit de nuestras cuentas, bajó una serie de impuestos. El primero, el de sociedades, pasándolo del 30% al 28% para terminar en un 25% en 2016. Como consecuencia, los ingresos procedentes de este tributo se mermaron en un 48,7% en el primer cuatrimestre de este año. Aunque la media europea es del 25% para el IS, las distintas bonificaciones que existen acercan el tipo real que pagan las grandes empresas al 9%. Si se quiere incrementar los ingresos por esta vía, sería necesario eliminar dichas bonificaciones.
  3. Se bajan unos impuestos -sociedades e IRPF-, pero se suben otros, como el IVA. Rajoy subió los distintos tipos de IVA: el general pasó del 18% al 21% (Zapatero ya lo había cambiado del 16% al 18%) y el reducido del 8% al 10%. EL IVA es el impuesto más regresivo (lo paga todo el mundo por igual) y toda subida perjudica la consumo. El consejo del Banco de España, entre otras instituciones, es seguir subiendo este tributo, así que abróchense los cinturones que vienen curvas.
  4. La rebaja del IRPF no debe pasarnos desapercibida. El tramo mínimo del IRPF pasó del 24% en 2014 al 19% en 2016 y las rentas más altas pasaron a tener un tipo máximo del 45% a partir de los 60.000 euros anuales. Esto se traduce en que una persona que ganase 60.000 euros anuales de salario bruto pasó a ahorrarse un 4,3%, y alguien que cobrara unos 300.000, un 13,5%. Cuanto más ganas, más te ahorras.
  5. EL fraude fiscal es una lacra. Según los técnicos de Hacienda, podrían aflorar unos 42.000 millones de euros si se persiguiera con tenacidad y medios este problema.


La decisión del gobierno de bajar impuestos guiado por puro electoralismo puede acarrearnos problemas ahora con Bruselas -repito, a pesar del crecimiento- o próximamente, si entramos de nuevo en recesión. Tal y como mantiene Juan Ignacio Crespo en un peculiar análisis sobre la posible crisis que nos acecharía en 2017, el desempleo en España puede volver a subir y esto volvería a desajustarnos del todo. No obstante, aunque Rajoy salga investido, ¿quién pactará unos presupuestos con recortes incluidos? ¿Quién asumirá el coste político, estando en la oposición, de apoyar los ajustes? Estas preguntas están encima de la mesa y deberán responderse con un nuevo escenario político que todavía está lleno de incógnitas. Pienso que, a pesar de que Rajoy pudiera ser investido presidente del gobierno, la imposibilidad de ponerse de acuerdo con la oposición para sacar unos nuevos presupuestos puede desembocar en una nueva cita electoral más pronto que tarde. ¿Dentro de dos años quizás? Ahí lo dejo.

2 comentarios:

  1. Acabo de ver esta noticia y no he podido resistirme a compartirla para conocer tu opinión:
    http://www.rtve.es/noticias/20160710/acreedores-grecia-exigiran-bajada-salarios-limitacion-huelgas/1369203.shtml
    ¿Ponemos la barba a remojar?

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Pepe, vamos por el mismo camino.

    ResponderEliminar