lunes, 30 de abril de 2012

ENCUESTA DE POBLACIÓN ACTIVA DEL PRIMER TRIMESTRE DE 2012


Últimamente, cuando uno ve las cifras de desempleo facilitados por la EPA,  se le viene a la cabeza la siguiente pregunta: ¿es que esto no va a terminar nunca? Las5.639.500 personas que engrosan el desempleo estimado en España, lo que se traduce en una tasa de paro del 24,44%, supone una cifra vergonzosa para cualquier país civilizado. Pero el análisis no  debe pararse sólo en si sirven o no sirven las medidas de recortes implementadas por un gobierno guiado por las sendas ortodoxas del control del déficit, por un lado, y por una estrecha visión ideológica, por otro, que lo ciega y lo lleva a pensar que éstas son las medidas que más interesan a España. Ya sabemos que en este país, más papistas que el papa. Como decía, no, el análisis también debe profundizar mucho más e intentar responder cómo es posible que con estas cifras de paro no haya habido una revolución social ya. Porque, desde luego, es para preguntárselo todos los días.
En Andalucía, la comunidad autónoma donde vivo y trabajo, por ejemplo, tenemos una tasa de paro  del  33.17%. En algunas provincias como Cádiz, esta tasa es del 36.37%, siendo la más golpeada por el desempleo y seguida en segundo lugar por Almería, con un 35.28%.  ¿Cuánto tiempo puede sostenerse esta situación? ¿Son cifras reales? ¿No es para que todo el mundo está en la calle protestando día sí y otro también?
Hay otro dato que arroja la EPA que resulta totalmente demoledor. El número de hogares con todos sus miembros activos en paro aumenta en 153.400 en el trimestre y se sitúa en 1.728.400. ¿Puede sostenerse una situación en la que tantas familias carecen de ingresos para poder vivir?

Que existe economía sumergida que amortigua esta situación parece de lógica, algunos estudios la estiman en el 24% del PIB.
No podemos mantener un estado avanzado y social con esta situación y la prioridad debe ser combatirla con fuerza. Si no, habrá un momento en que la situación será tan grave, que ni siquiera la economía sumergida y la red familiar de apoyo (en la que los abuelos, con su humilde pensión, empiezan a ayudar de forma activa a los hijos y nietos convirtiéndose así  en protagonistas de dicha red) podrá mantener cifras de paro de casi la mitad de la población activa sin que todo reviente.  Vivimos un drama unido a una olla a presión a punto de explotar.  
Pero  sigamos observando la EPA de este trimestre en busca de la comunidad con menos paro. Ésta  es el País Vasco, con un 13.55%, muy por debajo de la media española. ¿Por qué hay estas disparidades entre regiones? ¿Qué políticas de empleo se llevan a cabo en las distintas zonas? ¿Qué caracteriza al tejido empresarial de uno y otro lado? Está claro que una respuesta posible es la existencia de un tejido industrial que tira fuerte del empleo. Si es así, ¿para cuándo un plan nacional que prime la industrialización de España, atendiendo a criterios de sostenibilidad ambiental y aumento del  I+d+i? Pues seguramente para nunca, porque los recortes impiden generar una inversión fuerte que ayude a crear empleo, renta y riqueza. Éste es el círculo vicioso en el que estamos metidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario