sábado, 29 de octubre de 2016

El PSOE se abstiene pero, ¿elecciones en 2017?

Fuente:eldiario.es
Escribí esto hace nada en Facebook:

“Vamos a ir a elecciones en cuanto no se aprueben los presupuestos. Allá por mayo de 2017 nos tocará votar, lo más probable. Si el PSOE traga con la subida de impuestos y el recorte proyectado de unos cuantos miles de millones en dos años, más el fin de la hucha de las pensiones para el año que viene, sí que tendrán un problema. Es un callejón sin salida. Hubiera sido más inteligente abstenerse en junio y prepararse para las elecciones tras duras negociaciones que liar esta pelotera.”

Siempre he estado en contra de repetir elecciones. Lo estuve la segunda vez y lo hubiera estado una tercera, si se producía, por varios motivos. El fundamental, porque da la imagen ya muy manida de que los políticos no se ponen de acuerdo para nada, sólo para repartirse poder y sillones. Esto genera desafección y, a medio o largo plazo, es muy peligroso en una democracia.

No obstante, la  abstención del PSOE, que tenía que haber sido en junio, de forma rápida y presentando batalla en los presupuestos, ha supuesto ahora, tan tarde y tras el espectáculo contra Sánchez, un duro revés del que tardará en recuperarse. ¿Por qué? Varias son las causas:
  • ·         Se presenta como un partido dividido y lleno de caínes. Todos los partidos adolecen de los mismos problemas, pero ellos los han retrasmitido en vivo y en directo.
  • ·         No tienen liderazgo cohesionador.
  • ·         No podrán hacer una oposición dura. Si se cierran en banda y no se aprueban los presupuestos, Rajoy podrá convocar elecciones a mediados de 2017. Y entonces iremos a unas terceras elecciones, un poco más tarde, y con un PSOE muy debilitado.

También he comentado muchas veces que la idea era ir a un escenario de debate político constructivo, sobre políticas concretas: impuestos, empleo y pensiones, entre otros temas. Pero se ha perdido mucho tiempo hablando de bloqueos y sin hacer nada, que es el panorama que más le gusta a un Rajoy que ha demostrado ser un político más habilidoso de lo que la gente cree.

Seguimos de nuevo en el dilema del prisionero para la oposición. Los sondeos establecen que al PP le favorece volver a las urnas, pero no está tan claro, y a Mariano Rajoy no le gustan las situaciones con cierto grado de incertidumbre. Es evidente que no permitirá doblegarse mucho ante las exigencias de la oposición, por lo que no creo que Ciudadanos consiga que el gobierno trague con todas las reformas que quiere hacer en España. Ante de verse en la tesitura de ceder y negociar, Rajoy disuelve el Congreso y volvemos votar.

¿Qué gana el PSOE con la abstención? Ahora mismo nada, porque se ha roto por la mitad. Podemos está en su salsa (veremos si lo sabe gestionar), porque tiene al PSOE donde quería: favoreciendo un gobierno del PP y entre las cuerdas. Pero Iglesias aún está lejos de aunar mayorías suficientes para gobernar, por lo que seguimos  igual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario