miércoles, 14 de septiembre de 2016

Lo que se tarda en encontrar trabajo en España



Fuente: 20 minutos
Según un informe de Adecco, los españoles tardan una media de 17 meses en encontrar empleo. Casi año y medio de media para salir de la situación en la que se encuentren y encontrar un trabajo que, seguramente, tampoco les vaya a durar toda la vida. Es el triunfo de la incertidumbre y lo efímero.
El mercado laboral exige estar constantemente construyendo un perfil profesional, permanentemente buscando oportunidades, estableciendo contactos y formándonos. La parte negativa, como no podía ser de otra manera, es la incertidumbre y la inseguridad, amén de unas cuentas negativas en la Seguridad Social.  El aspecto positivo es que debemos ponernos las pilas y no dormirnos en los laureles y eso mejora nuestro perfil. De todas formas, la situación es complicada.

Ya no vale eso de encontrar trabajo y olvidarse de seguir aprendiendo; debemos  tener nuestras redes profesionales bien engrasadas y disponer de cierto tiempo para seguir buscando nuevas oportunidades tanto de trabajo como de aprendizaje. Cuando menos te lo esperas te ves fuera y, una vez nos quedamos sin empleo, empezar de cero es mucho más duro.
El gran reto de la sociedad en la que vivimos es armonizar una revolución tecnológica fascinante como Internet -con todos sus logros y problemas-, unos nuevos modelos empresariales que exigen una flexibilidad constante para adaptarse a un mercado de consumo que cambia continuamente y una población activa que necesita certezas y vivir de su trabajo. No es baladí decir que no encontrar un equilibrio justo puede llevarnos al desastre. ¿Podemos resistir porcentajes de exclusión crecientes?, ¿debemos coartar la flexibilidad de sectores emergentes que exigen cambios frecuentes en sus plantillas? La situación no es nada fácil.

El sociólogo Manuel Castells plantea que la flexibilidad es una condición intrínseca del capitalismo informacional. Pero claro, la flexibilidad suena bien hasta que nos vemos sin trabajo durante periodos cada vez más amplios y con pocas probabilidades de volver a la actividad. O con trabajos mal remunerados. No obstante, quizás debamos replantear el papel del Estado, buscando las posibilidades de armonizar escenarios flexibles con la muy necesaria seguridad de las personas. Aquí creo que está el debate necesario, en implementar una serie de medidas: optimizar los servicios de orientación y buscar una máxima eficacia, mejorar las prestaciones y los subsidios y ligarlos a necesidades de formación y reciclaje, facilitar la movilidad dentro de España por cuestiones de empleo y un largo etcétera. ¿Se hará alguna vez?

Postdata: 
No olvidéis que estoy promocionando mi nueva web y mis servicios profesionales. Por si os interesa, os paso el enlace: http://www.politologoenred.com/orientacion-laboral 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada