viernes, 20 de mayo de 2011

LEY ELECTORAL


Uno de los grandes lemas de la Democracia siempre ha sido: una persona, un voto. Pero, ¿funciona así? La respuesta es, en parte, afirmativa, pero sería correcto analizar la ley electoral para darnos cuenta de que las matemáticas muchas veces pueden cambiar las cosas. Cuando usted vota, por ejemplo, al Congreso de los Diputados, su voto se suma a otros votos y, luego, los diputados se repartirán atendiendo a la conocida Ley D´hont, que no es otra cosa que un método utilizado para el reparto electoral. Según el artículo 162 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, el reparto de diputados por provincias se hará de la siguiente forma:
Artículo 162
1. El Congreso está formado por 350 Diputados.
2. A cada provincia le corresponde un mínimo inicial de 2 Diputados. Las poblaciones de Ceuta y Melilla están representadas cada una de ellas por un Diputado.
3. Los 248 Diputados restantes se distribuyen entre las provincias en proporción a su población, conforme al siguiente procedimiento:
a) Se obtiene una cuota de reparto resultante de dividir por 248 la cifra total de la población de derecho de las provincias peninsulares e insulares.
b) Se adjudican a cada provincia tantos Diputados como resulten, en números enteros, de dividir la población de derecho provincial por la cuota de reparto.
c) Los Diputados restantes se distribuyen asignando uno a cada una de las provincias cuyo cociente, obtenido conforme al apartado anterior, tenga una fracción decimal mayor

Por poner dos casos concretos, por la circunscripción de Almería se elegían 6 diputados en 2008 y por Madrid, 35. Para ver de una forma más visual cómo funciona la asignación de escaños por la Ley D´hont os dejo este ENLACE.

¿Todos los partidos presentados entran en el reparto? No, necesitan tener un mínimo del 3% de los votos emitidos para entrar en el reparto, aunque tener más no es sinónimo de conseguir escaños. Por lo tanto, si usted vota en Madrid a opciones pequeñas, tiene más posibilidades de obtener un representante que si los vota en circunscipciones menos pobladas. Un ejemplo práctico de esto es el siguiente resultado electoral del 2008:




Hay que destacar que, teniendo CIU 774.317 votos, obtiene 11 diputados e IU, teniendo 963.040, obtiene tan sólo 2. Esto se debe a que CIU concentra sus votos en provincias altamente pobladas y, por tanto, con un mayor número de escaños a repartir, mientras que IU tiene un voto más disperso por todo el territorio nacional. Lo mismo pasa con PSOE y PP: al ser los partidos mayoritarios, siempre se beneficiarán de una ley de reparto que bonifica a las mayorías.

Muchas voces se suman para modificar esto, sobre todo para tener en cuenta toda esa cantidad de votos que se pierden al dispersarse por todo el territorio.

Después de saber cómo funciona la ley electoral: ¿una persona, un voto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario