domingo, 1 de mayo de 2011

MIDIENDO EL DESEMPLEO: PARO REGISTRADO Y PARO ESTIMADO.


El Viernes 29 de Abril se publicó la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2011. Los datos son demoledores: 4.910.200 desempleados. Pero hoy, más que centrarme en esta cifra de espanto, me detendré un poco en analizar cómo se miden las cifras del paro. Como podemos leer en la página web del Instituto Nacional de Estadística, “La Encuesta de Población Activa (EPA) es una investigación continua y de periodicidad trimestral dirigida a las familias que viene realizándose desde 1964. Su finalidad principal es obtener datos de la población en relación con el mercado de trabajo: ocupados, activos, parados e inactivos.
La EPA se realiza sobre una muestra de 65.000 familias al trimestre o, lo que es lo mismo, unas 200.000 personas. La primera encuesta que se realiza a cada familia se hace de forma personal por entrevistadores fijos del INE. Las sucesivas encuestas se pueden realizar por teléfono o de forma personal”.
Por lo tanto, la EPA nos ofrece datos conocidos como “PARO ESTIMADO”, puesto que es una estimación estadística, a diferencia del PARO REGISTRADO, que son los datos ofrecidos por los servicios públicos de empleo de aquellas personas que se registran en sus bases de datos. Algunos pensarán que es más fiable el PARO REGISTRADO que el ESTIMADO; al fin y al cabo, el PARO ESTIMADO es una estadística y la gente no suele fiarse de las estadísticas. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Primero, porque tradicionalmente hay gente que busca trabajo y que no se apunta a las listas del antiguo INEM; y segundo, porque no todos los que están registrados en dichas listas aparecen como desempleados cuando se publican las estadísticas. Los colectivos que no aparecen como desempleados, aunque sí están registrados, serían los siguientes:
• Demandantes ocupados. O sea, los que buscan mejorar su empleo.
• Demandantes sin disponibilidad inmediata para el trabajo o en situación
incompatible con éste: pensionistas de jubilación, pensionistas de invalidez absoluta o de gran invalidez, personas con más de 65 años, demandantes en situación de incapacidad laboral transitoria (o de baja médica), los estudiantes de enseñanza oficial reglada con menos de 25 años (o teniendo más de esa edad son demandantes de primer empleo) y los alumnos de formación profesional ocupacional (siempre que superen las 20 horas lectivas semanales, tengan una beca de manutención y sean demandantes de primer empleo).
• Demandantes que solicitan un empleo de características específicas: empleo a
domicilio; por menos de tres meses o con jornada inferior a 20 horas; cuando la inscripción sea requisito previo para un proceso de selección y cuando se solicite un empleo para el extranjero.
• Trabajadores eventuales agrarios beneficiarios del subsidio especial por desempleo
o, que habiéndolo agotado, no haya transcurrido más de un año desde el nacimiento del derecho.
• Se excluyen también del cómputo del paro registrado a los demandantes que rechacen acciones de inserción laboral adecuadas a sus características (Artículo 46.1.2 de la Ley 8/1988, de 7 de abril).

Si pertenece a alguno de estos colectivos, no aparecerá en las estadísticas del PARO REGISTRADO, pero sí en las del PARO ESTIMADO. Eso explicaría por qué tradicionalmente los datos de la EPA son superiores a los ofrecidos por los servicios públicos de empleo. Bueno, espero no haber sido espeso, pero es necesario tener claro de dónde vienen las cifras.

2 comentarios:

  1. Buenos días, tan sólo indicarte que me ha sido de una gran utilidad toda esta información que has comentado, y decirte que ha sido de una manera amena y muy pedagócica.
    Muchas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola:
    Muchas gracias por el comentario!
    Saludos.

    ResponderEliminar