lunes, 16 de marzo de 2015

Prensa, credibilidad y efecto Podemos




Fuente: wikipedia
Internet ha significado un cambio radical en la forma en la que nos comunicamos y los “mass media”, como no podía ser de otra manera, se han visto enormemente afectados. La prensa escrita, otrora símbolo de muchas cosas, está viendo como el papel es un formato viejo que da paso a nuevas formas de trasmitir la información. No sólo es el continente -digital-, sino la forma en que se trabaja el contenido. Internet es bidireccional y eso debe tenerse en cuenta.

Los medios de la AEDE, agarrados al canon que aprobó el gobierno y que también se conoció como la tasa Google,  se han visto sumergidos en una crisis cuya salida sólo la han planteado convenciendo al gobierno de lo imposible: la culpa es de los demás, nos tienen – los políticos- que subvencionar. ¿Es creíble una prensa que hace eso? Puede que sí, o no, pero es evidente que cada vez más gente es escéptica con lo que transmiten los medios tradicionales y buscan alternativas para informarse. Dado esto, es posible que toda la retahíla de información contra Podemos esté teniendo un efecto contrario: generar más poder de atracción. Quien dice Podemos dice cualquier otra cosa, y es que creo que el grado de escepticismo de la sociedad española con las noticias que ve es más amplio de lo que parece.  

Cuanto más se critica a la formación n de Pablo Iglesias, más gente considera que se convierte en la única la alternativa para cambiar las cosas. Una estrategia torpe -llevada  a cabo por el PP, pero a la que se suman otros- que parte de un concepto antiguo que sólo tenía una fuerza descomunal antes de la Red: controlar la información en pocas manos daba mucho poder. ¿Es posible eso con las redes sociales? ¿Con miles de blogueros y gente que usa YouTube para informar? La democratización de la comunicación tiene muchos inconvenientes, pues cualquiera puede emitir falsedades, pero tiene una gran ventaja: cada vez cuesta más controlar la información y usarla en beneficio de determinados grupos de poder. 

Vivimos tiempos de incertidumbre, a los que sumamos el creciente escepticismo que os comentaba. Incluso en las encuestas, se da el caso de apoyo al caballo perdedor, una especie de simpatía por el débil vilipendiado, lo cual puede verificar  el posible efecto boomerang que la estrategia antipodemos está logrando. Si a priori se buscaba dividir el voto de la izquierda, todo indica que se está concentrando de forma paulatina un voto contra el bipartidismo y harto de todo alrededor de Podemos. El resultado es que, según los sondeos, dicha fuerza política se ha colocado entre las tres opciones preferidas por los ciudadanos españoles.
Como las artes marciales orientales, Podemos está aprovechando la fuerza del contrario a su favor. Habrá que ver cuáles son los resultados en las elecciones andaluzas para ir dilucidando qué panorama político nos encontraremos en un futuro próximo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario