sábado, 26 de octubre de 2019

Datos de la EPA tercer trimestre de 2019


Aunque llevo bastante tiempo sin hacerme eco de los datos de la Encuesta de Población Activa, voy a intentar volver a coger la costumbre de analizarlos. Creo que es importante hacer un seguimiento de las fluctuaciones que van sufriendo las cifras del paro.

Veamos algunas de las principales cifras:
  • “Ocupación: El número de ocupados aumenta en 69.400 personas en el tercer trimestre de 2019 y se sitúa en 19.874.300. La tasa de empleo (porcentaje de ocupados respecto de la población de 16 y más años) es del 50,54%.”
  • “Desempleo: El paro baja este trimestre en 16.200 personas. El número total de parados se sitúa en 3.214.400. La tasa de paro disminuye 10 centésimas y se sitúa en el 13,92%.”
  • “La población activa experimenta un aumento de 53.200 personas en el tercer trimestre de este año y se sitúa en 23.088.700.”
  • “La tasa de actividad baja es del el 58,72%. La de los hombres se incrementa tres centésimas y se sitúa en el 64,46%, mientras que la femenina baja ocho centésimas, hasta el 53,28%.”
  • “La tasa de actividad de los españoles sube seis centésimas respecto del trimestre anterior y se sitúa en el 57,25%. La de los extranjeros se reduce 99 centésimas, hasta el 70,84%. La diferencia entre ambas tasas se explica, fundamentalmente, por la diferente estructura por edades de unos y otros.” Esto quiere decir que los extranjeros principalmente llegan en edad de trabajar y con el objetivo principal de trabajar, por lo que pocos están jubilados o son menores de edad.

Y ahora veamos algunas tablas y gráficos que me gustan mucho.




Fuente: EPA 3º trimestre 2019




No hay que decir tiene que las comunidades con más paro son Andalucía, Extremadura, Canarias, Ceuta y Melilla. Por el contrario, Aragón, Navarra,  Y país Vasco se encuentran entre las que menos.

 Evolución en los últimos años

Los datos de esta EPA, aunque no catastróficos, sí muestran una clara desaceleración de la creación de empleo. Según leemos en la prensa,  es la peor evolución para este trimestre de los últimos seis años, desde 2013. Pero también es cierto que en el capitalismo las crisis son cíclicas. ¿Estamos ante el inicio de otra?


miércoles, 23 de octubre de 2019

Pobreza en España


Como últimamente solo se habla de Cataluña y las banderas, como siempre a lo largo de la historia, tapan ojos, bocas y oídos, voy a seguir mi labor de análisis y hablaré sobre la pobreza.

Os adelanto que estoy preparando un artículo sobre Cataluña, sobre todo para analizar algunos argumentos que creo que deben ser matizados, sin ánimo de aportar nada al debate pero si para aclarar que el estado no solo es policía, también son hospitales, colegios y lucha contra la exclusión.

España es un país  desarrollado en el que la articulación de políticas adecuadas podría hacer que avanzáramos, todos, bastante, sin necesidad de que cada comunidad autónoma vaya a su puñetera bola. Pero eso será otro día.

La pobreza y la exclusión social se miden en España a través de la tasa Arope. Según podemos leer en un informe publicado este 2019:

En el año 2018, un total de 12.188.288 personas, que suponen el 26,1 % de la población española está en Riesgo de Pobreza y/o Exclusión Social.
La tasa AROPE, recordando un artículo que escribí sobre el tema, recoge lo siguiente:

Según la “estrategia europea 2020”, las personas que están en riesgo de pobreza y/o exclusión social se clasificarían por el indicador AROPE (en sus siglas en inglés: At Risk of Poverty and/or Exclusion).
Por tanto, una persona  entraría en riesgo de exclusión social cuando:

  • ·         Vive con bajos ingresos, o en el umbral de riesgo de pobreza,  (personas con ingresos por debajo del 60% de la mediana[1] del ingreso equivalente o por unidad de consumo).
  • ·         Sufre privación material severa ( carecer de al menos 4 de los 9 items definidos posteriormente)  
  • ·         Vive en hogares con una intensidad de empleo muy bajo (por debajo del 20%).


En caso de estar incluida en dos o tres condiciones, la persona se contabiliza solo una vez. 


En 2018 el umbral de riesgo de pobreza para los hogares de una persona (calculado con los datos de ingresos de 2017) se situó en 8.871 euros, un 4,1% más que el estimado en el año anterior. En hogares compuestos por dos adultos y dos menores de 14 años, dicho umbra fue de 18.629 euros.

Expongo a continuación los 9 ítems a los que hace referencia la definición anterior. Entendemos que una persona tendrá carencia material severa cuando no pueda disfrutar de, al menos, 4 de los siguientes indicadores:

1) No tener retrasos en el pago del alquiler, hipoteca, recibos relacionados con la vivienda o compras a plazos.
2) Mantener la vivienda con una temperatura adecuada durante los meses fríos.
3) Hacer frente a gastos imprevistos.
4) Una comida de carne, pollo o pescado cada dos días.
5) Ir de vacaciones fuera de casa, al menos una semana al año.
6) Un coche.
7) Una lavadora.
8)  Una televisión a color.
9)  Un teléfono.

Entenderemos como personas que viven en hogares con muy baja intensidad de trabajo aquellas

 “de 0 a 59 años que viven en hogares en los que sus miembros en edad de trabajar lo hicieron menos del 20% de su potencial total de trabajo en el año anterior al de la entrevista (periodo de referencia de los ingresos). Se calcula el número de meses en los que los miembros del hogar han estado trabajando durante el año de referencia, y por otra parte el total de meses en los que teóricamente esos mismos miembros podrían haber trabajado. Se calcula el ratio y se determina si es inferior al 20%.”


( si pincháis en las imágenes se amplían, así podréis verlas con más detalles)





Fuente: INE
En 2009, los ingresos medios por persona eran de 11.1318 euros. En 2014 descendió hasta los 10.391, casi mil euros menos. Actualmente, parece que estamos de nuevo a niveles de hace 10 años. 







Colectivos azotados por la Pobreza
No todas las personas tienen las mismas probabilidades de caer en la pobreza.  Veamos unos datos para conocer mejor qué colectivos tienen más riesgos.





La población con menor índice de formación tiene más riesgos de pobreza, es algo que conocemos de siempre pero, en ocasiones, el mito popular intenta desviar la atención. Incrementar la formación de las personas en riesgo de exclusión social es de obligación si queremos que mejoren su situación.





El 50% de los hogares monoparentales, con un niño o más dependiente y un adulto, está en riesgo de pobreza. Además, el 58% de los desempleados también, por lo que no tener empleo sigue siendo uno de los mayores motivos de exclusión social. 




La población extranjera también es la más castigada por la pobreza, sobre todo la no comunitaria.
Ahora, en el siguiente cuadro, vamos a observar detenidamente cuál es la situación de la pobreza en las diferentes comunidades autónomas que configuran España. 


Como se puede observar, y esto es muy importante, existen dos Españas, sí, pero divididas por la riqueza y la pobreza. Andalucía tiene una tasa AROPE del 38,2%., Extremadura del 44,6% o Canarias del 36,4. Por el contrario, País Vasco y Navarra ni siquiera llegan al 13% y Cataluña al 18%.






[1] Según el INE, la mediana es: el valor que, ordenando a todos los individuos de menor a mayor ingreso, deja una mitad de los mismos por debajo de dicho valor y a la otra mitad por encima. Por tanto su valor depende del nivel de renta y de cómo se distribuya la renta entre la población.

viernes, 18 de octubre de 2019

Cambios interesantes en LinkedIn



Ya sabéis que LinkedIn es la red social profesional más importante. Puede ser un buen currículum, pero siempre será como canal en el que construir una buena red de contactos la mejor forma de obtener algunos resultados interesantes.
LinkedIn tiene la opción de, o bien tener tu perfil personal, o bien página de empresa. En esto se parece a otras redes como por ejemplo Facebook. La página de empresa tiene distintas ventajas frente al perfil, como por ejemplo ofrecer estadísticas o construir una comunidad alrededor de los empleados y seguidores de ésta. Además, se introducen una serie de cambios:
  • -          Notificaciones para los empleados.

No hay que decir que la buena política de comunicación de una empresa debe implicar a sus trabajadores, que no deberían dudar en compartir contenido de calidad  (el publicado por la página de empresa, se entiende), comentar los posts o, simplemente, estar al día de todo lo que atañe a la compañía
  • -          Menciones especiales.

Si os habéis fijado, ya en las páginas de Facebook es posible que os puedan nombrar como “fan destacado”. Este tipo de menciones, o premios, parecen tonterías pero es una forma muy eficaz de ganar fidelidad a través del reconocimiento a miembros destacados de nuestra comunidad. LinkedIn pondrá en marcha una opción similar a través de menciones para con aquellas personas cuyo esfuerzo sea digno de reconocimiento.
  • -          Medidor de perfil

El perfil de LinkedIn, esto es conocido, consta de distintas áreas que debemos rellenar. Conforme lo íbamos cumplimentando, se iba reflejando qué porcentaje del total teníamos completo. A partir de ahora la página también mostrará tal opción. A mí personalmente me parece buena idea porque lo óptimo es que nuestra página esté lo más completa posible.
Como viene reflejado en prensa “Según LinkedIn, las Páginas que están perfectamente cumplimentadas generan un 30% más de páginas vistas por semana que las incompletas… pero hasta ahora a los administradores les resultaba difícil saber qué les faltaba. Con esta nueva función tendrán más fácil identificar los campos vacíos.”

Otra novedad de LinkedIn, muy parecida a otra opción de Facebook, es la inauguración de “LinkedIn Events”. Según la propia compañía, “La función LinkedIn Events proporciona a los miembros una manera fácil de crear y unirse a eventos profesionales que les interesen. Esta característica ayuda a crecer comunidades activas y profesionales mediante la construcción de relaciones auténticas cara a cara. Los miembros de LinkedIn pueden usar la característica para conectarse en línea con otros miembros para que puedan reunirse con ellos sin conexión a una capacidad profesional.”

¿Qué os parecen estos nuevos cambios?


sábado, 5 de octubre de 2019

Reputación, empleo y derecho al olvido.



Uno de los elementos más absurdos que me encuentro cada día mientras investigo y navego por la red, así como cada vez que hablo sobre nuestras acciones individuales en Internet, es pensar que nuestra huella digital no es perdurable, sino algo efímero que se diluye con el tiempo.
Una sentencia europea da la razón a Google sobre un asunto tan interesante como el derecho al olvido. Pero no es necesario que la justicia se decante por el buscador, la dinámica de Internet ya lo hizo desde que existe: Google indexa información que está en la red y  a la que, a través de otros buscadores o directamente acudiendo a la fuente primaria, podemos acceder. El derecho al olvido implica que un buscador  no busque con el argumento de que saca a relucir contenidos que pueden dañar la reputación del denunciante. Es un derecho que, tal y como establece Enrique Dans, simplemente no puede existir.

Lo mejor para cuidar nuestra reputación digital, aunque nada nos libra de ser vilipendiados o de que el ciberespacio se vuelva en nuestra contra,  es establecer una estrategia que mezcla, como siempre digo, el evitar lo negativo y el potenciar lo positivo. No estoy hablando de autoayuda en plan Paulo Coello. Es muy básico:

-Evitar lo negativo: evitar meter la pata y colgar opiniones que den una imagen de nosotros como personas conflictivas, soeces y faltas de escrúpulos. Independientemente de que seamos o no así, si me preocupa encontrar trabajo, es importante tratar de evitar los insultos constantes y la sensación de que estar a nuestro lado es lo mismo que te toque un hooligan borracho tras perder su equipo. Sé que, a veces, el ego de cada uno lleva a que su lengua –en este caso, los dedos al teclear- articule discursos similares a una bronca, pero cuidar nuestra imagen pasa por pensar dos veces lo que vamos a escribir. A no ser que seamos Haters profesionales.

- Potenciar lo Positivo: crear y compartir contenido de calidad. Si tienes un blog o un canal de YouTube, seguramente Google indexará estos espacios y mejorará tu reputación profesional. Yo siempre digo que entre crear y destruir, aunque cuesta más esfuerzo, prefiero construir y. desde luego. una empresa busca profesionales así. A no ser, repito, que seáis heaters profesionales y que ganéis dinero con el odio. Entonces, aquí me callo.