lunes, 26 de septiembre de 2016

Resultados elecciones vascas y gallegas: primeras valoraciones

Resaca electoral tras los comicios en Galicia y País Vasco. Ahora toca realizar los análisis pertinentes para poder visualizar mejor a qué nos enfrentamos, sobre todo de cara a la formación de un gobierno en Madrid.

Fuente: El diario.es
En Galicia Feijóo sale reforzado con una mayoría absoluta que le da libertad para gobernar sin contar con apoyos externos. Sin lugar a dudas un balón de oxígeno para Rajoy. En Marea consigue dar el Sorpasso en número de votos al PSOE, mientras que el BNG aguanta mejor de lo que muchas encuestas le auguraban.

En País Vaso el PNV revalida mayoría, obteniendo dos escaños más que en las anteriores elecciones. EH-Bildu pierde cuatro escaños, y Podemos irrumpe en el parlamento vasco con 11 diputados. El PSOE se rompe, perdiendo siete escaños y quedándose en 9, los mismos que el PP. Ciudadanos se queda fuera de ambos parlamentos, lo cual también tiene su lectura si pensamos en terceras elecciones. El PNV podrá apoyarse en el PSOE para aprobar presupuestos, por lo que no será necesario llegar a entendimientos con el PP, lo que, a la postre, podría acarrear un hipotético apoyo de investidura a Mariano Rajoy. A nivel nacional,  el Partido Popular necesita a los nacionalistas, pero se ha encargado de cerrar todas las puertas para posibles acuerdos. Mientras tanto, el PSOE sigue desgastándose por el camino.

Es interesante ver como en el parlamento vasco una amplia mayoría está a favor del denominado derecho a decidir. No obstante, esta cuestión no ha sido clave en las elecciones, por lo que creo que esta legislatura no será una cuestión importante.

¿Afectarán los resultados en Galicia y Euskadi a la formación de gobierno en Madrid? No sé. Lo que está claro es que influirá en el futuro de Pedro Sánchez como candidato, da un respiro a Rajoy y plantea muchas incógnitas de cara a unas terceras elecciones.
Seguiremos analizando. 

domingo, 25 de septiembre de 2016

Seguimiento elecciones gallegas y vascas septiembre 2016

Especial Politólogo en red para estas elecciones gallegas y vascas.









Primeros resultados


22:09 Galicia: al 90,02%  del escrutinio - PP 42 - En Marea  14 - PSdG 13 - BNG 6

22:06  EUSKADI | El escrutinio al 99,33% PNV 28 EH Bildu 18 E. Podemos 11 PSE 9 PP 9

21:55 Galicia: al 80,34%  del escrutinio - PP 41 - En Marea  14 - PSdG 14 - BNG 5

21:48 EUSKADI | El escrutinio al 98,07% PNV 29 EH Bildu 17 E. Podemos 11 PSE 9 PP 9

21:45: Galicia: al 69,15%  del escrutinio - PP 42 - PSdG 14 - En Marea 14  - BNG 5

21:33 Galicia: al 56,30%  del escrutinio - PP 42 - PSdG 14 - En Marea 14  - BNG 5

21:27 EUSKADI | El escrutinio al 77,81% PNV 29 EH Bildu 17 E. Podemos 12 PSE 9 PP 8

21:25 Galicia: al 43,66% escrutinio - PP 42 - En Marea 13 - PSdG 14 - BNG 6

21:14 EUSKADI | El escrutinio al 51,42% PNV 28 EH Bildu 17 E. Podemos 12 PSE 9 PP 9

21:08 EUSKADI | Al 46% - PNV 29 - EH Bildu 16 - Elkarrekin Podemos 12 - PSE 10 - PP 8

Primeros sondeos a pie de urna



20:13: Sondeo de GAD3 para ABC en Galicia: - PP 40-42 - En Marea 14-16 - PSdG 14-15 - BNG 4-5 - C's 0-1

20:06 SONDEO ETB | Euskadi PNV 27-30 EH Bildu 16-18 Elkarrekin Podemos 13-15 PSE 8-10 PP 7-8 Cs 0-1

20:01 Sondeo de TVG en Galicia: PP 38-41 En Marea 14-16 PSOE 14-16 Cs 0-1 




miércoles, 14 de septiembre de 2016

Lo que se tarda en encontrar trabajo en España



Fuente: 20 minutos
Según un informe de Adecco, los españoles tardan una media de 17 meses en encontrar empleo. Casi año y medio de media para salir de la situación en la que se encuentren y encontrar un trabajo que, seguramente, tampoco les vaya a durar toda la vida. Es el triunfo de la incertidumbre y lo efímero.
El mercado laboral exige estar constantemente construyendo un perfil profesional, permanentemente buscando oportunidades, estableciendo contactos y formándonos. La parte negativa, como no podía ser de otra manera, es la incertidumbre y la inseguridad, amén de unas cuentas negativas en la Seguridad Social.  El aspecto positivo es que debemos ponernos las pilas y no dormirnos en los laureles y eso mejora nuestro perfil. De todas formas, la situación es complicada.

Ya no vale eso de encontrar trabajo y olvidarse de seguir aprendiendo; debemos  tener nuestras redes profesionales bien engrasadas y disponer de cierto tiempo para seguir buscando nuevas oportunidades tanto de trabajo como de aprendizaje. Cuando menos te lo esperas te ves fuera y, una vez nos quedamos sin empleo, empezar de cero es mucho más duro.
El gran reto de la sociedad en la que vivimos es armonizar una revolución tecnológica fascinante como Internet -con todos sus logros y problemas-, unos nuevos modelos empresariales que exigen una flexibilidad constante para adaptarse a un mercado de consumo que cambia continuamente y una población activa que necesita certezas y vivir de su trabajo. No es baladí decir que no encontrar un equilibrio justo puede llevarnos al desastre. ¿Podemos resistir porcentajes de exclusión crecientes?, ¿debemos coartar la flexibilidad de sectores emergentes que exigen cambios frecuentes en sus plantillas? La situación no es nada fácil.

El sociólogo Manuel Castells plantea que la flexibilidad es una condición intrínseca del capitalismo informacional. Pero claro, la flexibilidad suena bien hasta que nos vemos sin trabajo durante periodos cada vez más amplios y con pocas probabilidades de volver a la actividad. O con trabajos mal remunerados. No obstante, quizás debamos replantear el papel del Estado, buscando las posibilidades de armonizar escenarios flexibles con la muy necesaria seguridad de las personas. Aquí creo que está el debate necesario, en implementar una serie de medidas: optimizar los servicios de orientación y buscar una máxima eficacia, mejorar las prestaciones y los subsidios y ligarlos a necesidades de formación y reciclaje, facilitar la movilidad dentro de España por cuestiones de empleo y un largo etcétera. ¿Se hará alguna vez?

Postdata: 
No olvidéis que estoy promocionando mi nueva web y mis servicios profesionales. Por si os interesa, os paso el enlace: http://www.politologoenred.com/orientacion-laboral 

jueves, 8 de septiembre de 2016

Estrenamos web y nuevo catálogo de servicios.

En “Politólogo en Red” estrenamos página web y damos un nuevo empujón al proyecto de creación de contenidos relacionados con las Ciencias Sociales y el Empleo. Ahora mismo, dentro de nuestros eventos y en colaboración con Oryent.com, estamos organizando una serie de talleres de elaboración de currículum para trabajar en Reino Unido y España especialmente orientados a personal cualificado y, en particular, a politólogos y sociólogos.

Ya sabéis que este humilde blog lleva más de cinco años generando contenidos. Ya era momento de dar un salto cualitativo e intentar crear un proyecto que abriera puertas a la inserción laboral de este señor que os habla. El blog ni cierra ni emigra, por ahora, a ningún lado. La web está pensada para dar visibilidad a proyectos específicos, además de a mis servicios profesionales. 

Os animo a consultar más información en la web.
Muchísimas gracias y un saludo. 


Mi nuevo artículo en JobsHunters

Ya se encuentra disponible mi nuevo artículo en JobsHunters. Esta vez ha tocado reflexionar sobre la tecnología, las nuevas profesiones y el empleo en general. 

Podéis acceder en el siguiente enlace.

lunes, 5 de septiembre de 2016

Escenarios para que no se repitan elecciones


El director del diario.es escribía hace unos días en su periódico que existían cuatro escenarios para no repetir elecciones:
  • El PSOE pide, a cambio de la abstención, la cabeza de Rajoy.
  • El PNV apoya al PP junto con algún despistado.
  • Se produce un golpe interno entre los socialistas tras las elecciones gallegas y vascas.
  • Se plantea un pacto de gobierno sin el PP.

Como se puede ver, todos difíciles aunque no imposibles. Ir a terceras elecciones es un timo, lo mismo que lo fueron las segundas. Si los españoles hemos dicho que no queremos mayoría absoluta, no saber gestionar este escenario por parte de los partidos es un problema. Cada tertuliano o miembro de partido analizará la realidad como le interese, pero la sensatez indica que, por mucho que se pongan, votar otra vez sólo consigue desafección. Mi opinión es que, a pesar de Rajoy y de su chantaje, hemos de iniciar la política que interesa y empezar a hablar de políticas concretas y presupuestos cuanto antes. Se está perdiendo el tiempo. La labor pedagógica que los políticos tienen que hacer se está diluyendo entre reproches y chulería. Ya sabemos que volveremos a las elecciones en cuanto no se pongan de acuerdo a la hora de negociar cuestiones tan importantes como unos presupuestos, así que aburrir al personal sólo consigue que, en caso de llegar a unos terceros comicios, se fortalezca el bipartidismo. Quizás esto es lo que se quiera, volver a lo de antes y aquí no ha pasado nada.

Es cierto que Sánchez se mantiene firme a la palabra dada a sus electores. Pero no es la primera vez que recula. Dijo que no pactarían con los “populistas” ni con las derechas de Ciudadanos y ahí están los acuerdos. Si se sabe explicar, es perfectamente factible abstenerse: que Rajoy llegue a la presidencia y posteriormente hacer una oposición dura y constructiva que seguramente no podrá aguantar sobre todo con todos los casos de corrupción que aún siguen). Se está en disposición de derogar y aprobar leyes interesantes y de explorar terrenos en común con otras fuerzas políticas sin maximalismos. Todavía hay juego posible, pero dudo que se intente, puesto que hay miedo a que Unidos Podemos le coma el terreno al PSOE como el único contrapoder y, además, no se quiere depender del voto independentista. Que la abstención del PSOE le cueste su hundimiento es un argumento de peso para resistir las presiones y volver a las urnas. Eso lo entiende cualquiera. Incluso Ciudadanos no se fía de un Rajoy que ha visto impasible cómo circulaban casos de corrupción en su partido sin inmutarse. Pero las alternativas son complicadas y el tiempo apremia. Ante la incertidumbre, a veces es mejor tener inteligencia y amplitud de miras.

 Creo que es más perjudicial para Rajoy iniciar una nueva era, con un gobierno en minoría y sin capacidad para aplicar el rodillo, que volver a repetir elecciones. Ese escenario, más elecciones,  le sería favorable. Lo inteligente es pactar, negociar y explicar a la gente lo que se hace y se propone. Lo demás es atrincherarse. Pero, quizás, la trinchera gusta más en España que la política de consenso y sensata. ¿Somos un país de sectarios?
Todo esto no nos debe despistar sobre la validez del candidato Rajoy. Incluso su socio Albert Rivera, que lo ha cuestionados siempre, le pidió al PP, en sede parlamentaria, que busque otro candidato. Rajoy juega al desgaste y siempre le ha ido bien.




miércoles, 31 de agosto de 2016

¿Los políticos juegan al aburrimiento?


Fuente: eldiario.es
Los políticos -no quiero generalizar, pero no tengo espacio para excepciones- juegan al aburrimiento; sí, sobre todo los que no tienen prisa por salir del poder. La más que posible investidura fallida de Rajoy obliga al PSOE a replantearse muchas cosas. Lo que ocurre es que el PSOE está inmerso en un panorama lleno de noes: no a los nacionalistas, no a la abstención para que gobierne el PP y no a Unidos Podemos. Si Sánchez se abstiene, en cuanto vayamos a elecciones, fruto de la imposibilidad de aprobar unos presupuestos, el palo será monumental. Entonces sólo quedan un par de opciones para los socialistas: o bucear para formar gobierno o apretar dientes para unas elecciones en diciembre. También será complicado que un Pedro Sánchez que pactó con Ciudadanos se ponga de acuerdo ahora con ellos para intentar otra investidura –así como repetir el anterior documento de acuerdo- y obligar a Iglesias a la abstención, aunque este panorama sería un poco caótico, porque ya se intentó y no se pudo. Pero todo está por ver.  

Unidos Podemos va de mal en peor en las encuestas y debe reaccionar de forma inteligente; ya fue un error forzar la segundas elecciones. A veces el partido de Iglesias me recuerda a la crisis de las empresas punto com. Su organización se ha visto beneficiada por un crecimiento meteórico debido a la necesidad de cambio en un país en crisis, contando, eso sí,  con una estrategia electoral innovadora. Pero ahora parece que todo va cuesta abajo y veremos un más que probable batacazo. O quizás me equivoque y consiga canalizar aún más el descontento.  

Al Partido Popular jugar al aburrimiento no le sale mal.  Incluso Ciudadanos ha criticado la falta de fe de Rajoy en su discurso de investidura, sin apelación al resto de partidos para que lo apoyen. Si volvemos a las elecciones, la campaña empezará de nuevo: todos son irresponsables -menos algunos- y el radicalismo está a la vuelta de la esquina. A mi entender, tanto Ciudadanos como Unidos Podemos serían los principales perjudicados en caso de volver a las urnas antes de que termine este año. De ahí que Rivera intente todo lo posible, incluso pactar con el antes denostado Rajoy, para que no se repitan comicios a sabiendas de que la legislatura será complicada y que, debido a nuestro déficit y compromisos con Bruselas, muchas de las medidas pactadas se quedarán en nada (otros me dirán que por lo menos lo ha intentado, pero claro, intentarlo y no cumplir también es peligroso). 

Quizás se busque eso, aburrir al personal para que todo vuelva a su cauce: un bipartidismo PSOE-PP reforzado y unos partidos emergentes tocados que estén obligados a ejercer de bisagras sin pedir mucho a cambio. Porque los fieles son más difíciles de aburrir; los que siempre apoyan y votan lo mismo pase lo que pase, sin cuestionarse lo que hacen los suyos, pero rajando todo el día de lo que hace el contrario o simplemente criticando la corrupción del adversario, justificando la propia y cosas por el estilo.
Por otro lado, la gente con ganas de cambio puede perder la paciencia y esto se verá con toda seguridad en las elecciones traducido en un incremento de la abstención. Sólo nos salvará de unas nuevas selecciones el apoyo de los nacionalistas al PP, que no sería extraño pero sí improbable.

Nunca se sabe lo que pasará, porque la política es el juego para conquistar el poder y éste, como dijo Maquiavelo, no tiene moral.